Sin promover una reforma, Axel Kicillof admite que la suspensión de las PASO se debate entre los gobernadores

·5  min de lectura
El voto del gobernador Axel Kicillof en las elecciones 2021; el gobernador no es uno de los que impulsa la suspensión de las PASO
El voto del gobernador Axel Kicillof en las elecciones 2021; el gobernador no es uno de los que impulsa la suspensión de las PASO

LA PLATA.- El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, aceptó que existe un debate abierto para la eliminación de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), pero pateó la definición al Congreso nacional y resolvió que no boicoteará en púbico el plan que exigen muchos gobernadores peronistas para desdoblar sus comicios de las elecciones generales. Pero no será el abanderado a favor de la eliminación de ese instrumento, que de avanzar ya causa preocupación y desconcierto en los campamentos opositores.

Kicillof busca consolidar poder de cara a 2023 en distintos planos: construye un espacio dentro de la Liga de Gobernadores, sin desatender su propio juego. El plan inicial de reelección no requiere eliminar las PASO. Pero si fuera ungido el año que viene por Cristina Kirchner como candidato a Presidente necesita tener predicamento entre los mandatarios provinciales del PJ.

La eliminación de las PASO, que es bandera de sus colegas para desdoblar los comicios nacionales de los provinciales, no es prioridad del mandatario que aún se percibe primero en la intención de voto en este territorio donde se gana con la mitad más uno de los sufragios válidos emitidos. No obstante, Kicillof abre el juego que comenzaron a batir los gobernadores cuando fueron recibidos en La Plata. Ayer, desde Estados Unidos, el presidente Alberto Fernández habilitó también la discusión: “Es un debate abierto, imposible de parar”.

Capitanich y Kiciloff, los más cercanos a Cristina Kirchner.
Capitanich y Kiciloff, los más cercanos a Cristina Kirchner.

“Varios gobernadores lo plantearon en sus provincias. Nosotros en Buenos Aires hacemos las PASO del distrito con las nacionales. Así lo marca nuestra ley provincial. Por eso es una discusión que se tiene que dar en el Congreso de la Nación”, dijo Kicillof el lunes pasado, en conferencia de prensa en la Casa de Gobierno.

En otras palabras: el gobernador del distrito electoral que concentra al 37 por ciento del padrón electoral del país dejó el debate en los legisladores nacionales y no propondrá una reforma o eliminación a la Ley 14.086 de Primarias Abiertas Obligatorias y Simultaneas en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires.

Esa ley es la clave en provincia para desenganchar las PASO nacionales de las provinciales, pero Kicillof no promoverá su eliminación. Al menos por ahora.

La ley 14.086 “establece en el ámbito de la provincia de Buenos Aires el régimen de elecciones primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas para la selección de candidatos a cargos públicos electivos para todos los partidos políticos, agrupaciones municipales, federaciones y alianzas transitorias que deseen intervenir en la elección general”. La convocatoria se realizará cuando el Poder Ejecutivo Nacional convoque a elecciones primarias, según el artículo segundo de esa ley en vigencia.

A puertas cerradas cree que la modificación de esa ley es una maniobra -improbable pero no imposible desde el número de diputados y senadores del Frente de Todos en la Legislatura - lo desgastará con la oposición pero por sobre todo no sumará a su proyecto inicial de ir por un nuevo mandato en este territorio.

Sin los votos en la Legislatura

Kicillof no tiene número propio en el Senado. Podría forzar un desempate ante paridad con el voto de Verónica Magario, pero con final incierto. En la Cámara de Diputados tiene mayoría simple con 42 votos que podría sumar dos aliados. Pero Juntos tiene 41 bancas y suma otros 2 aliados. Un debate sobre la eliminación de las PASO lo terminaría de definir los tres votos de los libertarios o los dos de izquierda unida. Es un debate demasiado reñido con un costo alto de desgaste alto que Kicillof espera reservar para otras empresas más urgentes para su gobierno.

“Nosotros venimos pegados al gobierno nacional por nuestra ley de PASO con lo cual es una discusión que se tiene que dar en el Congreso de la Nación. Estamos mirando con atención porque no es una decisión independiente de la provincia. No es un resorte de la provincia, espero que lo debatan nuestros diputados y diputadas en el Congreso”, dijo el gobernador sobre este punto.

A puertas cerradas y frente a los propios dejó saber que a su entender una PASO en el peronismo de provincia vigoriza al candidato que lleva ventaja como ganador.

Pero tampoco desalentó el debate en el Congreso. “Es una discusión que se tiene que dar en el Congreso, recién ahí veríamos que ocurriría si se diera la suspensión”, dijo.

Lo cierto es que si Kicillof quisiera eliminar las PASO y desdoblar las elecciones podría simplemente empujar a sus legisladores a reflotar un proyecto que presentó el diputado provincial Guillermo Brito para eliminar la ley 14.086 en este distrito en 2021. Esta sería una señal concreta, pero que no se baraja por ahora en la Casa de Gobierno.

El doble juego se debe a que Kicillof se balancea entre intereses contrapuestos: su caso no es el de los actores que exigen la eliminación de las primarias para el año próximo para mejorar sus chances electorales y tomar distancia de la gestión nacional, de Alberto Fernández.

A diferencia de sus colegas en la Liga de Gobernadores, Kicillof no cree que desdoblar los comicios de 2023 pueda favorecerlo en el plan inicial de reelección. Pero tampoco quiere ir en público en contra de la iniciativa que reclaman, a puertas cerradas, muchos de sus compañeros. Después de todo, si Cristina Fernández de Kichner no es candidata a presidenta podría ser ungido como candidato a presidente por el Frente de Todos, especulan.

Kicillof no lo reconoce, pero ya comenzó a mostrarse con otro de los posibles presidenciales del espacio, Eduardo de Pedro. Los dos serían los favoritos de la vicepresidenta.