Procesan a Martín Báez junto a ex funcionarios de Vialidad por defraudación al Estado

LA NACION

El juez federal Julián Ercolini procesó esta tarde a Martín Báez, el hijo del detenido Lázaro Báez, ex funcionarios de la Dirección de Vialidad y empresarios, por el delito de defraudación al Estado.

El juez, además, ordenó embargos por $2.500 millones sobre los bienes de cada uno en el marco de la causa en la que se investiga el direccionamiento de obras públicas viales al grupo Austral.

Se trata del segundo fallo en esta investigación, donde la ex presidenta Cristina Kirchner fue procesada como jefa de una asociación ilícita junto al ex ministro de Planificación Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas José López y el propio Lázaro Báez, entre otros.

En julio, Vialidad Nacional informó a la Justicia que el presunto testaferro de la familia Kirchner, Lázaro Báez, obtuvo contratos de obra pública por al menos $ 21.600 millones durante la última década. El monto equivaldría a unos US$ 2300 millones al tipo de cambio vigente al momento de cada transferencia, de los que el empresario se habría quedado con US$ 1000 millones que no se tradujeron en obras concretas, según reconstruyó LA NACION.

El informe de Vialidad fue enviado a la fiscalía de Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, quienes impulsan la investigación sobre si parte de esos fondos que recibió Báez por la obra pública terminaron en los bolsillos de los Kirchner a través de la operatoria hotelera y los alquileres de sus inmuebles.

Según el Gobierno, el grupo empresario de Lázaro Báez no estaba en condiciones patrimoniales de hacer frente a las obras que le fueron adjudicadas durante el kirchnerismo y por eso en buena parte las dejó inconclusas. Y aseguró que el ministerio de Planificación de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, Julio De Vido, "no pudo haber sido ajeno" a esta "arbitrariedad e ilegalidad" de los procedimientos. Por esas obras, el grupo Austral Construcciones cobró entre 2007 y 2015 2196 millones de dólares.

DYN y Télam