“Aún es muy pronto para saber qué pasó con la pandemia en Reino Unido”

Por Mariana García Betanzos

*La embajadora de Reino Unido en México considera que su nación no debería empezar a relajar restricciones. Insiste en la cooperación internacional para vencer la pandemia

México (Notimex).- Es muy pronto para conocer con claridad cuáles son las razones de que el COVID-19 quitara la vida a más de 32 mil británicos, consideró la embajadora de Reino Unido en México, Corin Robertson, respecto al hecho de que su nación se convirtiera en el epicentro de la pandemia en Europa esta semana.

“Creo que todavía es muy temprano para tener este tipo de reflexión y sacar conclusiones, porque todos los países han tenido experiencias distintas. Dentro de unos meses o después de la pandemia tendremos más certidumbre sobre cuáles eran las mejores medidas sanitarias, económicas y consejos para la sociedad”, dijo Robertson a Notimex.

La embajadora afirmó que la base de las decisiones del gobierno para contener la emergencia es el asesoramiento científico y médico y esto es lo que seguirá haciendo ante el complejo escenario.

“En los últimos dos meses hemos ido adaptando la respuesta doméstica según los consejos científicos. Cada día aprendemos más sobre el virus”, comentó Robertson.

La embajadora considera que Reino Unido no está en posición de comenzar a rebajar las restricciones, pues atraviesa por la etapa más difícil de la emergencia por la gran cantidad de muertes, pese a que las autoridades consideraron la semana pasada que ya se había llegado al pico de contagios.

Reino Unido maneja con cautela las decisiones en torno a la pandemia, mencionó la diplomática, y agregó que, como otros países, tampoco podía prever lo que podría pasar ante la nueva enfermedad.

“Vamos aprendiendo como todos y por eso tenemos una política bastante cautelosa con respecto a la salida de la emergencia. No queremos tomar decisiones muy rápidas porque queremos aprender de la experiencia de otros países”, principalmente de los que lograron contener la enfermedad, subrayó Robertson.

Los retos de la pandemia en Reino Unido

Las complicaciones de la pandemia en Reino Unido presentan similitudes con las de otros países. Al interior de la nación se han suscitado críticas, particularmente de la oposición política y partidaria, de que las acciones gubernamentales fueron lentas en cuanto al cierre de fronteras, las pruebas de COVID-19 o el completamiento del equipo de protección médica necesario.

La embajadora estima que es muy pronto para saber si las medidas implementadas fueron buenas o malas, pero defiende que el país ha hecho un esfuerzo enorme para conseguir el equipo médico necesario y también ha atendido la importancia de contar con respiradores suficientes.

“Es muy difícil para cualquier país estar completamente preparado para una enfermedad así, la cual tiene una naturaleza impredecible”, mencionó la diplomática a Notimex.

También reconoció que el sistema nacional de salud (NHS, por sus siglas en inglés) ha funcionado bien y ha soportado el número de casos presentados, ante las críticas al interior del país de que la presente crisis sanitaria quizá procede de una crisis ya existente.

“Tenemos un sistema nacional con personal de muy alta calidad, creo que el NHS es una institución de la cual estamos muy orgullosos. El sentimiento y el apoyo del público han sido muy fuertes y eso es algo muy positivo”, declaró Robertson, al tiempo que valoró la ayuda de cientos de miles de voluntarios británicos al personal médico.

En cuanto a las pruebas, destacó que ahora el gobierno tiene el objetivo de hacer más de 200 mil al día y ya se encuentra por encima de 100 mil. “Lo que sabemos es que las pruebas son importantes. Ha sido una prioridad para los países”, resaltó la funcionaria.

De acuerdo con los últimos datos semanales, aunque las muertes en los hospitales están disminuyendo, los fallecimientos en las residencias de adultos mayores aumentaron (565 más que la semana pasada) y ésta es una de las principales preocupaciones, reconoció la embajadora.

Una enfermedad que no conoce fronteras

Robertson insistió en la necesidad de la cooperación internacional para vencer a la pandemia. “Esta es una enfermedad que no conoce fronteras y tenemos que actuar de forma coordinada, como comunidad internacional, porque no se pueden tomar acciones en un solo país”, mencionó.

Según precisó, uno de los objetivos de Reino Unido es liderar la respuesta internacional contra el virus, para lo cual ha recaudado 744 millones de libras esterlinas (poco más de 922 millones de dólares al cambio actual).

Las prioridades del país en materia de cooperación, indicó Robertson, son cuatro. Una es el desarrollo de una vacuna y medicamentos. Otra es proteger el comercio y las cadenas de suministro.

Asimismo, es prioritario “reforzar la resiliencia de los países más vulnerables” a través del G7. La diplomática recordó que, dentro del G20, las naciones están acordando suspender pagos de deuda para los países más pobres.

Una prioridad más de Reino Unido es apoyar a sus ciudadanos en el extranjero. “Estimamos que más de 1.3 millones de británicos han regresado a Reino Unido del exterior, incluyendo México”, declaró.

En cuanto al desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, la embajadora destacó que, al interior de Reino Unido, la universidad de Oxford inició pruebas en seres humanos la semana anterior y también se encuentra en investigación el Imperial College de Londres, en alianza con el gobierno.

A diferencia de Estados Unidos, otra potencia económica afectada por el COVID-19, la representante de Reino Unido remarcó que es muy difícil fijar un plazo sobre cuándo estaría lista la vacuna.

Robertson considera muy importante la realización el 4 de mayo de la Cumbre de Respuesta Global al coronavirus de la Coalición para la Preparación y la Innovación para las Pandemias (CEPI), en la cual participaron varios países, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la filantropía. México también se unió al CEPI a través de este evento.

La embajadora afirma que su país es uno de los donantes más importantes de la CEPI, pues ha destinado 250 millones de libras (cerca de 310 millones de dólares) a la iniciativa creada por Noruega, India, la Fundación Bill & Melinda Gates, el Wellcome Trust y el Foro Económico Mundial.

El 4 de junio, Reino Unido también será anfitrión de la Cumbre Global de Vacunas (de manera virtual) de la Alianza Mundial para el Fomento de la Vacunación y la Inmunización (GAVI). La embajadora mencionó que su país tiene el objetivo de financiar a GAVI con 330 millones de libras anuales (409 millones de dólares) durante los próximo cinco años.

“Todos estamos pensando en cómo será posible regresar a una situación normal en nuestros países y sin una vacuna esto será difícil”, advirtió Robertson, para luego remarcar la importancia de asegurar los suministros de vacunas para otras enfermedades como el sarampión y la poliomielitis.

-Fin de nota-

NTX/I/MGB/JGM