Inmigración en EE.UU.: cómo el "gran problema" de Biden en la frontera alienta a los republicanos y preocupa a los demócratas

Anthony Zurcher - Corresponsal de la BBC en Washington DC
·8  min de lectura
President Joe Biden
La mayoría de los últimos presidentes se han enfrentado a algún tipo de reto relacionado con la inmigración durante su mandato.

Cuando Joe Biden asumió el cargo presidencial en enero, se enfrentó a dos crisis masivas e interrelacionadas: la pandemia de coronavirus y sus consiguientes consecuencias económicas.

Eran retos tan obvios como anticipados. Ahora, sin embargo, el presidente se enfrenta a su primera crisis política desde una dirección diferente: la inmigración, ya que la frontera entre Estados Unidos y México experimenta un nuevo aumento de entradas de personas indocumentadas.

La naturaleza de la crisis no es nueva, ya que la mayoría de los últimos presidentes se han enfrentado a algún tipo de reto relacionado con la inmigración durante su mandato.

Para Biden, sin embargo, llega en un momento en el que preferiría centrarse en otros asuntos.

Sin embargo, a la política no le importa lo que prefieran los políticos.

La situación de la inmigración tiene el potencial de hacer descarrilar los otros planes de Biden, ya que se ve presionado por las críticas de los adversarios republicanos y de algunos dentro de su propio partido.

Un "gran problema"

En declaraciones a los periodistas en la sala de prensa de la Casa Blanca el lunes, la secretaria de prensa Jen Psaki reconoció que la actual situación en la frontera entre EE.UU. y México se ha convertido en un "gran problema".

El número total de inmigrantes indocumentados que han sido detectados en la frontera de EE.UU. es mayor que en el mismo periodo de cualquiera de los tres años anteriores.

migrantes
El número total de inmigrantes indocumentados que han sido detectados en la frontera de EE.UU. es mayor que en los tres años anteriores.

Y crece a un ritmo aún más rápido según se acerca al periodo en que tradicionalmente se produce el mayor número de entradas, a finales de la primavera.

En particular, las cifras de menores no acompañados en la frontera han aumentado considerablemente en los últimos meses.

Unos 15.000 jóvenes migrantes no acompañados fueron detenidos en la frontera en enero y febrero. El año pasado fueron 37.000 en todo el año.

En 2019, antes de que la pandemia de coronavirus frenara el movimiento migratorio, la cifra fue de 75.000. A este ritmo, esa marca se superará fácilmente.

Hasta el domingo, el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos alojaba a 4.200 niños en centros de detención a lo largo de la frontera y admitía una media de 565 niños al día, la mayoría de entre siete y 13 años.

Parte de esta situación es el resultado de las decisiones tomadas por Joe Biden al principio de su presidencia.

Dio marcha atrás a una política de la administración Trump de rechazar a los niños no acompañados en la frontera y en su lugar optó por procesarlos y colocarlos con familias de acogida en Estados Unidos.

Niña migrante
Miles de menores han llegado a la frontera de M'exico con EE.UU.

Críticas y complicaciones

Al igual que muchos políticos del Partido Demócrata, Biden fue crítico con la decisión de Donald Trump, ya revocada en 2018, de separar a los hijos de los padres inmigrantes indocumentados, y también con las draconianas formas de aplicar las políticas de la ley de inmigración del expresidente.

"Asegurar nuestras fronteras no requiere que ignoremos la humanidad de quienes intentan cruzarlas", escribió Biden en una orden ejecutiva que revocaba la política de menores no acompañados y establece una revisión general de los procedimientos federales de inmigración.

Pero estas medidas conllevan complicaciones.

Migrantes que viajan desde Centroamérica han contado a la BBC que lo hacen porque creen que la administración de Biden les dará una amnistía.

A Salvadorian girl sits near a Biden-Harris campaign poster inside a camp for asylum seekers on February 07, 2021 in Matamoros, Mexico
Unos 15.000 menores migrantes no acompañados fueron detenidos en la frontera en enero y febrero. El año pasado fueron 37.000 en todo el año.

Los intentos del presidente por desalentar el viaje no han tenido, hasta ahora, ningún efecto apreciable.

En su rueda de prensa, Psaki también apuntó directamente a Trump.

"La última administración nos dejó un sistema desmantelado e inviable, y como cualquier otro problema, vamos a hacer todo lo posible para resolverlo".

"Así que nuestro enfoque aquí está en las soluciones...El presidente está muy centrado en agilizar lo que está pasando en la frontera en cada paso del proceso".

Culpar al anterior de un problema actual es una vieja maniobra política, que suele tener una vida útil limitada.

Si la situación en la frontera no mejora, el "gran problema" recaerá directamente sobre Biden.

Los republicanos perciben un hueco

Los adversarios políticos del presidente en la derecha parecen estar disfrutando de la oportunidad de utilizar la situación en la frontera en su beneficio.

