Los problemas raciales son "ajenos" a Brasil, dijo Bolsonaro tras el asesinato de un hombre negro

LA NACION
·3  min de lectura

BRASILIA. - Tras la muerte de João Alberto Silveira Freitas, de 40 años, un hombre negro golpeado y asfixiado fatalmente anteanoche en un supermercado Carrefour en Porto Alegre, por dos guardias de seguridad blancos, el presidente Jair Bolsonaro hizo una serie de siete publicaciones en Twitter en las que sostuvo que el país tiene temas más complejos que los problemas raciales. Hoy, aprovechó la reunión virtual cumbre del G-20 para denunciar que hay un movimiento político para "destruir" la diversidad y dividir a los brasileños.

"Antes de entrar en el tema principal de esta sesión, quiero hacer una rápida defensa del carácter nacional brasileño ante los intentos de importar tensiones ajenas a nuestra historia a nuestro territorio. Brasil tiene una cultura diversa, única entre las naciones. Somos un pueblo mestizo. Blancos, negros e indios construyeron el cuerpo y el espíritu de un pueblo rico y maravilloso. En una sola familia brasileña, podemos contemplar una mayor diversidad que países enteros", dijo Bolsonaro.

Según relatos de la prensa local, la noche del jueves Freitas habría amenazado a una trabajadora del supermercado. La empleada llamó entonces a los agentes de seguridad quienes golpearon a Freitas a la salida del centro comercial. Los servicios de emergencia intentaron reanimar al hombre, pero murió en el lugar.

Racionalidad importada: el plan de Gobierno viene por el lado menos pensado

Los dos agresores fueron detenidos. Uno de ellos es policía militar en régimen temporal, y trabaja en ese supermercado en su tiempo libre.

En su discurso de hoy ante el G-20, Bolsonaro sostuvo que hay quienes quieren "destruir" la diversidad del país y "poner en su lugar el conflicto, el resentimiento, el odio y la división entre razas, siempre enmascarados como lucha por la igualdad o justicia social. Todo en busca de poder".

Coronavirus en la Argentina: Gildo Insfrán acata la orden de la Corte y activa un operativo para repatriar a más de 8000 varados

Bolsonaro también dijo frente a sus pares del G-20 que, "como hombre y como presidente", ve a todos los brasileños en los colores "verde y amarillo" y que "no hay un color de piel mejor que otro". Según el mandatario, sólo hay "hombres buenos y hombres malos".

En ninguno de los mensajes, Bolsonaro mencionó el crimen en Porto Alegre. El vicepresidente Hamilton Mourão llegó a decir que no hubo racismo en el caso, ya que, en su opinión, no hay racismo en Brasil.

Un video grabado con un celular por un testigo y divulgado por los medios de comunicación y las redes sociales capta el momento en que Freitas es agredido con múltiples puñetazos por uno de los agentes mientras el otro lo mantenía inmovilizado hasta reducirlo.

O GLOBO/GDA