Programa oficialista de TV cubana llama a no reprimir marchas

·2  min de lectura

El polémico programa televisivo "Con filo" pidió a los "servidores públicos" cubanos abstenerse de reprimir las protestas por los apagones que sufre todo el país, y en su lugar "dar la cara" y dialogar con el pueblo.

Ante las manifestaciones que han irrumpido durante las últimas semanas en diferentes localidades de la isla, los dirigentes del gobierno deben "hablar con el pueblo, con transparencia y sensibilidad, sin miedos ni remilgos, dar la cara", dijo el jueves por la noche su conductor Michel Torres.

Se trata de una inusual postura en medios estatales sobre las manifestaciones en Cuba, donde la prensa independiente es ilegal.

El programa "Con filo", transmitido dos veces por semana en horario estelar, surgió como respuesta oficial a las críticas contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel, en redes sociales, en las que interactúan los "odiadores", como llaman las autoridades a sus detractores y las "ciberclarias", denominación de estos a los progubernamentales.

Torres llamó a responder con "cero represión y mucho diálogo", como ocurrió el martes pasado, cuando madres con sus niños bloquearon la Autopista Nacional y exigieron ser atendidas por el presidente Díaz-Canel.

El pasado 14 de julio, decenas de personas salieron a la calle en Los Palacios, a 116 km al oeste de La Habana, a protestar sonando sus calderos contra un apagón. Sin registrarse hechos vandálicos ni represión.

Desde entonces se han sucedido decenas protestas, casi siempre nocturnas contra los apagones, que desde mayo, castigan a la isla, algunos hasta de 12 horas.

De acuerdo con el medio independiente El Toque, hasta el 3 de agosto se habían producido 26 protestas.

Esas manifestaciones se producen a un año de las del de julio del pasado año, cuando multitudes salieron a las calles en más de 50 pueblos y ciudades en las mayores protestas en 60 años.

Con actos de violencia de manifestantes y fuerte represión policial, esas protestas dejaron un muerto, decenas de heridos, y más de 1.300 detenidos, de ellos unos 700 siguen en prisión, según la ONG Cubalex, con sede en Miami.

La nueva Constitución cubana permite la libertad de manifestación y de reunión, "siempre que se ejerza con respeto a la ley y al orden público, y siempre que tenga un carácter pacífico y no pretenda atentar contra el sistema que democráticamente elegimos en el referendo de 2019", alegó Torres.

cb/lp/gm

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.