Programación industrial: de amigos de la secundaria a socios

LA NACION
·4  min de lectura

Dos jóvenes estudiantes de secundaria, Maximiliano Lanata y Esteban Doldan, fueron invitados a una exposición de automatización industrial al terminar sus estudios. Allí, una de las empresas les brindó la oportunidad de ingresar a trabajar como pasantes. Sin experiencia y con las ganas de explorar este nuevo nicho, ambos comenzaron a trabajar. Durante el transcurso de los siguientes 8 años pudieron capacitarse y crecer a nivel profesional.

Hoy en día la mano de obra especializada en la Argentina se paga menos de la mitad de lo que vale internacionalmente

En 2013, luego de realizar un viaje a Alemania a otra feria similar, "decidimos que era el momento de encarar un proyecto propio haciendo foco en el área de la programación industrial. Aprovechando que el país cuenta con muy pocas empresas de programación de este rubro, decidimos abrir nuestra propia compañía y darle vida a Biscayne Technology S.A". explica Esteban Doldan CEO y Presidente de la compañía. "Nuestra meta siempre fue brindar soluciones tecnológicas para cada área del rubro industrial como también comercial, haciendo que éstas puedan interactuar de forma digital e integrada, conectando lo físico con lo con lo digital, permitiendo la colaboración y acceso a toda la cadena de valor de una compañía, lo que hoy llamamos industria 4.0".

Con esta premisa llegaron los primeros clientes corporativos, en su mayoría laboratorios del rubro farmacéutico. "Empresas como Siemens Argentina nos seleccionó como partner a nivel local y regional. Esto nos fue abriendo las puertas a nuevos mercados internacionales", comenta.

La empresa empezó a exportar en el 2019, y su primer cliente fue de Estados Unidos, donde obtuvieron el 4% de su facturación. En 2020, a pesar de la pandemia, pudieron llegar a un 10% en las exportaciones de servicios llegando a dos nuevos países. Perú y Uruguay. El trabajo remoto, sin necesidad de viajar, aumentó el nivel de horas solicitadas por las empresas internacionales.

La visión exportadora

En 2018 realizaron un estudio de mercado internacional sobre el precio que cobran por sus servicios empresas similares. Estaban muy por encima de los del mercado local. La mano de obra de servicios de ingeniería, programación y automatización, internacionalmente, se cobra en dólares por hora. Sin embargo, "en nuestro país la mayoría de las grandes compañías estipulan la mano de obra en pesos. Al tener que convivir con saltos abruptos del tipo de cambio de un mes a otro, el valor hora que un año era normal pasa a estar fuera del presupuesto en cuestión de meses o días, obligando a nuestra empresa a reducir el valor en dólares para poder acompañar la inversión. Esto deja un precio en dólares por hora muy por debajo del valor internacional. Hablando en términos sencillos hoy en día la mano de obra especializada en la Argentina se paga menos de la mitad de lo que vale internacionalmente", afirma Doldan.

Por todo esto decidieron que era el momento internacionalizar a la empresa. "Fue un proceso bastante duro ya que se cuenta con demasiada información y muy diversa sobre cómo encarar esta nueva etapa", admite. Luego de tener varias entrevistas con consultores del rubro, en 2019 decidieron trabajar con una empresa de Estados Unidos llamada Red Consulting, "que nos brindó todas las herramientas y el asesoramiento necesarios para poder llegar a otros países con nuestros servicios y así desarrollar partners internacionales. Esto nos fue abriendo puertas a empresas tanto de Estados Unidos como de América latina", agrega.

La empresa proyecta exportar en el 2021 un 20% de sus servicios, duplicando así los números del año pasado. "Todos sabemos que es difícil que una empresa invierta en nuestro país y cuando lo hace quiere que la ejecución se realice de inmediato, ya que sus tiempos de inicio de producción son inminentes. Todo lo que sea trabas en las importaciones genera enormes retrasos a nivel productivo. Se hace una tarea imposible tener que encarar un proyecto y entregar un diagrama de entregas, cuando el propio importador no puede tener la certeza que se va a entregar lo estipulado en tiempo y forma. La traba a las importaciones le hace muchísimo daño al crecimiento tecnológico industrial, ya que al ser tecnología que no se fabrique ni se pueda fabricar a nivel nacional no tiene sentido que se generen restricciones y tiempos no ilógicos de liberación de mercadería, algo totalmente innecesario", finaliza. .