Programan juicio a 18 mexicanos en Nicaragua

MANAGUA, Nicaragua (AP) — El juicio contra 18 mexicanos que se identificaban como periodistas de Televisa y que fueron capturados con 9,2 millones de dólares en Nicaragua fue reprogramado el viernes para el 10 de diciembre por un juez penal.

Bajo extremas medidas de seguridad en el edificio en el que se celebran los juicios, el juez Edgar Altamirano, celebró lo que se denomina "audiencia preparatoria de juicio" en la cual admitió todas las pruebas que la Fiscalía y la Procuraduría General de la República de Nicaragua, en contra de los 18 acusados de los delitos de lavado de dinero, crimen organizado y narcotráfico.

La defensa de los mexicanos, aparentemente liderados por Raquel Alatorre Correa, pidieron no aceptar como válida una carta del embajador de México en Managua, Rodrigo Lombardi, emitida dos días después que fueron detenidos en la frontera de Las Manos con Honduras, en la cual aseguró que los detenidos no eran empleados de Televisa.

"En un juicio oral no pueden admitirse documentos como pruebas sin que la persona que las proporciona no está presente para hablar de esa prueba y el embajador no está aquí", dijo al juez Ricardo Magnally, defensor de tres de los mexicanos. Pero Altamirano no dio lugar a la petición.

"No estoy autorizado para dar declaraciones", respondió a los medios el cónsul de México en Nicaragua, Germán Munguía.

Los 18 mexicanos fueron arrestados el 22 de agosto en una frontera cuando dieron versiones confusas de lo que venían a hacer al país movilizados en seis furgonetas con logos de Televisa en donde llevaban escondidos los 9,2 millones de dólares.

Alatorre Correa, apareció con una camisa naranja y saludo con señas de abrazos a sus compañeros, quienes están en celdas de hombres en las cárceles de Managua. Fue esta mujer quien realizó los trámites migratorios del grupo y el pago del alojamiento y la alimentación, de acuerdo a las investigaciones.

Ramón Rojas, miembro del bufete que defiende a los mexicanos dijo que la prioridad es desechar la acusación de coautoría de tráfico internacional de drogas porque la policía encontró rastros de cocaína en los vehículos y eso "sería insuficiente para probar el presunto delito".

Los defensores aducen que la acusación de lavado de dinero no tiene fundamento porque no reportar el dinero ante las autoridades de un país "es un delito de defraudación aduanera" y "esto conlleva una sanción administrativa y la incautación del dinero", dijo Rojas.

Orieta Benavides se presentó al juicio como representante legal de Televisa para observar el proceso e informar a su cliente.

Televisa negó desde que se conoció el caso toda relación laboral con los procesados y la propiedad de las camionetas.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK