Protestan desaparición de transporte para personas con discapacidad

·3  min de lectura

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., noviembre 4 (EL UNIVERSAL).- Personas con capacidades diferentes protestaron afuera de la sede del gobierno estatal por la desaparición del transporte urbano Conejobus, cuyas unidades proporcionaban servicio de transporte adaptado a ese sector vulnerable de la capital de Chiapas.

Las decenas de autobuses, ocho de ellos con plataforma especial para personas con problemas motrices, dejaron de circular el pasado fin de semana tras el anuncio del cierre del Sistema de Transportes Urbanos de Tuxtla, una empresa constituida por el gobierno y socios concesionarios. El Conejobus fue también el medio de transporte de personas de la tercera edad, a quienes se les proporcionaba descuentos especiales mediante tarjetas de derechohabiente. Las unidades constituyeron la única alternativa de movilidad con plataformas adaptadas para personas discapacitadas, que circulaban operadas por conductores capacitados para atender a ese sector de la población.

Durante la protesta de los inconformes, movilizados en sillas de ruedas, denunciaron que la decisión de desaparecer la empresa pública de transporte, constituida en 2010 durante el gobierno de Juan Sabines Guerrero, con un 51% de participación gubernamental y 49% de socios concesionarios, fue una decisión discriminatoria con los sectores vulnerables de la ciudad. La declaratoria de desaparición del servicio no consideró al público usuario ni a las personas socialmente vulnerables que a diario se trasladaban en las unidades de sus domicilios a sus centros de trabajo y al centro citadino.

El gobierno y la extinta empresa procedieron con discriminación y desprecio contra las personas de la tercera edad y las personas con capacidades diferentes, acusaron. Atropellaron la dignidad, los derechos de las personas con capacidades diferentes y el trato respetuoso e incluyente consagrados por la Constitución y leyes relativas. Al quitarnos el servicio de movilidad especial del Conejobus fue como "arrancarnos otra vez las piernas y los pies, y ponernos en graves riesgos en el tráfico de la ciudad", acusaron.

Pidieron además la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, y enfatizaron que enviarán la queja a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. La protesta la encabezó Juan José Durante Mendoza, el payaso "Cristal", un hombre enfermo desde hace más de 30 años de artritis reumatoide. Vive en la colonia Ruíz Ferro, colindante con la ciudad de Chiapa de Corzo. A diario utilizaba el servicio de Conejobus con plataforma especial para acudir al centro tuxtleco. La enfermedad sólo le permite mover los dedos de las manos con los cuales se comunica a través de su teléfono celular.

"Cristal" necesita ayuda para vestirse, comer, ir al baño y utilizar el transporte público. Logra maquillarse apoyado con una vara y así caracterizar a múltiples personajes. Desde hace nueve años, Durantes Mendoza se coloca afuera de una tienda de ropa y regalos, a dos cuadras del zócalo, donde se muestra ataviado de "El Chavo del 8", "El Costeño" y "El Pichi", "El Negro Pepe", "Anselmo", "El Mota" y "El Jocker", a cambio de ayuda monetaria de transeúntes. Hoy con la desaparición del Conejobus le volvieron a quitar las piernas, lamentó.