Prisas y presiones ve especialista en de dictamen de Línea 12

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 16 (EL UNIVERSAL).- Para una emisión más de Con los de Casa, columnistas de esta casa editorial y el director editorial de EL UNIVERSAL, David Aponte, conversaron con el ingeniero Francisco García Álvarez, expresidente de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Estructural, sobre el dictamen preliminar sobre el colapso de la Línea 12 del Metro.

El especialista destacó que con base a la evidencia fotográfica y a las visitas que se pudieron hacer a la zona, se puede constatar que hubo una mala calidad y ejecución constructiva en el desarrollo de la obra.

A la pregunta por parte de David Aponte, en relación al por qué no se detectaron problemas previamente, siendo que se presume fue una de las obras más auditadas, el ingeniero García Álvarez afirmó que la supervisión no fue la adecuada, sin embargo, descartó que las administraciones sean las responsables del colapso.

"Sí hay una falta de supervisión, sí hay una falta de calidad constructiva, pero de eso a que las administraciones sean responsables, es muy complicado, no creo que la instrucción haya sido -colen rápido los pernos para ver qué sucede en 12 años-. Nadie construye para que se te caigan las obras", destacó.

Sobre una posible negligencia por parte de las empresas o del gobierno e incluso actos de corrupción, temas puestos sobre la mesa por el columnista Juan Pablo Becerra-Acosta, el ingeniero señaló que, "la responsabilidad está diluida, veo muchas personas involucradas en este proceso, ¿por qué habría de tener una sola persona la responsabilidad de una obra?" en la que se ven muchas personas involucradas en la construcción, se cuestionó.

"Alguien debió haber parado esos tiempos, que fueron responsables de esta mala calidad constructiva por apresurar las cosas", indicó, al puntualizar que otro factor en la mala construcción de la línea fueron las prisas o las limitaciones de tiempo para su entrega.

"No podemos descartar varios factores, una pésima calidad constructiva, una mala supervisión, plazos muy acotados y presupuestos reducidos, y otros, como el peso adicional de los trenes, estas cargas fueron consumiendo estos factores de seguridad del puente; también los efectos que dejó el sismo de 2017 que probablemente afectó a los pernos. No veo un culpable único, veo una sucesión de eventos desafortunados que conllevaron al colapso", respondió a Héctor de Mauleón.

Cuestionado por Valeria Moy, acerca de qué se podría esperar del resto de la Línea, Francisco García señaló que no podría extrapolar los daños en pernos a toda la obra, ya que a lo largo de la obra se utilizaron diferentes mecanismos de construcción, los cuales aseguró no está mal que se mezclen, por lo que solo se podría atribuir este tipo de daños a los tramos resueltos con estructura metálica.

En conclusión, el especialista aseguró que el dictamen entregado al gobierno capitalino por parte de la empresa Det Norske Veritas (DNV) es veraz, en donde no hay un solo responsable, puesto a que fueron obligados a entregar una construcción en condiciones no favorables.

"Llevar la ejecución de una obra en tiempos limitados, con condiciones complicadas llevaron a tener estas deficiencias", señaló.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.