Problemas de email, agresión y lucha contra la inhabilitación de abogados desde Miami hasta Palm Beach

Entre los abogados del sur de la Florida que figuran en la lista mensual del Colegio de Abogados de la Florida de abogados sancionados por la Corte Suprema estatal, uno pidió la inhabilitación, dos pidieron una nueva audiencia sobre su inhabilitación y uno fue inhabilitado porque no se ha sabido nada de él.

En orden alfabético:

Timmy Cox, Plantation

Timmy Cox (admitido en el Colegio de Abogados en 2014) cuestionó la imparcialidad de un juez. Cox interrumpió a ese mismo juez para llamarle “grosero con mi cliente”. Cox presentó una petición en una adopción tan mal hecha que hizo que lo llamaran por incompetente, y no le dijo a una madre que estaba firmando papeles para renunciar irrevocablemente a sus derechos parentales.

A lo anterior, Cox presentó una declaración de culpabilidad por sentencia consentida y comenzó a cumplir una suspensión de un año que podía haber terminado el 24 de diciembre de 2022.

Timmy Cox, Sr.
Timmy Cox, Sr.

Pero cuando una persona más presentó una queja contra Cox en diciembre pasado, no respondió en absoluto.

“Esta es ahora la tercera vez que el Colegio de Abogados ha tenido que solicitar a este Tribunal por desacato y una orden para mostrar causa con respecto a este demandado”, dijo la última petición de desacato del Colegio. “La naturaleza acumulativa de la conducta despectiva [de Cox] hace evidente que el demandado no valora su privilegio de ejercer la abogacía. En tales casos, la inhabilitación está justificada”.

El tribunal estuvo de acuerdo. Cox fue inhabilitado.

Brian Glick, Boca Ratón

Brian Glick (admitido en 1981) fue inhabilitado definitivamente el 29 de noviembre, pero solicitó una nueva audiencia el 15 de diciembre.

Glick había estado ejerciendo como abogado desde que fue suspendido en 2019. El Colegio de Abogados dijo que se apropió indebidamente de $2,110 de su cuenta fiduciaria que debería haber pagado sobre los gravámenes médicos de un cliente, pero no lo hizo hasta que el cliente presentó una queja ante el Colegio de Abogados. El Colegio de Abogados dijo que los registros bancarios mostraron que Glick usó el dinero para otros fines, luego lo repuso y le pagó al cliente (eso está absolutamente prohibido, los fondos del cliente en la cuenta fiduciaria deben ir directamente al cliente).

Una vez que surgió otro caso de disciplina del Colegio de Abogados después que el Colegio dijo que recibió la notificación de un rebote de cheque de la cuenta fiduciaria, Glick solicitó la revocación disciplinaria con permiso para solicitar la readmisión después de cinco años. En virtud de la revocación disciplinaria, los casos de disciplina del Colegio desaparecen y el abogado se va, esencialmente inhabilitado. Los casos civiles y penales relacionados permanecen.

Según la última petición de desacato del Colegio de Abogados, cuando la revocación disciplinaria de Glick entró en vigencia, el saldo de su cuenta fiduciaria de Bank United era de $25,126.11. La suspensión de emergencia de Glick en julio de 2019 le impedía hacer cualquier cosa con el dinero en esa cuenta fiduciaria “sin la aprobación de la Corte Suprema de la Florida o un árbitro designado por la Corte Suprema de la Florida o por orden del tribunal de circuito en el que se ha designado un abogado de inventario”.

El Colegio de Abogados contó ocho veces que Glick intentó girar cheques con cargo a la cuenta y solicitó que, por este desacato, se le inhabilitara. Esta petición fue enviada por correo electrónico a la dirección de correo electrónico de AOL de Glick, a una dirección de correo electrónico de floridainjuryattorneys.com y al domicilio registrado en el Colegio de Abogados, 54 SW Second Ave. en Boca Ratón.

Cuando Glick no respondió, la Corte Suprema del estado lo inhabilitó el 29 de noviembre.

Glick argumentó que no había tenido noticias del Colegio de Abogados desde el 26 de enero de 2022, y supo de la petición del Colegio solo cuando la Corte Suprema del estado le envió por correo electrónico su decisión. Su moción de nueva audiencia pregunta por qué el Colegio de Abogados enviaría un correo electrónico a antiguas direcciones de correo electrónico de trabajo y enviaría por correo postal la petición a una oficina de abogados que ha estado cerrada desde 2019. ¿Por qué no enviarlo por correo a –o notificalo en– la dirección de su casa que dice que han tenido desde 2001?

Glick dijo que está presentando la moción solo para demostrar que “Glick no acepta ser tratado de esta manera”; “para llevar la conducta del Colegio de Abogados ante y a la atención del tribunal”; y “lo que es más importante”, para establecer que nunca ignoraría ninguna orden de un tribunal.

El tribunal aún no se ha pronunciado sobre la moción de Glick.

Donald Jacobson, West Palm Beach

La novia de Donald Jacobson dijo a policías en Pompano Beach que él la golpeó y trató de evitar que tomara la medicina que necesitaba para sobrevivir a su cáncer. Le dijo a los agentes de la Policía de Broward que, aunque ella probablemente estaría muerta por su cáncer, que estaba en etapa 4, para cuando Jacobson fuera a juicio, ella quería que él fuera procesado para que pudiera recibir ayuda.

