El problema con las jeringuillas en España provoca que se desperdicien dosis de la vacuna

M. J. Arias
·4  min de lectura

Para administrar la vacuna de Pfizer del coronavirus los sanitarios que la ponen requieren de un tipo específico de jeringuilla. Es algo que se sabe desde hace meses y de lo que se avisó a las autoridades para que hiciesen acopio del material de cara a la recepción de las dosis. En España, donde aprovisionarse de dichas jeringuillas es competencia de las Comunidades Autónomas, hay varias que han reconocido a la Cadena Ser tener problemas de abastecimiento. Una piedra en el camino del plan de vacunación que no es exclusiva de España.

La vacuna de Pfizer requiere una jeringuilla específica para aprovechar al máximo las dosis del vial. (Foto: REUTERS/Eric Gaillard)
La vacuna de Pfizer requiere una jeringuilla específica para aprovechar al máximo las dosis del vial. (Foto: REUTERS/Eric Gaillard)

Aunque pueda parecer sencillo a priori, comprar las jeringuillas adecuadas para la vacuna del coronavirus no es tan simple. No vale cualquiera. La que se necesita es una específica, como la que se usa para administrar la insulina, graduada a 0,1 mililitros y con capacidad para un mililitro. Pero, más allá de la capacidad, lo que hace especiales a estas jeringuillas es que aprovechan toda la dosis gracias a la colocación de una pieza específica en el émbolo (parte que se introduce en el tubo para extraer su contenido) que hace que encaje bien. ¿Qué función tiene? La de aprovechar al máximo la dosis.

En noviembre, cuando comenzaron los preparativos para el plan de vacunación en España, desde 20 Minutos la directora de Becton Dickinson (BD) en España y Portugal, Lourdes López Jiménez, explicaba que “este mecanismo permite que la dosis entre completamente y que no quede residuo, como ocurre con otras jeringuillas. En la práctica esto supone que por cada siete vacunas podemos obtener una más que con otra jeringuilla. Por eso permite vacunar a más personas”. Por otro lado, la portavoz de esta empresa estadounidense con una fábrica en Fragua donde se fabrican este tipo de jeringas comentaba que, además, la aguja ya va integrada agilizando el proceso y facilitando la labor a los sanitarios.

La información publicada por la Cadena Ser señala que la falta de jeringuillas adecuadas está provocado que se desaprovechen miles de dosis. Un dato que podría estar relacionado con el aumento del número de dosis por vial. En un principio se dijo que cada vial (el recipiente que contiene la vacuna) incorporaba la cantidad suficiente para cinco dosis. Sin embargo, el pasado 8 de enero, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) autorizó un cambio en el prospecto de la vacuna de Pfizer que especificaba que, con el material adecuado, se podían llegar a extraer hasta seis dosis. Ese material adecuado serían las jeringuillas. Es decir, que para aprovechar un vial al máximo se necesitan seis y no cinco como se calculó inicialmente en base a los datos de entonces.

Ahí estaría, en parte, la explicación a por qué ese desperdicio de dosis. Algo que, por otro lado, no afecta a todas las comunidades. La citada emisora señala en su web que Madrid y Andalucía han reconocido tener ese problema; mientras que en Cataluña han puntualizado que llegan a aprovechar al máximo dos tercios de los viales recibidos y en Galicia, hasta el 90%. El resto de territorios –salvo Castilla y León del que no hay datos– dice no tener problemas en ese sentido.

Este problema con las jeringuillas que han reconocido algunas Comunidades Autónomas en España en realidad no es exclusivo del territorio nacional y es algo que se sabía que podía pasar. En un reportaje publicado en diciembre por Quartz, expertos en la materia apuntaban a que no había indicios para creer que podría producirse una escasez de este material debido al alto volumen de fabricación del mismo a nivel mundial, pero sí avisaban de que habían que hacer los pedidos con suficiente antelación para evitar el escenario de tener dosis, pero no poder administrarlas.

Lo alertaron los expertos, el Gobierno avisó a las Comunidades Autónomas y, aún así, ha acabado pasando. En Valencia, recoge la Cadena Cope, el sindicato médico CSIF acusaba la pasada semana de falta de planificación a la consejería de Sanidad y señalaba una “falta de refuerzos” y también “de jeringuillas especificas para las vacunas del coronavirus”.

A nivel global ,en otras partes del mundo también se han reportado problemas en este sentido. En Italia, por ejemplo, han tenido el mismo problema que denuncia CSIF en Valencia. Hace solo unas semanas, Il Messaggero achacaba el ritmo lento de vacunación en el país a la falta de profesionales y de las jeringuillas adecuadas para administrar la vacuna.

En Blu Radio en Colombia, donde se fabrican este tipo de jeringuillas, han dado aviso de la necesidad de pedirlas con mucho tiempo de antelación porque han empezado a recibir encargos de Argentina y Ecuador y la alta demanda podría provocar escasez igual que ha provocado una subida de los precios. En dicho país, la materia prima se ha encarecido un 30%.

EN VÍDEO | ¿Por qué muta el coronavirus?