Protesta en el subte: abrieron los molinetes en la Línea B para reclamar por el asbesto

LA NACION

Trabajadores del subte realizaron esta mañana una medidade fuerza en la estación Federico Lacroze de la Línea B para reclamar por la presencia de asbesto, una sustancia tóxica, en las formaciones.

La manifestación consistió en la apertura de molinetes desde las 7 y hasta las 10, por lo que los pasajeros no se vieron afectados.

Desde hace meses los trabajadores reclaman medidas concretas luego de que en febrero de 2018 saliera a la luz en España que ese modelo de coche, el mismo que había sido vendido al país, tenía piezas con asbesto, prohibido por más de 50 gobiernos desde hace casi 20 años y en la Argentina desde 2001. Ese material había provocado que un operario que trabajaba con esa flota fuera diagnosticado con cáncer.

Por ello, la ciudad de Buenos Aires demandó ante la Justicia española al Metro de Madrid por la venta de vagones con asbesto y pidió un resarcimiento de 15 millones de euros. En la demanda asegura que la venta de 36 vagones CAF 5000, destinados a la Línea B del subte porteño, fue "una actuación incalificable, ilícita, irresponsable y de mala fe" por parte del Metro de Madrid.

El asbesto es el nombre de un grupo de minerales que, debido a sus características de resistencia y flexibilidad, solía utilizarse en varias aplicaciones, principalmente en construcción. Sin embargo, al respirarse, sus fibras pueden alojarse y acumularse en los pulmones y causar lesiones y enfermedades como el cáncer.