Programan reabrir puente colgante colapsado en Cuernavaca en 2023

·2  min de lectura

CUERNAVACA, Mor., septiembre 6 (EL UNIVERSAL).- La reapertura del Paseo Ribereño, cerrado desde junio pasado por el colapso de su puente colgante, será hasta el próximo año porque es necesario hacer una obra seria y no trabajos artesanales, afirmó el secretario de Desarrollo Sustentable y Servicios Públicos de Ayuntamiento de Cuernavaca, Israel Albavera Vázquez.

Adelantó que hay un pre-presupuesto que será aprobado para el próximo año para realizar estos trabajos, y reiteró que la fecha de apertura será hasta el 2023, una vez que la Fiscalía Anticorrupción concluya la investigación y libere las instalaciones.

"No es posible abrirlo este año, ya que será una obra seria y no trabajos artesanales", sostuvo Israel Albavera quien asumió el cargo el pasado 17 de agosto en sustitución de Pablo Aguilar Ochoa, tras presentar su renuncia obligada por el colapso del puente colgante del Paseo Ribereño.

La anterior gestión del edil Francisco Antonio Villalobos Adán 2019-2021, propuso y obtuvo recursos para ejecutar el proyecto "Rehabilitación del Paseo Turístico Ribereño Alfonso Sandoval Camuñas" con apoyo del Fideicomiso Ejecutivo del Fondo de Competitividad y Promoción del Empleo (Fidecomp), pero no consideró el puente colgante por lo que durante la inauguración colapsó y dejó al menos 20 personas lesionadas entre funcionarios y trabajadores del municipio.

Efectivamente ese puente no fue considerado, precisó César Salgado Castañeda, exregidor de Educación en la administración (2018-2021), porque algunos decían que no era parte del Pasaje Ribereño, y que tampoco tenía caso rehabilitarlo porque en época de lluvias se tapaba el puente.

"Yo insistí en su reparación, pero el presupuesto ya no alcanzó y finalmente quedó fuera del plan de rehabilitación, sin embargo, conseguimos una donación de un particular de 20 mil pesos y con eso se hizo la reparación a fondo por un arquitecto que tenía como asesor en la regiduría", dijo Salgado Castañeda principal promotor de la rehabilitación del pasaje turístico.

"Recibimos un puente en el abandono total y tuvimos que cambiar toda la madera, someterla a un tratamiento contra el agua; reforzar algunos enlaces de acero, como los tensores, así como entradas y salidas para sujetar bien los ganchos y todo lo que se tenía que reforzar.

"Fueron maderas nuevas, tratadas contra el agua, que no se pudrieran. El puente quedó bien, se utilizó en varias ocasiones, pero nunca se hizo el intento con muchas personas al mismo tiempo", dijo Salgado Castañeda.

En su defensa pidió una investigación a fondo de los hechos y, sobre todo, si hubo alguna intervención de esta administración en ese puente "porque me dijeron que no lo habían abierto en virtud de reforzar algunos puntos".