La promesa de Vladimir Putin a un aliado enciende la alerta de un nuevo frente de guerra

·4  min de lectura
El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, se reunieron en San Petersburgo
El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, se reunieron en San Petersburgo - Créditos: @-

KIEV.- En un nuevo giro del conflicto desatado hace cuatro meses, Ucrania denunció que este sábado alcanzó su territorio un “bombardeo masivo” con misiles rusos lanzado desde Bielorrusia, un aliado del Kremlin que, pese a proporcionar apoyo logístico a Moscú, no está oficialmente implicado en el conflicto. La denuncia se conoció horas antes de que el presidente Vladimir Putin le prometiera a su par bielorruso, Alexander Lukashenko, ayudarlo a modernizar sus aviones de combate y enviarle misiles con capacidad nuclear.

”Un bombardeo masivo de misiles impactó en la región de Chernihov”, indicó el mando Norte de las tropas ucranianas. ”Veinte cohetes apuntaron contra el pueblo de Desna, lanzados desde territorio de Bielorrusia y también desde el aire”, agregó, y precisó que los ataques impactaron en infraestructuras, pero sin dejar víctimas.

Aunque no participa en el conflicto con Ucrania, Bielorrusia proporcionó apoyo logístico a las tropas de Moscú, especialmente en las primeras semanas de la ofensiva rusa, que comenzó el 24 de febrero. ”El bombardeo de hoy está directamente relacionado con los esfuerzos del Kremlin en atraer a Bielorrusia a la guerra en Ucrania como cobeligerante”, afirmó en Telegram la dirección general de los servicios de inteligencia ucranianos, dependiente del Ministerio de Defensa.

En efecto, el ataque se produjo poco antes del encuentro este sábado entre Putin y Lukashenko, en San Petersburgo, con el apoyo armamentístico como uno de los temas principales. ”Muchos (aviones) Su-25 están en servicio en la fuerza aérea bielorrusa. Podrían ser mejorados de una forma apropiada. Esta modernización debe llevarse a cabo en las fábricas de aviones en Rusia y el entrenamiento del personal debe comenzar de acuerdo con ello”, declaró Putin, luego de que Lukashenko le pidiese “adaptar” sus aviones capaces de transportar armas nucleares, durante una entrevista retransmitida por la televisión.

Putin y Lukashenko en San Petersburgo
Putin y Lukashenko en San Petersburgo - Créditos: @Maxim Blinov


Putin y Lukashenko en San Petersburgo (Maxim Blinov/)

Putin también dijo que suministrará a Bielorrusia misiles de corto alcance Iskander-M, entre los más modernos del arsenal de Moscú. ”En los próximos meses, enviaremos sistemas de misiles tácticos Iskander-M a Bielorrusia, que pueden emplear tanto misiles balísticos como de crucero, en versión convencional o nuclear”, afirmó el líder del Kremlin.

Por su parte los aliados occidentales de Ucrania se reunirán a partir del domingo en Alemania en una cumbre del G7 -las mayores economías mundiales-. Y ante un conflicto que corre el riesgo de prolongarse en el tiempo, los miembros de la OTAN, de la que Ucrania no es parte, se reunirán en Madrid la próxima semana.

Caída de Sievierodonetsk

Por otra parte, las autoridades ucranianas reconocieron este sábado que el ejército ruso ya concluyó totalmente la conquista de la ciudad de Sievierodonetsk y también consiguió entrar en barrios de la vecina Lysychansk, tras semanas de una devastadora ofensiva para apoderarse de la región el Donbass, en el este del país.

Destrucción causada por los combates en los alrededores de la ciudad de Severodonetsk, en Lugansk
Destrucción causada por los combates en los alrededores de la ciudad de Severodonetsk, en Lugansk


Destrucción causada por los combates en los alrededores de la ciudad de Severodonetsk, en Lugansk

Sievierodonestk fue “totalmente ocupada por los rusos”, dijo el alcalde de la ciudad, Oleksandre Striuk, al día siguiente de que las autoridades ucranianas anunciaran un repliegue de esa urbe para defender Lysychansk.

Los separatistas prorrusos anunciaron poco antes la toma de la planta química de Azot, en Sievierodonetsk, y la “evacuación” de 800 civiles que se habían refugiado allí.

El gobernador de la región de Lugansk, de la cual forma parte Sievierodonetsk, afirmó que “el 90% de la ciudad está dañado y el 80% de las casas tendrán que ser demolidas”.

Los separatistas también anunciaron que sus fuerzas y las del ejército ruso habían entrado en Lysychansk, donde se estaban registrando “combates callejeros”.

”Algunas empresas de la ciudad ya han sido tomadas. Actualmente se están produciendo combates callejeros”, declaró en Telegram un representante de los separatistas prorrusos, el teniente coronel Andrei Marochko.

La caída de esas dos ciudades podría facilitar el avance de las tropas rusas hacia Sloviansk y Kramatorsk, más al oeste en la región de Donetsk.

Lugansk y Donetsk conforman el Donbass, una zona ya parcialmente controlada por los prorrusos desde 2014.

Agencias AFP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.