El problema de Disney+ que no tienen Amazon, HBO ni Netflix

·8  min de lectura

Disney+ llegó a nuestras vidas en marzo de 2020 con un catálogo repleto de clásicos y la promesa de grandes series salidas del universo Marvel y Star Wars. Poco a poco la plataforma fue cumpliendo, e incluso incorporó el canal Star donde puede expandir su oferta con series y películas más adultas y ajenas al tono habitual de la casa del ratón Mickey. Sin embargo, cuando pensamos en series de Disney ¿no resulta inevitable asociar a la plataforma automáticamente con The Mandalorian, Bruja Escarlata y Visión (WandaVision), el resto de series de Marvel? A priori parece normal, después de todo fueron fenómenos internacionales merecidamente aclamados por la crítica y el público. Pero, ¿por qué no pasa el mismo encasillamiento con Netflix a raíz de La casa de papel o El juego del calamar, o con HBO por Juego de Tronos?

En otras palabras, cuando buscamos una serie a la que hincarle el diente: ¿existe la costumbre universal de entrar a Disney+ para hacer ‘zapping de series’ como hacemos con Netflix, Amazon o HBO?

Elizabeth Olsen como Wanda Maximoff en WandaVision de Marvel Studios, exclusivamente en Disney+. Photo courtesy of Marvel Studios. ©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.
Elizabeth Olsen como Wanda Maximoff en WandaVision de Marvel Studios, exclusivamente en Disney+. Photo courtesy of Marvel Studios. ©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

Según las cifras publicadas en octubre de este año, Disney+ acumula 118.1 millones de suscriptores alrededor del mundo. Es la tercera plataforma en la competencia del streaming, por detrás de Netflix y sus 213.5 millones de usuarios, y Amazon Prime con 175 millones (aunque en el caso de Amazon se desconoce cuántos de esos suscriptores utilizan el servicio de vídeo). (Datos: Screen Rant) No obstante, a pesar de la gran cantidad de clientes que suscriben a Disney+, las series que no conviven bajo el paraguas de Marvel o Star Wars no terminan de conseguir la misma repercusión o notoriedad variada que aquellas de Netflix.

The Mandalorian, WandaVision, Loki, Falcon y el Soldado de invierno, Ojos de Halcón (y seguramente El libro de Boba Fett desde el 29 de diciembre de 2021) dominan la conversación global a la hora de hablar de las series de Disney+. Muy a diferencia de Netflix que lo ha conseguido a menudo en los últimos años con todo tipo de géneros, desde Tiger King a Gambito de dama, pasando por La casa de papel, The Witcher, Lupin, The Crown, Sex Education, ¿Dónde está Marta?, Los Bridgerton y, por supuesto, El juego del calamar que fue vista más de un mil millón de horas en sus primeros 28 días en el servicio (1.650.450.000 para ser exactos). Es como si las historias de Marvel y Star Wars se hubieran convertido en la bandera de la plataforma dentro del mercado de las series, cosechando éxito por todo el mundo, pero con tanto brillo, promoción, expectación y atención que opacan al resto de series dentro del servicio.

WandaVision y The Mandalorian fueron de las más esperadas de los últimos años al tratarse de una etapa expansiva para dos sagas de gran éxito internacional. Ambas fueron apuestas de calidad que sorprendieron, convencieron y crearon escuela para sus sucesoras. No obstante, semejante éxito bajo dos marcas tan potentes, junto a la promoción a gran escala que hizo el estudio, ha conseguido que se convierta en sinónimo y referente de Disney+.

Imagen de la segunda temporada de The Mandalorian, exclusivamente en Disney+. © 2020 Lucasfilm Ltd. & ™. All Rights Reserved.
Imagen de la segunda temporada de The Mandalorian, exclusivamente en Disney+. © 2020 Lucasfilm Ltd. & ™. All Rights Reserved.

Esto habría construido una división evidente entre las series del servicio, con una gran diferencia entre la atención que se llevan las historias galácticas y de superhéroes, contra el resto. Y es una pena porque Disney+ tiene unas cuantas series que merecen más atención, conversación y aplausos. Como es el caso de Con amor, Víctor, ese spin-offf de la película Con amor, Simón, sobre el autodescubrimiento sexual en el instituto a través de personajes homosexuales. O Solo asesinatos en el edificio, un whodunnit cómico con dos genios como Steve Martin y Martin Short, que para nosotros fue una de las series revelación del año pero no llegó a generar la conversación viral que merecía.

Así como Lo que hacemos en las sombras, un falso documental sobre cuatro vampiros que llevan siglos viviendo juntos basado en la película codirigida por Taika Waititi. La serie es una explosión de química gracias a unos guiones que suben el listón continuamente y un reparto que encaja a la perfección, provocando risas constantes a lo largo de sus tres temporadas. Mientras Reservation Dogs tampoco está dando qué hablar todo lo que merece. Creada por Taika Waititi (Thor: Ragnarok, JoJo Rabbit), esta comedia retrata la vida de cuatro adolescentes indígenas en la Oklahoma rural que roban y cometen todo tipo de crímenes con tal de llegar a California.

