Protestan por desapariciones en NL; exigen respuesta coordinada

·3  min de lectura

MONTERREY, NL., mayo 28 (EL UNIVERSAL).- Decenas de familiares de víctimas de desaparición, organizadas en la Asociación de Mujeres Organizadas por los Ejecutados y Desaparecidos de Nuevo León y Tamaulipas (Amores), exigieron a las autoridades una respuesta coordinada y efectiva para la búsqueda y localización, además de identificación de restos que permanecen sin ser analizados.

Como cada año, en la conmemoración de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido, las integrantes de Amores se apostaron este sábado sobre un puente peatonal sobre el río Santa Catarina, en avenida Constitución y Serafín Peña, para manifestar sus exigencias de justicia y localización de sus familiares, mostrando lonas, camisetas y pancartas con los nombres y rostros de sus seres queridos.

"Llevamos más de diez años exigiendo a las autoridades una respuesta ante la terrible situación que hemos enfrentado. Hemos luchado incansablemente, la vida se nos está yendo; los años no pasan en vano y ya hay mucho deterioro físico y emocional. Queremos respuesta y la queremos ya", expusieron sobre la situación que prevalece desde hace doce años en México dejando más de cien mil desaparecidos arriba de seis mil en Nuevo León.

"Necesitamos que las autoridades correspondientes en la búsqueda, localización e identificación, hagan su trabajo de forma coordinada y eficiente. Exigimos una hipótesis de localización, la identificación y reconocimiento de los restos que ya se han encontrado y que llevan rezagados por años", recalcaron.

Asimismo, exigieron una restitución digna para cada caso y asentaron, "no podemos seguir normalizando las desapariciones, el gobierno necesita tomar cartas en el asunto para que no sigan ocurriendo".

Entre las manifestantes estuvo Virgina Ríos quien busca a su hijo Manuel, que desapareció hace seis años de la central de autobuses de Nuevo Laredo, y ni videos han podido localizar las autoridades. "Estoy sola, pagando renta, trabajando, buscando de comer como puedo; pero el gobierno está bien, sentado".

El viernes por la tarde, hubo otra protesta frente al Palacio de Gobierno, convocada por don Salvador Becerra un hombre de 66 años que busca a su hija, Kinneret Ireydi Becerra Ramírez, de 43 años de edad y a sus nietos Lidya Ireydi de 26 y José Luis Enick Lozano Becerra de 16, quienes desaparecieron el once de mayo cuando transitaban por la carretera a Miguel Alemán, con destino a McAllen, Texas, y habían avanzado unos 15 kilómetros en territorio de Tamaulipas.

Don Salvador se mostró molesto porque hasta ayer que realizó la protesta, se le acercó gente del gobierno de Nuevo León, el subsecretario de Gobierno, Víctor Jaime Cabrera Medrano, para ofrecerle apoyo, cuando pudieron hacerlo brindándole protección policiaca para él y los voluntarios que estaban dispuestos a acompañarlo desde que él inició la búsqueda de su hija y sus nietos.

Afirmó el señor Becerra que pide apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque no confía en las autoridades de Nuevo León e incluso presentó una denuncia contra la Fiscal Especializada en Feminicidios, Griselda Núñez Espinoza porque filtró información en el sentido de que estaban ubicados los teléfonos de sus tres familiares, y esto provocó que fueran desactivados.

Comentó que él obtuvo esa información por un equipo de geolocalización que contrató, y le enviaron hasta un video de la casa donde estaba su hijo, estaban por mandarle otro donde estaban su hija en Nueva Guerrero, pero por esa "filtración" de la Fiscal todo se vino abajo, y tuvo que empezar de cero en las investigaciones.

Los tres familiares de don Salvador desaparecieron cuando viajaban a McAllen, Texas a comprar ropa, para su venta en Ciudad Guadalupe, Nuevo León.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.