Protagonistas, pero con costos desiguales: ¿cómo impactaron los incidentes sobre Cristina Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta?

·4  min de lectura
Cristina Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta
Cristina Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta

En extremos opuestos, Cristina Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta fueron los protagonistas de un fin de semana de tensión , tras el enfrentamiento entre militantes kirchneristas y la Policía de la Ciudad frente al departamento de la vicepresidenta, en Recoleta. La tensión obligó al jefe de gobierno porteño a hablar desde Uspallata, rodeado por sus aliados, mientras otros socios de la coalición opositora comenzaban a cuestionarlo. Minutos después, fue Cristina Kirchner quien tomó el micrófono, pero desde un escenario montado en Juncal y Uruguay, para despotricar contra la oposición y volver a embanderarse en el peronismo.

El escándalo, sin embargo, tuvo un impacto desigual en los protagonistas. Analistas políticos coinciden en que los últimos episodios le permitieron la vicepresidenta ubicarse en un rol central y reafirmar su liderazgo , abroquelando al oficialismo, sin por ello superar el mayor déficit que amenaza su imagen: la crisis económica sobre los bolsillos de su electorado. Del otro lado, señalan que Rodríguez Larreta quedó ubicado en una posición de equilibrio incómodo: encontró un eje discursivo, pero no logró imponerlo y quedó a merced de las críticas del kirchnerismo y de sus aliados.

Revocan el sobreseimiento de una causa por lavado y pago de coimas ligada al caso Vialidad

Pareciera que la causa Vialidad más que perjudicar, beneficia a Cristina”, apunta la directora de Trespuntozero, Shila Vilker. La analista detalla que luego de la última semana de alegatos, la vicepresidenta consiguió la “centralidad” en la agenda y “el alineamiento del peronismo”, además de “mística” a la militancia.

Juan Negri, director de Ciencias Políticas en la Universidad Torcuato Di Tella, coincide en los sucesos del fin de semana le dieron un argumento a Cristina Kirchner para ubicarse en un rol central que salpica, además al Gobierno. “Logró que el Gobierno parezca unificado: le dio una razón para abroquelarse”, señala.

“El partido se unifica atrás de ella y la pone en posición de perseguida política, que creo que es un lugar cómodo para ella. Discursivamente ella lo usa muy bien. Más allá de que no creo que lo esté disfrutando, hace de la necesidad, virtud, porque la pone en un lugar de centralidad”, añade el politólogo.

Cristina Fernández de Kirchner
Cristina Fernández de Kirchner

Por su parte, el director de la consultora Aresco, Federico Aurelio, considera que la vicepresidenta adquirió un rol protagónico desde los cambios en el gabinete pero, tras cosechar el apoyo de diferentes sectores del Frente de Todos, ahora muestra con claridad su liderazgo. “Desde la óptica política ya no hay más doble comando: hay un solo líder que es ella”, plantea.

“Le dio algo de mística a una militancia que estaba achanchada: encontraron una causa justa, en un momento en que poner plata en el bolsillo parece muy difícil”, suma Vilker. Y advierte sobre una distinción medular para el kirchnerismo y sus planes para 2023: “ La fuga en la adhesión a Cristina nunca tuvo que ver con cuestiones vinculadas a la corrupción sino con cuestiones vinculadas a bolsillo ”.

El impacto sobre Larreta

En el caso de Larreta, Vilker rescata que encontró un mensaje político que hace mucho no tenía, aunque no logró instalarlo: no logró su amplificación ni liderazgo interno. “Hace mucho tiempo que no tenía un mensaje político y creo que con la idea de paz social encontró un mensaje y un contraste: paz vs. violencia . Y como contrafigura a Cristina”, describe la analista, entre los “activos” que consiguió el jefe de gobierno porteño.

Conferencia de prensa de Horacio Rodríguez Larreta
Conferencia de prensa de Horacio Rodríguez Larreta - Créditos: @Prensa GCBA

De todos modos, apunta que, al final del día, el jefe de gobierno porteño quedo posicionado como un “perdedor”. Y explica: “El tema de las vallas y de las decisiones que se tomaron fueron cuestionadas tanto desde el espacio interno como desde afuera. Existe una lectura de perdedor”.

Termina quedando desdibujado”, coincide Negri. “Se le presenta una oportunidad, pero está en la necesidad de hacer equilibrio entre apuntar a un votante centrista o a los duros de Juntos por el Cambio. Ese es el equilibro donde se siente poco cómodo”, agrega.

Andrés Malamud coincide en que la revitalización del liderazgo de Cristina Kirchner termina perjudicando a Larreta. “ La centralidad de Cristina Kirchner favorece a [Mauricio] Macri, no a Larreta . Los liderazgos de Cristina Kirchner y Macri son especulares: se retroalimentan, así que suben y bajan juntos. Y cuando suben, vacían el centro”, explica el analista político.