Protestas en Chile: encapuchados incendiaron un hotel y los huéspedes debieron ser evacuados

LA NACION

SANTIAGO (AFP).- Ayer fue el segundo día de un nuevo paro nacional en Chile, en medio de las protestas en todo el país, y la capital volvió a llenarse de gente en las calles que una vez más se enfrentó al accionar de las fuerzas de seguridad.

Miles de personas se concentraron en Plaza Italia, centro de Santiago, donde se produjeron disturbios y se destrozaron las puertas de una estación de metro para armar barricadas. La Policía dispersó las manifestaciones con gases lacrimógenos y carros lanza agua, en medio de la tensión por el informe de la organización Human Rights Watch (HRW), que denunció "graves" violaciones a los derechos humanos por parte de la Policía y recomendó una reforma de la institución.

Asimismo, y por la noche, encapuchados saquearon e incendiaron un hotel y una oficina pública de la ciudad de La Serena (norte), mientras que en Iquique (norte) robaron un supermercado y también fue quemado el periódico El Líder del puerto de San Antonio (centro). Por su parte, en Valparaíso, grupos de personas provocaron incendios.

De acuerdo con lo publicado por el diario Biobio, el establecimiento que se vio afectado por la violencia fue Hotel Costa Real de la Serena, que tras ser saqueado durante la tarde fue incendiado. El fuego comenzó por la noche, cuando al menos 50 encapuchados ingresaron, destrozaron el lugar, asaltaron al personal del recinto, se llevaron sus pertenencias y para terminar prendieron fuego el segundo piso.

La emergencia fue controlada por Bomberos, que debieron rescatar a siete huéspedes hospedados en el tercer y cuarto piso. Uno de los dueños del hotel lamentó lo sucedido y dijo que ninguna de las personas que se hospedaban allí resultó herida.

40 días de crisis

Desde el inicio del estallido el 18 de octubre por la suba del boleto del metro y por la creciente desigualdad social, en Santiago, que tiene una población de unos 7 millones, los centros comerciales cierran más temprano y el metro funciona con cronograma especial. Y sin embargo, tras más de un mes de protestas, 67% de los chilenos apoyo mantener las movilizaciones.

En tanto, la dirigencia de la Asociación Nacional del Fútbol Profesional (ANFP) decidió reanudar los campeonatos profesionales el próximo fin de semana, suspendidos desde hace un mes. Pero los futbolistas no quieren jugar por falta de seguridad en los estadios, indicó su sindicato.

En este contexto, el acuerdo en el Congreso para reemplazar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) arrancó con optimismo hace más de una semana, pero las protestas, los incendios y los saqueos opacan el avance.

"Hay demandas de largo plazo como la nueva Constitución vía asamblea constituyente; hay demandas sobre el derecho a salud, educación, vivienda, derecho a negociación colectiva, entre otras, pero también hay demandas muy precisas: un salario mínimo líquido de 500 mil pesos para el sector público y privado, una pensión mínima equivalente a este salario", reclamó la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) Bárbara Figueroa.

Las propuestas de Piñera, el presidente de Chile más impopular desde el retorno a la democracia en 1990, con un 12% de apoyo, no logran apagar las protestas. Mientras tanto la Fiscalía elevó a 2670 las investigaciones penales por violaciones a derechos humanos, entre ellos a 525 mujeres y 422 menores. Hasta ahora la crisis provocó 23 muertos y más de mil.