Procesan a dirigentes ligados a Hugo Moyano por bloquear a una empresa de transportes como amenaza

·4  min de lectura
Hugo Moyano (H), Omar "Manguera" Pérez, Hugo Moyano, Pablo Moyano en una comida
Hugo Moyano (H), Omar "Manguera" Pérez, Hugo Moyano, Pablo Moyano en una comida

Cinco gremialistas y dirigentes de la cúpula del sindicato de Camioneros, incluida la mano derecha de Hugo Moyano, fueron procesados por un juez acusados de coacción, al bloquear las actividades de una empresa dedicada al transporte , a la que le reclamaban una supuesta deuda con el gremio.

La decisión es del juez de instrucción porteño Fernando Caunedo, que en 106 carillas procesó a Omar “Manguera” Pérez, Omar Dutrá, Diego Emanuel Coria, Jorge Fabián Aguirre y Matías Ezequiel Paz. Los bienes de los acusados fueron embargados hasta la suma de 300.000 pesos cada uno.

Omar “Manguera” Pérez es una suerte de “mano derecha” de los Moyano. Es secretario de Políticas de Transporte del sindicato y el representante en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). Dutrá es el referente de la rama de Logística de Camioneros y uno de los impulsores de las protestas en los centros de distribución de Mercado Libre.

Los sindicalistas están acusados de haber haber bloqueado las actividades de la empresa Andar Transportadora, en Villa Soldati. El establecimiento fue bloqueado el año pasado, en reclamo de una supuesta deuda con el sindicato.

El juez Caunedo destacó que con la actividad de los gremialistas fue afectada “la libertad de acción y de trabajo del querellante [el dueño de la empresa] y de sus empleados, así como de los choferes que acudieron allí y no pudieron concretar la entrega o el retiro de mercadería”.

Por eso es que entendió que esta actividad encuadra en el delito de “coacción” en la medida en que “impidió, contra la voluntad de los afectados, la concreción de una actividad lícita”.

La abogada de Andar Transportadora es Florencia Arietto, exasesora del ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich durante la gestión de Cambiemos.

El fiscal Ignacio Mahiques había pedido en septiembre pasado la indagatoria de los acusados por el delito de extorsión, ya que entendió que los gremialistas reclamaban “una deuda inexistente”.

Sin embargo, el juez Caunedo entendió que es verosímil que pueda existir una deuda entre el gremio y la empresa, por eso encuadró la conducta como una amenaza coactiva. Dijo que los empleados le reclamaban el depósito del 3% del sueldo por la cuota sindical y la obra social. “ Aun admitiendo que efectivamente existiera alguna deuda de la empresa, de ninguna manera estaban habilitados para obrar como lo hicieron, acudiendo a las vías de hecho para forzar el pago bajo la amenaza de paralizar el transporte” , escribió el juez.

Tras analizar decenas de testimonios, transcripciones de video, entrecruzamiento de localización de los teléfonos de los acusados y sus descargos, el juez concluyó que efectivamente el bloqueo del depósito existió. “Pues bien la prueba reunida, extensamente relevada por el fiscal en su dictamen postulando las indagatorias, controvierte seriamente los descargos, y acredita, cuanto menos con el alcance de razonable probabilidad exigido en este estadio preliminar del proceso, que efectivamente existió una afectación al movimiento ordinario del depósito, en una clara actitud de presión, para lograr el pago de la deuda reclamada”, escribió Caunedo.

Y agregó, tras analizar las imágenes de las cámaras de seguridad: “El despliegue de los imputados en la vereda del depósito, y los movimientos y actividades que realizan, a lo largo de las horas, se compadece más con el bloqueo e interrupción de la actividad del depósito, como relataron los testigos -con excepción de los policías-, que con el ‘relevamiento’ que dijeron haber cumplido esa jornada”..

El juez describió las actividades de cada uno de los procesados en el delito, pues unos bloquearon el depósito y otros reclamaron la supuesta deuda, pero dijo que todos actuaron “con idéntico propósito”.

Tras diferencias entre la empresa y el gremio y presiones de los camioneros para cobrar supuestos fondos en favor del sindicato, unos diez gremialistas bloquearon de 9.30 a 13.30 el depósito de la firma en Villa Soldati y no dejaron entrar ni salir a camiones y camioneros.

El fiscal Mahiques tomó testimonios del bloqueo, vio las filmaciones e identificó a algunos de los activistas que participaron de la medida de fuerza. También pidió el entrecruzamiento de las llamadas entre un grupo de Camioneros y constató que habían estado en la zona del depósito de Andar en el mismo horario en que había sido bloqueado. Entonces solicitó el procesamiento por extorsión, porque consideró que la deuda no existió. Sin embargo, el juez entendió que la deuda era verosímil, por lo que calificó el hecho como una coacción para cobrarla.

El juez dispuso además declarar la falta de mérito de Mario Ernesto Villalba, otro gremialista que las antenas de los celulares ubicaron en el lugar del bloqueo. Sin embargo, Vilalba alegó que estaba en la zona haciendo una compra en Frávega de un teléfono celular, lo que acreditó con la factura. El juez no lo procesó, pero dijo que había que seguir investigándolo, pues hay que analizar los videos y está el antecedente de que el sindicalista es uno de los acusados que espera juicio oral en otra causa por presionar a otra empresa de transportes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.