Una jugada oficial busca terminar con el corazón empresario de la familia Macri

·4  min de lectura
Franco Macri saluda a su hijo Mauricio el día que asumió como presidente
Fernando Massobrio

Las repeticiones y los desencuentros en la historia de los Macri tienen similitudes capaces de sorprender a los más incrédulos. La familia paterna de Franco, padre del expresidente, contaba con una fortuna considerable en Calabria, Italia, a través de la propiedad de tierras en el pueblo de San Giorgio Morgeto, donde tenían una concesión pública para explotar el servicio de correos.

Una disputa en torno al mismo servicio que se desarrolló en la Argentina, y que alcanzó su apogeo esta semana con el pedido de quiebra del Correo Argentino, pone a los vestigios del imperio Macri contra las cuerdas.

Lejos del brillo de los 90 y la década pasada, cuando los negocios de Socma giraban en torno de la automotriz Sevel o el Correo Argentino, su principal negocio en la actualidad es la venta de autos de la marca Chery. Entre todas las empresas relacionadas, llegó a tener unos 20.000 empleados. No hace mucho, en cambio, rondaba los 50.

Zannini planteó argumentos formales para rechazar un escrito de Macri
Zannini planteó argumentos formales para rechazar un escrito de Macri


El procurador del Tesoro, Carlos Zannini, anticipó que el Estado buscará extender la quiebra del Correo Argentino al grupo Socma, nave insignia del grupo Macri.

Ya de este lado del Atlántico, los ladrillos marcaron la vida de la familia Macri. Un ejemplo: el expresidente nació en Tandil, porque Franco estaba allí construyendo la planta de Loma Negra. Fue un premio a la búsqueda del destino: el primer trabajo de Franco había sido como albañil en Ciudad Evita para la Sociedad Anónima de Obras Públicas (Sadop).

Macri fundó su primera constructora en 1950. Nueve años más tarde cambió de escala. En los 10 años siguientes construyó un emporio que alcanzó su punto álgido en los años 80. Fue un camino de hitos: en 1969 se asoció con Fiat para fundar Impresit Sideco, que desde 1982 se rebautizó como Sideco Americana, una compañía que hasta hace poco tiempo cotizaba en la Bolsa porteña. Iecsa fue fundada en 1977. En la década pasada los Macri se la vendieron a su primo Ángelo Calcaterra, que quedó enredado en diversos escándalos.

El 19 de enero de 1976 nació la emblemática Sociedad Macri, más conocida como Socma, el holding que agrupó a las “arañas”, como las llamaba Franco. Es la empresa cuya quiebra pedirá Carlos Zannini, según anticipó el propio procurador del Tesoro esta mañana.

En los 70, cuando la costanera porteña no pronosticaba su brillo actual, Franco consideró que debía lanzarse a la compra de todos los terrenos que pudiera en el lado este de Alem. El ejemplo más notorio de ese raid es el lote de Avenida del Libertador y 9 de Julio, donde se eleva el denominado “Rulero”. Allí funciona aún Socma, donde esta semana se vive un clima de tribulaciones.

Las empresas de Macri hicieron puentes, gasoductos, edificios, rutas, plantas industriales, electrificación de ferrocarriles, produjeron películas, participaron en el sector agroindustrial, recolectaron residuos, brindaron el servicio de vuelos para ejecutivos (a través de Macair). Pero el apellido está pegado a la industria automotriz.

En 1982, los Macri compraron a Fiat el 85% de Sevel, que se convirtió en fabricante de los productos de la marca italiana, de Peugeot y en algunos casos de la norteamericana General Motors. La empresa llegó a facturar US$5000 millones al año.

Socma tuvo injerencia en el desarrollo de compañías tecnológicas. Movicom, la primera operadora de servicios de telefonía celular en América Latina la tuvo como actor principal, en una sociedad junto a BellSouth, Motorola y el Citibank. También creó Philco, que surgió de la unión societaria de Macri con una de las grandes multinacionales japonesas, la Nec-National Electronic Corp.

Hacia fines del alfonsinismo, los Macri comenzaron a mirar a China. En 1988 se inciaron las relaciones comerciales con ese país al firmar un primer contrato para la fabricación de piezas para explorar petróleo.

En 2007, la china Chery Automobile y el grupo Macri se asociaron y crearon Chery Socma. Tiempo atrás vendían 400 unidades por año, muestra de la caída del grupo en el mundo de los negocios. Eran su negocio sobresaliente. El único que lo superaba era un asiento contable: el que indicaba la deuda del Estado con Socma, algo que no sólo parece cada vez más difícil de cobrar, sino un vendaval que puede cargar consigo siete décadas de historia empresaria.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.