Prisión preventiva para magnate tunecino de los medios acusado de corrupción

Agencia EFE

Túnez, 5 nov (EFE).- La Justicia tunecina ordenó hoy la entrada en prisión preventiva del magnate local de la comunicación Sami Fehri, al que se acusa de estar implicado en un caso de supuesta corrupción en el que también estarían involucradas otras 12 personas, entre ellas Belhassen Trabelsi, cuñado del dictador Zine El Abidine Ben Ali, derrocado en 2011.

El tribunal especializado en asuntos económicos y financieros acusó también al gerente de su productora audiovisual, "Company Cactus Production", así como la administradora judicial a cargo de esta sociedad, intervenida en 2012.

Entre los presuntos implicados se encuentran, además, el exministro de Asuntos Exteriores Abdelwaheb Abdallah y cinco antiguos directores generales de la televisión nacional.

La pasada semana, la justicia tunecina congeló los bienes del magnate y de su esposa, y les prohibió salir del país tras una denuncia interpuesta por el Ministerio de Finanzas por supuesta mala gestión de bienes confiscados.

Fehri fundó en 2011 la cadena de televisión privada "Ettounissia TV" (Televisión Tunecina) junto a Belhassen Trabelsi.

Túnez ha solicitado la extradición de Trabelsi, quien fue puesto en libertad condicional el pasado mes de mayo tras permanecer tres años en una prisión de Francia acusado de blanqueo de capitales y pertenencia a banda organizada.

En 2012, Fehri ya fue arrestado tras ser acusado de "uso ilícito de los recursos de la televisión tunecina", en un proceso que sus abogados trataron de vincular a la emisión del programa satírico "The Political Logic", en el que se burlaba de figuras de la política como el entonces presidente Moncef Marzouki, el líder del partido conservador de tendencia islamista Ennahda, Rached Ghanouchi, o el primer ministro, Hamadi Jebali.

Pese a que la Unión Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT) condenó el encarcelamiento y acusó a las autoridades de "intervención y abuso", Fehri pasó un año en prisión.

El pasado 23 de agosto, la Justicia tunecina también ordenó el ingreso en prisión del magnate de los medios de Comunicación y candidato a la presidencia del país Nabil Karoui, acusado igualmente de evasión fiscal y blanqueo de capitales.

Karoui fue puesto en libertad condicional pendiente de juicio el 9 de octubre para que pudiera participar en la segunda vuelta de los comicios, en los que fue derrotado por el jurista ultraconservador Kaïes Said.

(c) Agencia EFE