Prisión preventiva para el líder mapuche chileno acusado de robo de madera

Santiago de Chile, 25 ago (EFE).- El Juzgado de Garantía de Temuco acusó hoy al líder mapuche Héctor Llaitul de los delitos de usurpación violenta, incitación a la destrucción de instalaciones privadas y el robo de madera por casi 90 millones de pesos (unos 100.000 dólares) y decretó que permanezca en prisión preventiva.

En la apertura del proceso, la fiscalía expuso los antecedentes de la detención, que dijo se basan en el escrito presentado por el fiscal regional Roberto Garrido y que incluyen cinco presuntos delitos, tres de ellos ligados a la Ley de Seguridad del Estado

Los otros apuntan a "usurpación y atentado a la autoridad ocurrida en febrero de 2021 en el predio San Sebastián en Victoria", y "usurpación, hurto de madera y atentado a la autoridad, ocurrida en la forestal Cautín el 12 de marzo de 2021".

Asimismo, explicó que la orden de detención incluyó "los antecedentes que dan cuenta del delito y la participación a través de declaraciones de testigos, pruebas periciales, interceptaciones telefónicas, fotografías y pruebas periciales balísticas en algunos casos".

El abogado Rodrigo Román, a cargo de la defensa de Llaitul, solicitó, por su parte, declarar ilegal la detención de su defendido, demanda que fue desestimada por la jueza de garantía, magistrada Leticia Rivera Reyes, quien insistió en que "se ajustó a derecho".

APOYO DE OTROS LÍDERES

En el exterior, una veintena de líderes mapuches se reunieron para apoyar a Llaitul, "warken (o portavoz) de la Coordinadora Arauco-Mallenco (CAM), una de las organizaciones mapuches vinculadas a los sabotajes y a la lucha armada.

Entre ellos, otro de los representantes de esta organización, Rafael Pichun, quien insistió en que la detención de su compañero "es una acción política".

La lonko (líder) Juana Calfunao calificó de injusta la detención, de terroristas a las empresas forestales y latifundistas en la región, y aseguró que defenderían a Llaitul "hasta las últimas consecuencias".

"Considero que la situación que está tomando el Gobierno es muy injusta, tremendamente injusta... el Gobierno venir a aquí y hablar con los lonkos, de tú a tú.... esto es un montaje que el Gobierno tiene que parar", afirmó.

"Que el presidente (de la República, Gabriel) Boric venga aquí a ver cómo viven los niños, yo le llevo a caminar a los bosques para que vea la realidad, Vamos a defender (a Llaitul) hasta las últimas consecuencias, como a cualquiera que detengan de los terroristas del Estado chileno y de los colonos", señaló a la prensa local.

El arresto de Llaitul se produjo este miércoles en un restaurante de la localidad meridional de Cañete, en medio de un recrudecimiento de los sabotajes en el sur y a apenas 15 días del crucial plebiscito obligatorio en el que los chilenos deberán decidir si aprueban o rechazan la Constitución que debe sustituir a la redactada en 1980 por la dictadura.

Las regiones chilenas de la Araucanía, Los Lagos y Bio Bio son escenario de un enconado conflicto ancestral entre colonos, latifundistas, el estado chileno, comunidades del pueblo originario mapuche y compañías internacionales forestales dedicadas a la explotación de madera en una región de bosques milenarios.

(c) Agencia EFE