A prisión cuatro militares por violaciones a DDHH en Chile

Por EVA VERGARA

SANTIAGO DE CHILE (AP) — Tres generales y un coronel ingresaron el lunes a una cárcel para condenados por violaciones a los derechos humanos por el secuestro y desaparición en 1987 de cinco guerrilleros izquierdistas, los últimos desaparecidos de la dictadura de Augusto Pinochet.

El juez Mario Carroza recordó que los secuestrados fueron lanzados desde helicópteros del ejército al mar, en la costa central de Chile. El magistrado no difundió las identidades de los nuevos residentes de Punta Peuco, un penal ocupado sólo por criminales de lesa humanidad.

La Corte Suprema ratificó el 21 de marzo las condenas dictadas por Carroza contra los tres generales y el coronel que integran un grupo mayor de 33 militares, ahora jubilados, por su responsabilidad en el secuestro de los militantes del guerrillero Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Carroza precisó que los condenados empezaron a ser notificados la semana pasada que deben empezar a servir sus penas: de los 33, dos cumplirán penas de presidio de 15 años; 21 de 10 años; nueve de cinco años y uno lo hará bajo libertad vigilada porque su pena es de tres años.

En el grupo de condenados, que pertenecían a la Central Nacional de Informaciones -la policía represiva de Pinochet-, al Comando de Aviación y al Batallón de Inteligencia del Ejército, hay una mujer que será encarcelada en el penal femenino de Santiago, señaló Carroza.

El juez recordó que "alrededor de 22 a 23 personas" serán encarceladas por el secuestro y las desapariciones ya que los restantes se encuentran en Punta Peuco cumpliendo condenas por otros crímenes de lesa humanidad.

Precisó que cuando Punta Peuco complete su cupo, lo que está muy próximo, los restantes serán encerrados en una filial del penal levantada en una esquina de una cárcel común, lo que ha sido rechazado por los condenados y sus familias.

"Yo me preocupé de ver la seguridad de los internos. En ese sentido no hay ninguna dificultad, están segregados, efectivamente tienen todas las medidas que corresponden", declaró el juez.

Recordó que los cinco hombres fueron secuestrados con el propósito inicial de canjearlos por el comandante del ejército Carlos Carreño Barrera, secuestrado a su vez por el FPMR. El intercambio falló y finalmente Carreño Barrera fue liberado tres meses después en Sao Paulo, Brasil.

Según la investigación judicial, los cinco jóvenes, que fueron torturados en un cuartel de la policía represiva cercano al centro de Santiago, fueron colocados en sacos, subidos a helicópteros y lanzados al mar.

Se los considera los últimos desaparecidos de la dictadura de Pinochet (1973-1990) que tres años después tuvo que entregar el mando a los civiles tras perder un plebiscito sobre su continuidad en el poder.