Mientras que Biden y los altos funcionarios de la administración han recorrido Estados Unidos para promocionar los beneficios del paquete de ayuda de US$1,9 billones aprobado recientemente, los cargos republicanos han viajado a la frontera con México y han culpado a Biden por lo que consideran un sistema sobrecargado y perjudicado por las medidas presidenciales que, consideran, están fomentando más entradas ilegales.

trump
"Cuando era presidente, nuestra frontera sur estaba en gran estado: más fuerte, más segura y más protegida que nunca", dijo Trump en un comunicado.

"Lo triste es que esto no tenía que suceder", sostuvo el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, en un acto con la prensa en Texas.

"Esta crisis ha sido creada por las políticas presidenciales de esta nueva administración".

Después de que los demócratas atacaran a Trump por los "niños en jaulas" -resultado de su política de separación de familias-, los republicanos les devuelven el favor, acusando a Biden de aplicar políticas que ponen a los menores no acompañados en situaciones igualmente duras.

La inmigración y la seguridad fronteriza fueron el eje de la exitosa candidatura presidencial de Donald Trump en 2016, y algunos republicanos pueden ver aquí una vía para volver al poder en futuros comicios, incluidas las elecciones legislativas de mitad de mandato de 2022.

El propio expresidente se ha sumado al coro, aunque ha ocultado el hecho de que las recientes tendencias migratorias comenzaron cuando él aún era presidente.

"Cuando era presidente, nuestra frontera sur estaba en gran estado: más fuerte, más segura y más protegida que nunca", aseveró en un comunicado emitido la semana pasada.

"Nuestro país está siendo destruido en la frontera sur, algo terrible de ver".

Para los conservadores, la inmigración es el tema "estrella" por excelencia, que cohesiona su base y exacerba las divisiones dentro del Partido Demócrata.

Los activistas se impacientan

Esas divisiones del Partido Demócrata se han puesto de manifiesto en los últimos días, ya que entre los partidarios más liberales de Biden ha crecido la inquietud por el hecho de que las políticas de la era Trump no hayan sido aún revocadas por la nueva administración.

Por ahora, la frontera de Estados Unidos con México sigue cerrada en gran medida.

Y aunque a los niños no acompañados se les ha permitido entrar en Estados Unidos, el resto han sido rechazados en su mayoría; y sus solicitudes de asilo, aplazadas.

A pesar de se ha levantado la prohibición de entrada de aquellos que llegan desde ciertos países de mayoría musulmana, impuesta por Trump, el proceso de aprobación de visados para trabajadores extranjeros sigue suspendido debido a las restricciones del coronavirus, y los visados temporales para estudiantes se enfrentan también a importantes retrasos.

La paciencia de algunos miembros de la izquierda se está agotando.

"Cuanto más tardemos en restablecer la normalidad y en abordar los problemas de los inmigrantes en la frontera -ya sean adultos o niños-, más se agravará el problema", declaró esta semana a Politico la congresista Ilhan Omar, de Minnesota, quien fue refugiada.

"Una vez que pensemos en las personas de la frontera como seres humanos...tendremos políticas que sean justas, humanas, y que les den dignidad".

biden protestas
Biden ha presentado una legislación integral sobre inmigración, pero las perspectivas de aprobación en el Congreso son escasas.

Mientras tanto, los demócratas moderados -como el congresista Henry Cuellar, que representa una zona fronteriza con el distrito mexicano- dijeron que el equipo de Biden tiene que hacer más para disuadir a los migrantes de viajar a EE.UU. y ser presa de los traficantes de personas.

"Están tratando de ser diferentes a Trump, con lo que estoy de acuerdo", declaró a Newsweek.

"Tienen que ser diferentes; no separamos a los niños. Pero el enfoque 'humano' [de Biden], en realidad está alimentando una narrativa, retorcida por gente malvada para conseguir que las personas vengan".

Biden ha presentado una legislación integral sobre inmigración, pero las perspectivas de aprobación en el Congreso son escasas, al menos mientras perdure la norma del Senado que exige 60 de 100 votos para aprobar la mayoría de los proyectos de ley.

Su administración aún no cuenta con todo el personal necesario.

Los retrasos causados por la falta de cooperación en la transición por parte de la administración de Trump y el juicio político en el Senado en febrero impiden que sean confirmados rápidamente los principales cargos que tiene que nominar el presidente.

Y estos son los que luego tienen que seleccionar al personal de sus agencias y departamentos.

En el transcurso de cuatro años, los funcionarios de Trump alteraron drásticamente la forma en que el gobierno federal maneja la inmigración en el país.

Los liberales quieren que esos cambios se reviertan lo más rápido posible, así que Biden -con múltiples demandas de su tiempo y capital político- tendrá el reto de mantenerlos satisfechos.

Su capacidad para hacerlo, sin embargo, podría determinar el éxito que tenga para mantener unida la coalición de intereses dispares que hizo posible su victoria presidencial el año pasado.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.