La producción petrolera de Venezuela, estancada en 700.000 barriles diarios

·3  min de lectura

La producción petrolera de Venezuela se estancó en 700.000 barriles diarios (bd) durante el primer semestre de 2022, según el reporte mensual de la OPEP, publicado este martes, un dato muy lejano de los dos millones que el gobierno prometió alcanzar este año.

Expertos subrayan los "graves problemas" que enfrenta al país caribeño para levantar su producción a pesar de acercamientos con la administración de Joe Biden para la flexibilización de las sanciones financieras de Estados Unidos, en momentos en que los precios del crudo se disparan por las restricciones a la energía de Rusia por su invasión de Ucrania.

Venezuela, de hecho, cerró junio con una producción de 727.000 bd, la más baja en lo que va de año, de acuerdo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El presidente Nicolás Maduro dijo que Venezuela había cerrado 2021 produciendo un millón de bd y prometía dos millones para 2022, aunque la OPEP situaba la oferta en ese momento en 871.000 bd.

La administración Biden, que ha enviado delegados a Caracas, se ha mostrado dispuesta a revisar sanciones si el gobierno de Maduro avanza en la reactivación de negociaciones con sus adversarios.

Y Francia llamó a finales de junio a "diversificar las fuentes de abastecimiento de petróleo", incluyendo a Irán y Venezuela ante la crisis de precios generada por la guerra.

"Necesitamos que los países productores bombeen más de forma excepcional", declaró la presidencia francesa al margen de la cumbre del G7 en Elmau, en el sur de Alemania.

Son ventanas de oportunidad para Venezuela y su crudo.

Sin embargo, "la producción está estancada y no hay posibilidades de que se levante, debido a la carencia de capital para invertir, la falta de mantenimiento y los problemas de operatividad en la industria", comentó a la AFP el experto petrolero Rafael Quiroz.

Venezuela producía en 2002 unos 3,2 millones de barriles diarios, oferta que se mantuvo en esos niveles durante casi diez años.

La producción comenzó a desplomarse en 2015 y llegó en 2020 a su punto más bajo en décadas: por debajo de los 400.000 bd, un retroceso a niveles de 1934.

- "Lejos" del objetivo -

Con su principal fuente de ingresos erosionada, el país vivió la peor crisis de su historia moderna, con una desbocada inflación y siete años de recesión frenados con una leve recuperación registrada en 2021.

El gobierno de Maduro atribuyó la caída de la producción a las sanciones de Washington contra el país y la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), mientras expertos y trabajadores denunciaban corrupción y falta de inversión y mantenimiento de instalaciones.

Venezuela podría llegar a estar percibiendo alrededor de unos 40.000 millones de dólares si tuviera una producción de dos millones de bd, estima Quiróz, pero está "lejos" del objetivo.

Maduro ha buscado alianzas para tratar de levantar la industria petrolera con países sancionados como Irán, con el que reforzó acuerdos de cooperación en materia petroquímica tras su reciente visita en junio pasado a Teherán.

A la vez, se ha mostrado abierto a recibir inversiones de Estados Unidos y de Europa.

De todos modos, aun consiguiendo inversionistas, alcanzar "la meta de los dos millones de barriles" este año es "muy difícil" porque "es un problema de que se ha reducido el potencial productivo de los campos", dice a la AFP el especialista petrolero Hermes Pérez.

La pérdida de personal calificado es otro punto álgido, subraya Pérez.

Un incremento significativo de la producción petrolera venezolana, insiste, tomaría tiempo incluso si las sanciones fuesen flexibilizadas.

ba/erc/atm

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.