Protestan por feminicidio; las detienen

·2  min de lectura

CUAUTITLÁN, Méx., noviembre 8 (EL UNIVERSAL).- El feminicidio de Ámbar enlutó esta región, donde familiares y amigos, la mayoría mujeres menores de edad, se movilizaron para pedir justicia por el asesinato de la joven estudiante de 17 años, frente al fraccionamiento Alborada, en la carretera Cuautitlán Zumpango, donde fueron violentamente desalojas, golpeadas y detenidas por policías municipales.

"Marchábamos por la carretera, cuando llegaron camionetas con policías, nos rodearon y lanzaron bombas de gas, empezaron a golpearnos, a algunas las tiraron al piso, otras nos aventamos a una zanja para huir de la golpiza y ahí sólo escuchamos los gritos de mis compañeras y vecinas que pedían que las dejaran", relató Jaquelín, de 18 años.

Los policías se llevaron a un grupo de mujeres, "muchas de ellas menores de edad a las galeras de Cuautitlán, pese a que ellas gritaron que no las tocaran, que solamente ejercían su derecho a manifestarse y a pedir justicia por el feminicidio de Ámbar", señaló la joven en entrevista con EL UNIVERSAL.

Autoridades de Cuautitlán confirmaron la detención de siete personas, cuatro mujeres y tres hombres, todos mayores de edad, "por vandalizar mobiliario público y automóviles, y las detuvieron a petición de los afectados, pero quedaron en libertad tras pagar una multa".

Esta detención generó mayor enojo entre mujeres que viven en la zona. "Ámbar era nuestra amiga y no merecía morir, menos de esa forma y ahora las autoridades en lugar de buscar al asesino o a los que terminaron con su vida, nos agreden y detienen".

Ámbar Viridiana, estudiante de 17 años, desapareció el 23 de octubre cuando fue a su escuela por boletos para una rifa, por lo que personal de la Fiscalía General de Justicia emitió una Alerta Amber.

"El 31 de octubre tratamos de hacer una marcha para pedir investigación y búsqueda de nuestra compañera, pero policías municipales llegaron y nos acusaron de mentir, de que ahí no había desaparecidas, pese a que ya había una cédula de búsqueda", relató Jaquelín.

El cuerpo de la menor apareció dentro de un canal de aguas negras el 5 de noviembre, un día después su familia la identificó, por lo que el 7 de noviembre las jóvenes y familiares se manifestaron en Alborada, en la carretera Cuautitlán Zumpango.

La mayoría vestían playeras blancas y negras con cartulinas en las que pedían justicia, detención y castigo de los responsables de Ámbar, "quien era un niña muy introvertida y estudiante de tercer semestre de bachillerato", relató una de sus amigas.