Protestas y disturbios en París por un caso que fue símbolo de la violencia policial

Luisa Corradini

PARÍS - Una violenta protesta enfrentó esta noche a manifestantes y fuerzas del orden en los alrededores del Palacio de Justicia de París, situado junto al boulevard periférico de la capital, después que un nuevo informe médico independiente estableció la responsabilidad policial en la muerte del joven negro Adama Traoré, de 24 años, durante una interpelación en 2016, contradiciendo una conclusión anterior que afirmaba lo contrario. El caso se convirtió en símbolo de la violencia policial en Francia .

Racismo: por qué volvió la furia a las calles de EE.UU.

Desafiando la prohibición de la prefectura de la capital francesa, unas 20.000 personas se reunieron en las inmediaciones del Palacio de Justicia para conocer los resultados de ese informe, según el cual Traoré murió asfixiado en forma similar al norteamericano Georges Floyd, víctima de un edema cardiogénico. El deceso de Traoré se produjo en 2016, poco después que los gendarmes lo detuvieron al término de una corta persecución y minutos después de haber llegado a la comisaría.

Los resultados de hoy provocaron la cólera de los manifestantes reunidos en esa zona del norte de París, que incendiaron mobiliario urbano y lanzaron piedras y otros proyectiles contra las fuerzas del orden durante algunas horas.

EE.UU.: una historia marcada por episodios de racismo que terminaron en disturbios violentos

Hace cuatro días -en lo que ya podría ser calificado de "guerra de expertos" - otro informe había exonerado a los gendarmes de la muerte de Traoré, agregando cada vez más confusión en este caso. Al cabo de cuatro años, los expertos médicos que deberían echar luz sobre las causas de la muerte se suceden sin llegar a esclarecerlas. Si bien todos los informes coinciden en que se produjo un deceso por asfixia, todos divergen sobre su origen. Para la familia de Traoré, su muerte fue el resultado de la compresión ejercida sobre su caja torácica por los gendarmes durante el arresto, exactamente como sucedió en Estados Unidos con Georges Floyd. Para los gendarmes, el joven falleció debido a fragilidades anteriores.

Las partes civiles tienen aún diez días para pedir a los jueces de instrucción que ordenen un nuevo informe. Entre diez y 20 muertes durante operativos policiales se producen cada año. Esa cifra supera las 1000 muertes anuales en Estados Unidos.