Programa social de Bolsonaro desafía austeridad fiscal en Brasil

Martha Viotti Beck y Simone Preissler Iglesias
·4  min de lectura

(Bloomberg) -- El mayor desafío para el plan del ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, para volver a imponer la austeridad fiscal en Brasil el próximo año proviene de su propio jefe, quien está presionando por un nuevo y costoso programa social diseñado para fortalecer su apoyo entre los pobres.

El presidente, Jair Bolsonaro, quiere que la iniciativa denominada Renda Brasil, o “ingresos de Brasil” en español, reemplace la ayuda de emergencia proporcionada por el Gobierno durante la pandemia, incluidos los estipendios mensuales a los trabajadores informales que expirarán a fin de año. Si bien el plan ha estado en discusión durante semanas, ahora está claro que puede obligar al Gobierno a abandonar una regla de límite de gasto que los inversionistas consideran como la última línea de defensa del país contra las brechas presupuestarias desbocadas.

Guedes está tratando de encontrar los miles de millones de dólares necesarios para lanzar Renda Brasil redirigiendo fondos de programas sociales existentes sin crear nuevos gastos, una estrategia que requiere la aprobación del Congreso. Si falla, Bolsonaro y varios miembros del gabinete querrán que abra los bolsillos, según dos funcionarios gubernamentales con conocimiento del asunto.

Eso obligaría al Gobierno a repensar el límite de gasto, una ley aprobada en 2016 que congela el gasto público durante dos décadas. Si bien muchas naciones planean gastar para salir de la recesión, Guedes dice que Brasil no puede permitirse otro año de déficit fiscal récord sin erosionar la confianza de los inversionistas, lo que podría llevar a mayores costos de financiamiento y rebajas de calificación crediticia.

Lucha solitaria

Pero Guedes se está quedando solo en su defensa del límite de gasto, dijeron los funcionarios, que solicitaron el anonimato porque no están autorizados para hacer comentarios públicos.

Incluso las demostraciones públicas de apoyo de Bolsonaro a los planes fiscales de Guedes han sido erráticas.

El miércoles, se comprometió a mantener el límite de gasto en una declaración conjunta con el presidente de la cámara baja, Rodrigo Maia, y presidente del Senado, Davi Alcolumbre. Sin embargo, a la noche siguiente, Bolsonaro dijo que había una discusión dentro del Gobierno sobre superar el límite de gasto fiscal, y la describió como una “pelea saludable”. El viernes por la mañana, pareció retroceder, escribiendo en una publicación en las redes sociales que la responsabilidad fiscal y la regla del límite de gasto continúan guiando a su Gobierno.

Detrás de escena, el ministro se queda cada vez más solo en lo que respecta a la austeridad fiscal, dijo el diputado Pedro Paulo, quien coordina un grupo del Congreso sobre propuestas de ingresos mínimos. En una entrevista, Paulo dijo que ve una posibilidad de que el Gobierno eluda la regla de límite de gasto para extender la ayuda de emergencia hasta que Renda Brasil está listo para ser lanzado.

El Ministerio de Economía declinó hacer comentarios.

Aumento de la popularidad

Bolsonaro, quien asumió el poder prometiendo reducir la deuda, ha visto como miles de millones de dólares en ayuda de emergencia lo han ayudado a mantener su popularidad durante la pandemia. Su índice de aprobación subió al nivel más alto desde el inicio de su mandato, según una encuesta de Datafolha publicada el viernes. Su popularidad aumentó especialmente en regiones empobrecidas, como el noreste del país, que tradicionalmente había sido un bastión para sus adversarios políticos de izquierda.

Eso provocó la preocupación del mercado de que el presidente pueda estar inclinado a abandonar la austeridad fiscal antes de su campaña de reelección en 2022.

Sin duda, los miembros del círculo íntimo de Bolsonaro, incluido el ministro de Ciudadanía, Onyx Lorenzoni, dicen que no hay conexión entre las elecciones de 2022 y los planes para expandir los programas sociales. El Gobierno estima que unos 26 millones de personas que viven en condiciones de vulnerabilidad se beneficiarían de Renda Brasil, según Lorenzoni.

“Bolsonaro no necesitaba estos votos para ser elegido en 2018, pero siempre estuvo preocupado por los brasileños más vulnerables e invisibles que no aparecían en ningún registro del Gobierno”, dijo en una entrevista. “El hambre, la miseria y el desempleo han matado a más personas en América Latina que cualquier epidemia”.

Mientras tanto, la situación fiscal de Brasil ya se está deteriorando incluso antes del lanzamiento de Renda Brasil. El país registró un déficit presupuestario récord por tercer mes consecutivo en junio, a medida que los gastos se duplicaron con creces.

En conjunto, el riesgo de superar el límite de gasto fiscal el próximo año es alto, dijo Felipe Salto, director del centro de estudios fiscales del Senado, conocido como IFI. Hay espacio para 75.000 millones de reales en gastos discrecionales en el presupuesto del próximo año, pero los políticos necesitan al menos 89.900 millones de reales, según cálculos de IFI.

Nota Original:Bolsonaro’s New Social Program Defies Austerity Drive in Brazil

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.