Los productos de limpieza que jamás debes mezclar

·5  min de lectura

En homenaje a Yahoo Respuestas, el que fuera uno de los productos estrellas de Yahoo, rescatamos algunas de las preguntas más populares y las explicamos a fondo

Woman holding cleaning products with glove.
Un químico muy común en todos los hogares y que debe manejarse con extremo cuidado es el amoníaco. El amoníaco suele encontrarse en limpiadores de ventanas y de vidrios y no debe mezclarse, por ningún concepto, con el cloro

La pandemia del covid-19 ha desatado un frenesí por la limpieza en todo el planeta. 

Millones de personas hoy se lavan las manos como nunca y muchos utilizan geles antibacterianos, pero esta ola no se limita al cuidado personal sino que ha llegado a la casa, que ahora limpian con una frecuencia inusitada. 

Esta ola de higiene, sin embargo, también ha desempolvado un mito que no solo no ayuda a combatir al coronavirus sino que puede acarrear serios problemas de salud e incluso la muerte, en casos extremos. Hablamos de la creencia de que mezclar productos de limpieza de distintas marcas y elaborados con distintos productos químicos aumenta su eficacia. Pues, no es así, todo lo contrario, mezclar estos productos podría acarrear riesgos para tu salud.

“Hay una tendencia sobre todo ahora con esta crisis sanitaria de querer generar soluciones desinfectantes más potentes y algunas personas, por desconocimiento, piensan que mezclando varios productos químicos van a desinfectar más, pero esto puede tener consecuencias hasta fatales en los casos de personas altamente vulnerables, como los ancianos, los niños pequeños y quienes padecen problemas respiratorios o tienen sistemas inmunológicos comprometidos”, advirtió la químico Mariángel Paolini, quien es consultora de Bienestar Corporativo en Perú.

TE PUEDE INTERESAR

Hay que abstenerse de combinar productos de limpieza de distintas marcas, por cuanto pueden estar elaborados a partir de productos químicos incompatibles
Hay que abstenerse de combinar productos de limpieza de distintas marcas, por cuanto pueden estar elaborados a partir de productos químicos incompatibles

Consultada sobre los productos que no hay que mezclar en casa, la experta colocó en primer lugar al cloro o lejía (lavandina en algunos países). “No se debería mezclar más que con agua fría. No se debe mezclar ni con vinagre, ni con agua oxigenada, ni con bicarbonato de sodio ni con jugo de limón, porque genera unas reacciones que pueden ser peligrosas”, explicó.

Daños

El afán de limpieza ocasionó una ola de accidentes domésticos que alertaron a los bomberos de distintas partes del mundo al punto que algunos difundieron guías sobre cómo usar los detergentes y otros productos de limpieza sin ocasionar riesgos. Por ejemplo, el Cuerpo de Bomberos la localidad chilena de Talcahuano publicó un instructivo para educar a los ciudadanos y evitar intoxicaciones caseras. En dicho documento, difundido por la radio Biobio, se advierte que mezclar cloro con vinagre produce gas cloro, el cual “puede generar problemas para respirar, quemaduras y enrojecimiento en los ojos”.

Asimismo los bomberos sureños alertaron en su texto que mezclar el cloro con alcohol, como el que contiene los geles antibacterianos, produce un cloroformo y ácido muriático. Ambos compuestos pueden generar daños en el sistema nervioso, pulmones, riñones, hígado, ojos y piel.

Amoníaco: una bomba en potencia que nunca se debe unir con cloro

Otro químico muy común en todos los hogares y que debe manejarse con extremo cuidado es el amoníaco. El amoníaco suele encontrarse en limpiadores de ventanas y de vidrios y no debe mezclarse, por ningún concepto, con el cloro. ¿La razón? Produce vapores que pueden causar daños severos en el sistema respiratorio.

Pero lo peor es que las altas concentraciones de amoníaco producen una sustancia altamente tóxica y potencialmente explosiva.

Otra bomba en potencia puede resultar de mezclar el bicarbonato de sodio con vinagre, aunque para limpiar esta combinación no sirve para nada, porque ambos se neutralizan, si la misma se realiza en un recipiente cerrado es peligrosa.

El agua oxigenada, también conocida como peróxido de hidrógeno, tampoco debe combinarse con el vinagre, porque genera un ácido muy corrosivo.

Nunca el mismo producto de distintas marcas

Desde el Centro de Prevención de Enfermedades de Estados Unidos también han llamado a los ciudadanos a abstenerse de combinar productos de limpieza de distintas marcas, por cuanto pueden estar elaborados a partir de productos químicos incompatibles como los arriba mencionados y porque están desarrollados para funcionar por sí solos, por lo cual no requieren de ningún amplificador.

Siempre leer las etiquetas

Otra recomendación que parece bastante obvia, pero muchos ignoramos olímpicamente es leer las etiquetas de indicaciones de cada producto, pues hay algunos que hay que diluir en agua para que sean efectivos y además seguros.

Esta última sugerencia es útil sobre todo ahora que muchas personas están utilizando químicos como el cloro para desinfectar alimentos. “El cloro se ha hecho muy popular y unas de las recomendaciones de diluirlo para desinfectar frutas y vegetales, pero eso tiene una dilución específica. 

La mayoría de las presentaciones de cloro o lavandina en países como Colombia, Perú o Ecuador tiene las instrucciones para la concentración adecuada, no seguirlas es riesgoso”, advirtió Paolini.

(VIDEO) Guía práctica para evitar accidentes domésticos

Las medidas 

En un boletín de la UNAM difundido también al principio de la pandemia, Carlos Antonio Rius Alonso, académico de la Facultad de Química, da una recomendación sobre cómo hacer la mezcla de cloro con agua.

“Para trapear pisos o limpiar paredes se puede usar en una solución diluida de 20 mililitros en un litro de agua, pero no debe mezclarse con otros productos de limpieza, y el área debe ser ventilada. Lo que sí se puede hacer es limpiar con cloro, dejar que se evapore el agua y posteriormente trapear con un limpiador multiusos”, dice en el boletín.

En definitiva, lo mejor para evitar cualquier tipo de accidente y riesgos para la salud es limpiar cada lugar con solo tipo de detergente o producto, sin mezclas innecesarias que puedan ocasionar lo peor.

Nunca te olvides:

  • Reservar un espacio de la casa para los productos de limpieza fuera del alcance de niños

  • Limitar el uso de lejía y amoníaco 

  • Nunca cambiar a otros envaces los productos de limpieza

  • Conservar las etiquetas de los productos

  • Al terminar de limpiar, lavar muy bien, con mucha agua, los instrumentos de limpieza

  • Si es posible utilizar guantes al hacer la limpieza para evitar reacciones adversas en la piel

  • Asegurarte de abrir las ventanas antes de limpiar y mantener la casa ventilada durante el proceso 

  • Y recuerda que el cloro solo lo debes mezclar con agua, nada más