Proceso de reactivación de pozo causa alarma entre vecinos de San Pedro

Monterrey, 22 May (Notimex).- El proceso de recuperación de un pozo de agua, causo alarma entre los vecinos de San Pedro Garza García, Nuevo León, quienes supusieron que se trataba de una fuga de agua potable y lo reportaron a medios de comunicación, quienes desataron la controversia sobre el tema.

El reporte ciudadano que se hizo fue que había un gran encharcamiento sobre la avenida Morones Prieto, entre el Puente Miravalle y Monte Palatino, lo cual equivale a una distancias de alrededor de 400 metros.

Los automovilistas que pasaron por el sitio aseguraron que se trataba de una fuga de tubería de agua potable.

En entrevista con Notimex, el director técnico de Agua y Drenaje Monterey, Florentino Ayala, aseguró que no es una fuga, sino el proceso de recuperación de pozos que anunciaron a principio de año.

Aseguró que el agua que se está derramando no es considerada como potable ya que se tiene qué analizar; y tampoco se pueden usar las pipas de Agua y Drenaje para recolectarla.

Abundó que la normatividad de la Conagua les exige bombear 72 horas de liquido para descartar contaminación de azufre o químicos nocivos, antes de hacer pruebas de potabilidad.

“Para poder incorporar un pozo al consumo de agua potable de la ciudad tenemos que seguir varias normatividades”, dijo el funcionario.

“La norma de Conagua nos obliga a que hagamos una prueba de bombeo durante 72 horas para garantizar el caudal que vamos a extraer, por un lado es la cantidad de agua y por otro lado está la calidad”, señaló.

“Cada 24 horas se hace un muestreo de análisis químico y de calidad del agua, para poder garantizar de acuerdo a la norma 127 que el agua que vamos a entregar a nuestros usuarios es la adecuada en cumplimiento de esta norma y este cumplimiento es lo que estamos haciendo en este caso”, agregó.

El funcionario estatal explicó que este pozo en particular tiene alrededor de 30 años sin utilizarse, por lo que las pruebas deben ser muy estrictas y apegadas a la normatividad de la Conagua.

Ayala señaló que así como este proceso, a lo largo del año se han implementado entre cinco y siete más y faltan alrededor de una docena de pozos tanto someros como profundos.

Algunos de estos pozos, como el que dio lugar a esta nota concluyó el funcionario, tienen décadas que dejaron de explotarse, por lo que podrían ya no ser útiles para el consumo humano.

-Fin de la nota-

 

NTX/JATL/ACP