El 2 de noviembre, un tribunal del Condado Broward sentenció a Jacobson a siete años de libertad condicional por agresión agravada con un arma mortal, junto con un plan de 29 semanas de intervención conductual. No puede vivir en una casa con armas de fuego ni poseer armas de fuego.

Donald Jacobson
Donald Jacobson

La dirección oficial de Jacobson en el Departamento de Correccionales de la Florida dice que Jacobson vive ahora en Boynton Beach. En cuanto a la carrera legal de este hombre de 59 años, la destruyó al pedir y recibir una revocación disciplinaria.

Scot Strems, Coral Gables

Scot Strems (admitido en 2007) fue inhabilitado el 22 de diciembre por mala gestión grave de su bufete de abogados y un acuerdo de conciliación de un caso (sin el conocimiento del cliente) para que los honorarios de su empresa excedieran el acuerdo de contingencia. Strems quiere volver a trabajar como abogado antes del verano.

Strems presentó una moción pidiendo a la Corte Suprema estatal que reconsidere su inhabilitación. En su lugar, sugiere su moción, suspéndanlo por tres años y háganlo retroactivo al inicio de su suspensión de emergencia, el 9 de junio de 2020.

El Colegio de Abogados presentó una respuesta el jueves que dijo que la moción de Strems no refuta la evidencia o el razonamiento que allanó el camino de la Corte Suprema de la Florida para inhabilitarlo.

“Las pruebas testimoniales y documentales han establecido que Scot Strems, el único socio nombrado de Strems Law Firm (SLF), causó una variedad de problemas al poder judicial, los abogados y los miembros del público en todo el estado de la Florida”, señaló el informe del árbitro que cubrió el juicio de las acusaciones de mala gestión.

“Bajo la autoridad, orientación y control del Sr. Strems, SLF creció significativamente desde 2016 hasta 2018”, continuó el árbitro. “Los abogados de SLF tenían aproximadamente 700 casos en sus expedientes individuales, lo que era imposible de gestionar adecuadamente. El resultado fue el mal manejo de numerosos casos, lo que resultó en una plétora de sanciones judiciales que van desde $5,000 hasta $15,000 por semana, desestimación de casos, clientes desatendidos y un poder judicial frustrado”.

Erik Wesoloski, Miami

Según la declaración de culpabilidad de Erik Wesoloski, en noviembre de 2012, la compañía de Wesoloski, Title Capital Management (TCM), acordó hacer la debida diligencia para la compra de propiedades embargadas de la Florida por parte de Progress Residential. Después de que Progress comprara una propiedad, la comisión de TCM sería del 4% del precio de compra de Progress.

Esta relación comercial no tuvo precisamente la vida útil de una lata de granos de elote. Progress terminó su relación laboral con TCM en mayo de 2013, “acusando a TCM de inflar artificialmente el precio máximo de oferta de las propiedades, lo que resultaría en mayores comisiones para TCM”.

No hace falta ser un abogado veterano para reconocer que esas son posibles palabras de pelea legal. Y, de hecho, Progress demandó a TCM en septiembre de 2013. Ese noviembre, como parte del proceso de la demanda, Progress pidió todos los materiales de diligencia debida que TCM completó, y TCM satisfizo esa solicitud.

Erik Wesoloski
Erik Wesoloski

La solicitud de documentos de Progress en julio de 2015 incluía correos electrónicos internos de TCM, que el tribunal ordenó a TCM que presentara. Si no se encontraba ninguno, el tribunal quería una declaración jurada que describiera la búsqueda de esos correos electrónicos.

La declaración jurada de Wesoloski afirmaba que, aparte de su computadora y la de Javier Pérez, “las computadoras de todo el personal de TCM fueron limpiadas y desechadas o regaladas en septiembre de 2013”, antes de que Progress presentara su demanda.

Progress presentó una moción contra TCM y Wesoloski por destrucción de evidencia. El tribunal falló a favor de Progress el 29 de diciembre de 2016.

El tribunal dijo que “está claro que la información electrónica existió en algún momento”, por lo que Wesoloski debería haber conservado los correos electrónicos, ya que el litigio era una posibilidad obvia. Además, lo que Progress buscaba “habría sido crítico para probar o refutar su teoría” y “debido a la naturaleza numérica de los documentos y datos buscados por Progress Residential, no existían otros medios para obtener esta información”.

Wesoloski dijo que su afirmación de que los correos electrónicos habían sido “borrados” repetía lo que le dijo un ex empleado de tecnología de la información de TCM. Resultó que no se había “borrado” nada.

“Más bien, el empleado de TI había cambiado la posición de las computadoras para su uso por otros usuarios, de modo que no se podía acceder fácilmente a los correos electrónicos, aunque todavía estaban allí”, dijo la declaración de culpabilidad de Wesoloski. “El empleado de TI también le dijo [a Wesoloski] que las computadoras fueron desechadas cuando, de hecho, algunas fueron llevadas a su casa, otras colocadas en un armario de almacenamiento en la antigua oficina [de Wesoloski] o simplemente fueron dejadas atrás en la antigua oficina [de Wesoloski]”.

“Una vez que eso se supo, TCM pudo recuperar los correos electrónicos y presentárselos a Progress Residential”.

Wesoloski admitió que su declaración jurada mal redactada hizo que todos perdieran tiempo y dinero.

Su suspensión de 90 días comienza el sábado.