Solo asesinatos en el edificio (Craig Blankenhorn; 2020 Hulu)
Solo asesinatos en el edificio (Craig Blankenhorn; 2020 Hulu)

La única serie que parece haber encontrado un punto intermedio sería Dopesick, una de las últimas maravillas de Disney+, que podría llevar al servicio directo a la próxima temporada de premios. Pero sigue muy lejos de la atención de las series de Marvel o Star Wars. La serie limitada sobre la epidemia de los opioides en EE.UU., la lucha contra la farmacéutica Purdue Pharma y el repaso cronológico del caso, es de las más interesantes de 2021 y si bien ha contado con promoción en las redes sociales de Disney+, tengo la sensación que no ha llegado tan lejos como debería. Al menos, cuando observamos las búsquedas en Google y los comentarios en Twitter a lo largo de los últimos dos meses, los resultados no contagian la idea de estar ante un fenómeno viral como el que debería haber provocado. Es más, si tuviera que compararla con una serie, diría que Dopesick sería lo que Chernobyl fue para HBO. Sin embargo, tengo la sensación de que la serie limitada sobre el desastre nuclear estuvo más presente en la conversación general.

Por ejemplo, debajo pueden observar la diferencia métrica entre las búsquedas de Google en España entre Dopesick (azul) y Hawkeye (rojo), la nueva serie de Marvel, en los últimos 30 días. Ambas han estado estrenando episodios semanales al mismo tiempo, la primera los jueves y la segunda los miércoles:

Diferencia en Google Trends de las búsquedas entre Dopesick (azul) y Hawkeye (rojo) en los últimos 30 días, ambas series de estreno simultáneo en Disney+
Diferencia en Google Trends de las búsquedas entre Dopesick (azul) y Hawkeye (rojo) en los últimos 30 días, ambas series de estreno simultáneo en Disney+

Es cierto que Disney+ destaca todos sus estrenos en las redes sociales de la plataforma y en la propia portada del servicio, pero tener dos pesos pesados como son las marcas de Marvel y Star Wars, e incluso incluiría reboots de clásicos como High School Musical, lleva a una fuerte división en cuanto a reconocimiento se refiere. Y en plena competencia por el liderazgo del streaming, que el público asocie a Disney+ con dichas marcas al pensar en el mercado de las series y no como una plataforma variada, como es el caso de Netflix, Amazon o HBO, podría ser contraproducente.

A priori es comprensible, dichas series son producciones multimillonarias de gran alcance internacional que parten de franquicias asentadas entre el público con un fuerte legado detrás, Sin embargo, ante la sombra enorme que apoyan sobre la plataforma y a casi dos años de su llegada, Disney+ todavía no ha tenido un gran fenómeno seriéfilo fuera de estos universos, como por ejemplo lo tuvo HBO este año con Mare of Easttown o Succession. O Netflix con todas las series que dieron que hablar en 2021, que son unas cuantas.

Esto no pasa con Netflix, Amazon Prime o HBO porque nos han acostumbrado a la variedad de su servicio, con estrenos diferentes de manera constante y éxitos a lo largo de los años que han encumbrado esa misma oferta variada. Es decir, a estas alturas sabemos que en Netflix hoy puede triunfar una serie surcoreana, mañana un true crime y pasado una serie de acción, sin necesidad de exprimir una marca en particular. Lo mismo pasa con las otras dos. Este mismo año Amazon tuvo series que dieron que hablar en la temporada de premios como El ferrocarril subterráneo y Them, mientras se abrieron a la competencia por el liderazgo de las miniseries con Nueve perfectos desconocidos con Nicole Kidman y sembrado el camino al universo épico que traerán con la serie de El señor de los anillos, adaptando La rueda del tiempo. Mientras que en el caso de HBO es una constante. Así como arrasa con una serie limitada de calidad como Mare of Easttown, nos dejan boquiabiertos con la serie documental de Dolores Vázquez o arrasan emociones con Succession.

No hablo de cifras de audiencia, sino del reconocimiento entre el público de lo que cada plataforma aporta y qué lugar ocupan en nuestra rutina seriéfila cuando pensamos en buscar una serie nueva. Es decir, los amantes de las series tenemos incorporada la costumbre de entrar a Netflix, HBO o Amazon cuando queremos encontrar una serie nueva, porque esas mismas plataformas nos han acostumbrado a ello a través de éxitos variados a lo largo de los años, pero ¿entramos a Disney+ con la misma naturalidad pensando en hacer zapping de series?

Michael Keaton en Dopesick (Gene Page; 2021 Hulu)
Michael Keaton en Dopesick (Gene Page; 2021 Hulu)

Lo cierto es que Disney+ sí tiene series que deberían haber alcanzado cotas más altas en la conversación viral, pero da la sensación que quedaron supeditadas a la sombra de los superhéroes y los sables láser. A la larga para Disney+ probablemente no sea un problema económico, después de todo Marvel, Star Wars y el catálogo clásico e infantil son marcas de éxito asegurado que atraen usuarios a mansalva, pero a la hora de competir en el universo streaming por la fidelidad del seriéfilo se antoja necesario que puedan mantener esa fidelidad y consumo de forma constante y no únicamente cuando tienen series de ambos universos. El éxito de unas ha creado una sombra demasiado grande sobre el resto de series de Disney+, y viendo la buena oferta que alberga en el servicio, es una pena.

Más historias que pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.