Prolífico escultor salvadoreño sueña con un país donde el arte sea respetado

Agencia EFE

San Salvador, 30 sep (EFE).- El prolífico escultor Rubén Martínez, ganador del Premio Nacional de Cultura 2019 dedicado a las artes visuales en la rama de técnicas escultóricas, sueña con un El Salvador donde el arte, en todas sus expresiones, sea respetado, admirado y cuidado por el significado y el valor que le es otorgado por sus creadores.

Martínez, un artista de 90 años a quien el Estado le entregará el máximo galardón que confiere a personalidades o asociaciones nacionales que han sobresalido en diversas ramas del quehacer artístico y cultural, es el creador de 23 obras escultóricas que engalanan el pequeño El Salvador, cuya extensión territorial es de 21.041 kilómetros cuadrados.

Las más destacadas son el Monumento a la Constitución, mejor conocido como "La Chulona", una obra de 2,85 metros de altura; y el Monumento Cristo de la Paz, conocido como "Monumento a la Paz", cuyo material para su construcción fueron pertrechos de la guerra civil (1980-1992), como casquillos de bala.

Las obras del también arquitecto y pintor se ubican en puntos estratégicos de El Salvador para que sean contempladas por nacionales y extranjeros.

Pero las creaciones de Martínez no han escapado del "vandalismo" de "algunos salvadoreños que no aprecian y no tienen cariño por el arte", dijo a Efe el artista.

"El vandalismo que existe aquí (en El Salvador) no permite que el arte sea apreciado porque manchan las obras, como pinturas o murales, y hacen barbaridades con las esculturas", expresó el escultor que nació en San Salvador el 7 de julio de 1929 y desde su infancia se inclinó por la construcción de objetos a base de fragmentos de metal.

Martínez señaló que sus esculturas y obras "no han escapado de los vándalos" y lamentó la "falta de educación de los salvadoreños para cuidar, apreciar y conservar las obras, plazas o monumentos".

Indicó que una de sus esculturas, la del Monumento a la Paz, que es una mujer desnuda con una espada en su mano derecha y la balanza de la justicia en la izquierda, sufrió daños a pesar de medir más de 2 metros.

"No sé cómo hicieron, pero a la balanza del Monumento a la Paz le quitaron uno de los platillos (...) a mi país le hace falta educación en cultura, es triste decirlo, pero no se puede decir lo contrario", subrayó.

Sin embargo, esta situación no le impidió a Martínez, declarado en 2018 Hijo Meritísimo de San Salvador, continuar con sus proyectos que le han valido para ganar el Premio Nacional de Cultura 2019, reconocimiento que recibirá con "todo gusto y cariño", según lo señaló.

"Ese premio me llena de alegría, es lo más grande que un artista salvadoreño puede tener", manifestó con entusiasmo.

El artista, quien se considera un obrero del arte, espera que sus conocimientos "no queden perdidos" y que "todas las obras" que ha dejado en su país "sean conservadas, cuidadas y apreciadas por todos".

"Para mí es un triunfo el haber construido 23 obras para mi país (...) me siento feliz de dejarlas porque sé que perdurarán en el tiempo", agregó.

El prolífico escultor aprendió arquitectura con especialistas europeos y su formación artística la amplió con conocimientos obtenidos de sus viajes de estudios a Estados Unidos y México, donde visitó museos y galerías.

Su arte se caracteriza por los materiales que ocupa para su creación, como bronce, hierro forjado y mármol negro.

Algunas de sus esculturas forman parte de la Colección Nacional de Artes Visuales de El Salvador, otras lucen en espacios públicos y colecciones privadas en Alemania, Costa Rica, Guatemala y Estados Unidos.

En noviembre de 2012 fue reconocido por la Asamblea Legislativa como Notable Escultor de El Salvador, y en 2017 la Secretaría de Cultura -ahora Ministerio de Cultura- le entregó un reconocimiento por ser ente promotor y divulgador del arte y la cultura del país.

El Premio Nacional de Cultura consiste en un reconocimiento monetario, una medalla de oro y un diploma de honor firmado por el presidente Nayib Bukele y la titular de Cultura, Suecy Callejas, que serán entregados en un acto solemne que se llevará a cabo en noviembre.

Sara Acosta

(c) Agencia EFE