Protesta en Mendoza. Por la falta de agua, vecinos lavan la ropa en la fuente de la plaza

Pablo Mannino
·3  min de lectura
Vecinos del barrio La Favorita de la Ciudad Capital de Mendoza, lavaron ropa con agua de las fuentes de Plaza Independencia, en reclamo por la falta de agua en su zona. Mendoza, vierner 19 de marzo de 2020. (La Nacion/Marcelo Aguilar)
Marcelo Aguilar

MENDOZA.- La provincia vive inmersa en una crisis hídrica desde hace más de una década. Vecinos de diferentes barrios del Gran Mendoza denuncian escasez del recurso, poca presión en las cañerías, reiterados cortes y, en algunas oportunidades, turbidez. En medio de este complejo escenario, un grupo de habitantes de La Favorita, uno de los barrios más vulnerables de la capital cuyana, decidió salir a las calles a protestar, pero de una manera muy peculiar, para llamar la atención en medio de la pandemia: se pusieron a lavar la ropa en la gran fuente de la Plaza Independencia, el principal paseo del centro mendocino.

Los vecinos de este conglomerado urbano aseguran que las interrupciones del servicio son habituales. Para ellos, la gota que rebalsó el vaso es la desprotección que sienten frente a la crisis sanitaria por el coronavirus. “Decidimos manifestarnos de esta forma, lavando la ropa frente a la Legislatura, para que nos vean y escuchen nuestro reclamo. Es una situación que vivimos desde hace mucho tiempo. Sufrimos por el agua en La Favorita. C uando largan el servicio, es de noche y pocos pueden juntar agua”, expresó Laura Amaya, una de las vecinas que decidió ponerse manos a la obra junto con sus parientes y amigas de la zona.

Vecinos del barrio La Favorita de la Ciudad Capital de Mendoza, lavaron ropa con agua de las fuentes de Plaza Independencia, en reclamo por la falta de agua en su zona. Mendoza, vierner 19 de marzo de 2020. (La Nacion/Marcelo Aguilar)
Marcelo Aguilar


Vecinos del barrio La Favorita de la Ciudad Capital de Mendoza, lavaron ropa con agua de las fuentes de Plaza Independencia, en reclamo por la falta de agua en su zona. Mendoza, vierner 19 de marzo de 2020. (La Nacion/Marcelo Aguilar) (Marcelo Aguilar/)

La imagen en el histórico paraje del microcentro era elocuente: abundante agua de la fuente y jabón para fregar la indumentaria, que luego era tendida en sogas en el medio de la plaza, lo que dejaba atónitos a quienes transitaban por el lugar.

“Estamos cansados de los cortes de agua. Es una problemática de muchos años, de más de 30 años. Mandan camiones pero esa agua no se puede tomar. Muchos chicos no han podido empezar las clases por la falta de agua, además de los riesgos sanitarios a los que estamos expuestos”, contó Micaela Espósito, otra vecina del barrio La Favorita, donde viven casi 40.000 personas. “Es una condena a muerte en medio de esta pandemia; somos los más vulnerables, los más afectados”, destacó Espósito, a la espera de una respuesta al reclamo histórico.

Esta visible movida popular generó sorpresa y malestar en la comuna, que trasladó la responsabilidad a la empresa encargada de proveer el servicio público. Desde la firma Aguas Mendocinas indicaron que vienen trabajando sobre los últimos cortes, restableciendo el servicio de manera “inmediata”. Asimismo, señalaron que frente a las inclemencias climáticas o trabajos de descompresión del Dique Potrerillos, se reducen las reservas de las plantas potabilizadoras, lo que impacta en la provisión del servicio. En tanto desde el Ejecutivo provincial admiten que hay deficiencias en las prestaciones así como cañerías vetustas en vastas zonas de la provincia y que buscan avanzar con un plan de obras para realizar reconversiones.