Pronto tendremos un campeón entre nosotros. Ya los cubanos entendemos la importancia de golpear y noquear

·3  min de lectura

Yildo Depestre no está obsesionado con el poder, pero le intriga. Este boxeador cubano se repite constantemente que el nocaut no se busca, pero sus tres primeras victorias como profesional las ha ganado por la vía rápida y ahora que llega su cuarta presentación se pregunta si será posible extender esa racha.

Este prospecto de Santa Clara subirá este sábado al ring colocado en el Teatro Manuel Artime de La Pequeña Habana como parte de la cartelera de la promotora M&R que continuará exhibiendo algunas de las mejores promesas de la nueva ola de púgiles de la mayor de las Antillas.

Depestre, que enfrentará al estadounidense Montrel James, entiende como la mayoría de sus compatriotas que el nocaut posee una mística importante como herramienta de conquista de una afición que cada vez más acude a los programas de boxeo en espera de un impacto demoledor.

Tres peleas en el 2022, tres nocauts, ¿buscas uno más en la cuarta?

“Si Dios quiere. Lo primero es dedicarle a él todas las victorias que he tenido. Gracias a Dios he podido salir adelante. Estoy entrenando fuerte aquí en el gimnasio de Osmiri “Moro’’ Fernández y, sí, pienso que sí. El nocaut no se busca. Eso sale solo. Nos estamos preparando para eso’’.

Entiendes, entonces, la importancia de los nocauts en este boxeo.

“Claro, me he dado cuenta de que al público le gusta mucho el nocaut, que es un espectáculo muy grande. Todo el mundo quiere dar nocaut, pero me he dado cuenta de que sale solo. Yo trato de enfocarme lo que más puedo en eso. Fortalecerme para dar los golpes que al público le gusta’’.

Yildo Depestre no está obsesionado con el poder, pero le intriga. Este boxeador cubano se repite constantemente que el nocaut no se busca, pero sus tres primeras victorias como profesional las ha ganado por la vía rápida.
Yildo Depestre no está obsesionado con el poder, pero le intriga. Este boxeador cubano se repite constantemente que el nocaut no se busca, pero sus tres primeras victorias como profesional las ha ganado por la vía rápida.

En tu caso, ¿lo trabajas o viene natural?

“Eso se también se trabaja. La vida entera he puesto atención a ese tema. A algunos les viene de forma natural. No les hace falta hacer pesas, pero yo me dedico y hago mis ejercicios’’.

¿Qué opinas de tu rival?

“Para mí todos los oponentes son fuertes. Yo me preparo para todos. No me confío con ninguno. No veo ninguno más débil que otro ni subestimo a ningún rival. Peo si quiero demostrar que estoy tratando de superarme para en un futuro llegar a ser campeón mundial como todo el mundo quiere. Me gusta dar espectáculos y, si se puede, los nocauts que la gente quiere’’.

Yildo Depestre subirá este sábado al ring colocado en el Teatro Manuel Artime de La Pequeña Habana como parte de la cartelera de la promotora M&R.
Yildo Depestre subirá este sábado al ring colocado en el Teatro Manuel Artime de La Pequeña Habana como parte de la cartelera de la promotora M&R.

Ocho meses fuera de Cuba, ¿qué balance haces?

“Me siento bien. Todo va fluyendo poco a poco. Pienso seguir mejorando y avanzar mucho más. He tenido la ayuda de mi hermano Hugo Noriega, que me está enseñando todo. Es un salvaje y yo me dejo guiar por él para el día de mañana ser alguien en el deporte. Nosotros llevamos años juntos, desde Cuba. Somos como hermanos’’.

Hablas de hermanos y están llegando tantos cubanos.

“Eso me llena de alegría. Gracias a Dios han ido llegando poco a poco. Ellos ven que se pueden superar. En Cuba no te dan la oportunidad que te dan aquí. Si te mantienes bien enfocado, puedes llegar. Si Dios quiere tendremos un campeón entre nosotros. Tenemos un buen entrenador y una buena empresa, claro que se puede’’.