¿Podría el “prisionero político” más antiguo de EE.UU. estar al borde de la libertad?

·5  min de lectura

El activista nativo americano Leonard Peltier ha pasado 44 años tras las rejas por el asesinato de dos agentes del FBI durante un tiroteo en 1975 en la Reserva Pine Ridge en Dakota del Sur. Desde hace décadas los activistas mantienen su inocencia, y afirman que su condena se basó en un “juicio injusto”.

Los líderes de derechos humanos que luchan por su libertad han incluido a todos desde el Papa Francisco y el Dalai Lama hasta la Madre Teresa, Nelson Mandela y Coretta Scott King. Músicos como Rage Against The Machine, Willie Nelson, Bonnie Raitt y Jackson Browne han llevado a cabo conciertos para destacar su lucha por la libertad. Pero en 2021 llegó una de las voces más poderosas de su campaña.

James Reynolds, el fiscal estadounidense que ayudó a encarcelar a Peltier en la década de 1970, escribió una asombrosa carta al presidente Joe Biden en julio. El contenido de la carta se hizo público en noviembre. En él, el abogado imploró al comandante en jefe de Estados Unidos que liberara al hombre que ahora cree que fue condenado por error y también que ayudara a reparar la conflictiva relación entre los nativos americanos y el gobierno de Estados Unidos.

“Escribo hoy desde una posición poco común para un exfiscal: le suplico que conmute la sentencia de un hombre a quien ayudé a poner tras las rejas”, escribió Reynolds.

Carol Gokee, directora nacional del Comité de Defensa Leonard Peltier, ha destacado a The Independent las fallas específicas del juicio de 1975. “Las acciones del FBI y del gobierno federal sin lugar a dudas condujeron a las circunstancias que llevaron a Leonard a la cárcel”, dice. “Las declaraciones juradas de extradición falsificadas, la segunda autopsia sin revisar los cuerpos para que pudieran apuntar a un arma en particular, la balística falsificada, los testigos intimidados que dieron falso testimonio y mucho más”.

Leonard Peltier (Zuma/Shutterstock)
Leonard Peltier (Zuma/Shutterstock)

Reynolds escribe en su carta que la única prueba legítima que tenía el tribunal era que Peltier estaba “presente con un arma en la Reserva ese día”, escribió. “Ha cumplido una condena de más de 46 años sobre la base de pruebas mínimas, un resultado que dudo mucho que será sostenido por cualquier tribunal hoy”.

Ahora que tiene 77 años y sufre de diabetes y un aneurisma de la aorta abdominal, que puede ser letal si se rompe, esta podría ser la última oportunidad para que Peltier sea liberado. Liberaría a “Leonard Peltier de esta pesadilla. Y restauraría la justicia en un sistema ya quebrado”, dijo Gokee, quien tiene sus orígenes en la tribu Ojibwe del norte de Wisconsin.

Leonard Peltier en su celda (Sipa/Shutterstock)
Leonard Peltier en su celda (Sipa/Shutterstock)

Cuando Peltier no está encerrado, Gokee habla con él todos los días durante su llamada telefónica asignada de 10 minutos desde dentro de las paredes del Complejo Correccional Federal Coleman en Florida, pero su salud se deteriora día a día, explica Gokee.

“Con la falta de un tratamiento y una prevención adecuados, estas cosas podrían derivar en algo mucho más grave, o la muerte”, dice, y afirma que a pesar de su terrible situación, él no ha perdido la esperanza. “Su determinación, fuerza de voluntad y humildad no se han debilitado”, dice ella, él es un “hombre humilde, bondadoso y adolorido”.

El apoyo más significativo para Peltier provino del representante de Arizona Raul Grijalva junto con otros 10 representantes demócratas en octubre: escribieron una carta al presidente Biden donde solicitaban la liberación de Peltier bajo las regulaciones de covid-19. Durante la pandemia, el Departamento de Justicia autorizó a la Oficina Federal de Prisiones a liberar de las prisiones federales a los reclusos ancianos y aquellos con problemas de salud subyacentes.

Los representantes también destacaron las fallas procesales en el caso Peltier. “Durante el enjuiciamiento del caso de Peltier surgieron muchos problemas de pruebas y de procedimiento, como un presunto testigo crítico de los tiroteos que luego se retractó de su testimonio y admitió que el FBI la había amenazado. Tras una resolución de la Ley de Libertad de Información en 1980, los abogados de Peltier también descubrieron que la fiscalía había retenido pruebas documentadas que podrían haber ayudado al caso de Peltier”, se dice en la carta.

El asesinato de George Floyd y el movimiento Black Lives Matter han revitalizado el debate sobre la opresión racial de ciertos grupos en Estados Unidos. Sin duda alguna, los nativos americanos han sido perseguidos durante mucho tiempo a lo largo de los años, desde la brutal matanza de millones de nativos americanos hace siglos hasta arrebatar a los niños de sus familias y obligarlos a abandonar su idioma, religión y cultura en favor de “civilizarlos” a la cultura euro-americana, que tuvo lugar en tiempos tan recientes como en el siglo XX. Este prejuicio se ha extendido a las fuerzas del orden, afirman activistas. “La penitenciaría de Estados Unidos es la reserva india más grande de Estados Unidos”, comentó con anterioridad Peltier.

Pero incluso los aliados percibidos en la causa de la justicia racial han descuidado el caso de Peltier; la campaña estaba convencida de que el expresidente Barack Obama otorgaría la clemencia, pero no lo hizo.

"De verdad creo que es el peso que tienen el FBI y el Departamento de Justicia lo que impide que los presidentes concedan la clemencia", dijo al HuffPost Justin Mazzola, subdirector de investigación de Amnistía Internacional de los EE.UU. Varias cuestiones incluyen el hecho de que fue condenado por matar a dos agentes del FBI, y los problemas con el juicio “se reducen al FBI y a los fiscales federales que participaron en su caso”, sugiere.

Sin embargo, la poderosa carta de Reynolds, en la que admite su error al ayudar a condenar a Peltier en 1977, trae renovada esperanza.

“Con el tiempo, y el beneficio de la retrospectiva, me he dado cuenta de que el juicio y el encarcelamiento continuo de Peltier fue y es injusto. No pudimos probar que Peltier cometió por su propia mano ningún delito en la reserva de Pine Ridge”.

The Independent se ha puesto en contacto con la Casa Blanca para solicitar comentarios. El FBI se negó a comentar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.