“No promueven el esfuerzo”: en Santa Fe rechazan una nueva forma de evaluar y la extensión de clases hasta el 23 de diciembre

Alumnos de escuelas secundarias
Durante este año, hubo 17 paros docentes en Santa Fe

SANTA FE.- La extensión del ciclo lectivo en las escuelas de la provincia hasta el 23 de diciembre renovó la polémica entre el gobierno y los docentes y, podría dejar latente un nuevo conflicto para el año próximo. Es más: el Sindicato de Docentes Privados (Sadop) auguró que esta medida y el cambio en la forma de evaluar a los alumnos “van camino a destruir la escuela secundaria”.

En busca del elixir de la juventud, así avanza la carrera científica contra el envejecimiento

Desde el Ministerio de Educación se insistió en señalar que “hasta el 23 de diciembre tendremos clases efectivas para todos los chicos, lo que tiene que ver con el acuerdo paritario alcanzado en octubre pasado entre el gobierno de Santa Fe y los cuatro gremios docentes, donde se consideró que lo mejor que puede suceder es la mayor exposición del vínculo entre profesores y alumnos”, sostuvo Gregorio Vietto, subsecretario provincial de Nivel Medio del ministerio.

Debe señalarse que la decisión se tomó al considerar el extenso conflicto con el sector docente, que entre agosto y septiembre pasados derivó en 17 días de paro.

Mediante una circular que oficializó la extensión de clases hasta un día antes de la celebración de Nochebuena, el Ministerio de Educación provincial también dio detalles de cómo evaluarán a los alumnos de los ciclos básicos y orientados de instituciones públicas y privadas.

Al respecto se indicó que este año no será por los tradicionales exámenes, aunque se mantiene la repitencia para aquellos chicos que no logren los aprendizajes priorizados o no tengan asistencia continuada. Ello significa que se habilitará un período de “intensificación pedagógica” para los estudiantes que tuvieron durante el ciclo lectivo una trayectoria intermitente, de baja intensidad o nula, y que no alcanzaron los logros de aprendizaje previstos: “Si un estudiante no ha logrado alcanzar los saberes priorizados para cada espacio/trayecto curricular, continuará asistiendo en el horario habitual de clases al período de intensificación de los espacios/trayectos adeudados desde el 6 de febrero hasta el 28 de febrero de 2023 inclusive”, se señaló en la circular.

Vietto recordó que “en secundaria, el fin de ciclo lectivo se da al comienzo del año siguiente; en este caso, será en febrero de 2023″. Y expuso: “La intención es la de que todos vayan a clases. Esta instancia que tenemos como oportunidad para que los chicos sigan aprendiendo, en el ‘hacer’ puedan aplicar esos contenidos que ya alcanzaron desde el punto de vista teórico. Y los chicos que lamentablemente no hayan logrado esos aprendizajes que la escuela priorizó, tendrán la oportunidad de recuperarlos”.

Algunas quejas de gremios puntualizan que está desnaturalizándose la esencia de la escuela secundaria y que se está a las puertas de una promoción asistida encubierta. “Desde el punto de vista de la evaluación, habrá un acompañamiento más personalizado de docentes a alumnos. Apostamos a más clases, más seguimiento y, por ende, más posibilidades de aprendizaje”, apuntó el funcionario.

Quiebras y presuntas estafas: la trama oculta detrás del valioso edificio abandonado en Belgrano R que perdió el Estado

Cuestionamientos

La respuesta más rápida surgió desde la docencia privada. Martín Lucero, secretario general del Sadop de Rosario acentuó sus críticas a Educación provincial por la extensión del ciclo lectivo y alertó que “lo que va a pasar hasta el 23 de diciembre desnaturalizará la esencia de la escuela”, porque “es mentira que se extiende el ciclo lectivo para que los chicos recuperen contenidos. Se extiende solamente para que la ministra de Educación, Adriana Cantero, no reconozca que se equivocó terriblemente al tomar esta decisión”, sostuvo Lucero esta mañana en declaraciones radiales.

Y explicó que quienes hayan aprobado todos los contenidos van a tener que ir hasta el 23 de diciembre “pero no a tener clases, sino a hacer talleres, rondas de palabras y otras actividades”.

También sumó su crítica con respecto a la forma en la que tienen de evaluación. “En la secundaria no va a haber más exámenes, no se va a rendir por materia. Se va a seguir el criterio que se utilizó en la pandemia que es juntar cuatro o cinco materias por área y, en lugar de rendirlas frente a un tribunal, se aprueba con un trabajo integrador”, señaló.

Lucero no dejó dudas al explicar que “esto no atiende a la trayectoria de los alumnos y los docentes no están de acuerdo con integrar por áreas ni con el método de evaluación porque no promueve el esfuerzo y no es equitativo con todo el alumnado. Si un alumno aprobó los contenidos durante la primera semana de diciembre, lo tradicional es que se le dé la libreta y se vaya a su casa”, remarcó.

Por último, explicó que “todo es una decisión unilateral del Ministerio, cuya gestión es muy cerrada. Si esto se hubiera discutido con los docentes y explicado a las familias, no habría sucedido nunca, porque pedagógicamente está lleno de errores; es una pésima implementación de la política educativa. Tenemos una sola oportunidad: las reuniones paritarias previstas para el 1° y el 2 de diciembre. Ahí volveremos a plantear esto”, adelantó.

“Estamos convencidos que la política del Ministerio de Educación va camino a destruir la escuela secundaria en Santa Fe”, concluyó el dirigente.

Conflicto

El tema salarial generó durante el año una serie de conflictos que recién el mes pasado se resolvió. Sin embargo, ya los gremios adelantaron que plantearán una nueva discusión. En diciembre, cuando se reabra la paritaria, volverán a pedir un aumento salarial y además intentarán que el gobierno gestione ante quien corresponda la situación que se plantea, en algunos docentes con dos trabajos, por el pago del Impuesto a las Ganancias.

Cuando en octubre pasado, los docentes aceptaron una actualización salarial que significa para el año en curso un incremento de sueldos del 77%, desde la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafe) se argumentó que “los maestros no pueden terminar el año con un aumento salarial inferior a la inflación. La discusión de diciembre va a ser clave para que el gobierno de la provincia recupere el poder adquisitivo de los docentes”, sostuvo Rodrigo Alonso, titular de ese gremio.