"Privilegio, servir como una agente de paz de la ONU"

Manuel Espino

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 8 (EL UNIVERSAL).- La mayor enfermera María del Rosario Cardoso Reyes es una de las 12 mujeres del Ejército mexicano que han participado en Operaciones de Mantenimiento de Paz de la ONU, con una estancia de un año en la República de Mali en África.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la también licenciada en Administración Militar destaca las oportunidades que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha ido abriendo a las mujeres que se decidieron por la carrera de las armas.

De perfil humanista, Cardoso Reyes señala que, a diferencia de antes, ahora hay en las filas del Ejército una piloto de un avión de combate, ingenieras, intendentes y mujeres en las armas de artillería, incluso una general.

Con 25 años de servicio la mayor, originaria de Irapuato, Guanajuato, comparte su experiencia en las Operaciones de Mantenimiento de Paz, en las que México ha participado en nueve desde el año 2015.

Recuerda que la misión en Mali fue "algo dura y difícil" por los conflictos que atraviesa ese país de África; nunca había viajado tan lejos. Ser un agente de paz, expresa, permite un mayor acercamiento con la población, para ayudar a reestablecer la paz y seguridad en un país que tiene conflictos.

La mayor María del Rosario Cardoso Reyes asegura que le gustaría participar en otra misión de ese tipo porque, desde su creación, el Ejército mexicano siempre ha buscado la paz y seguridad.

"Cuando uno apoya a la gente para generarles confianza, para reestablecer la paz en un país con la presencia, con pláticas, con las cuestiones administrativas, con el trabajo desde nuestro ámbito de competencia, por supuesto que resulta muy satisfactorio seguir el impulso de generar paz y seguridad, es uno de los principales objetivos de la ONU.