La prisa por reemplazar a Carvalho, jefe de las escuelas de Miami-Dade, parece muy sospechosa | Editorial

·3  min de lectura
Carl Juste/cjuste@miamiherald.com

Obviamente, el arreglo está hecho, o eso parece.

El proceso apresurado establecido el pasado miércoles por la Junta Escolar de Miami-Dade para seleccionar un nuevo superintendente es una impresionante delegación de funciones. ¿Qué estamos seleccionando, un superintendente de edificios o un superintendente de escuelas?

El deber más importante de los nueve miembros de la junta es encontrar un reemplazo para el superintendente Alberto Carvalho, quien lideró y elevó el cuarto distrito más grande de la nación al escenario nacional, ganando un innumerable número de premios, mientras daba a nuestros niños una educación de calidad. Su último día es el 3 de febrero, cuando se irá a dirigir el distrito escolar de Los Ángeles. Lo ideal sería que Miami nombrara a un jefe de escuelas interino para dar a la junta un respiro y llevar a cabo una rigurosa búsqueda nacional.

Sin embargo, la mayoría de la junta con algunas excepciones fuertes e independientes— decidió apretujar el proceso en siete cortos días, para anunciar candidatos y aceptar solicitudes. Parece que no se necesita una búsqueda nacional y que no se nombrará a ningún interino. Por favor, no tan rápido.

Para la mayoría de los miembros de la Junta, este será probablemente el único superintendente que seleccionen; para muchos estudiantes, profesores y padres, este será el único líder que conocerán. La selección debe hacerse con extremo cuidado.

Pero el requisito laboral publicado es simplemente este: Experiencia como profesor de aula, director y administrador. Con un título de maestría, aunque un doctorado es preferible. Esta persona debe entender la diversidad de la comunidad del sur de la Florida y conocer las necesidades de los estudiantes locales. Eso es todo.

Nada acerca de la experiencia en la navegación de las necesidades políticas del trabajo, la defensa de la financiación. Nada acerca de querer ver las métricas de los candidatos para llevar un distrito escolar al siguiente nivel superior académicamente.

Esto es una farsa. Por el amor de Dios, tomó nueve meses y una búsqueda nacional para elegir al auditor del sistema escolar.

El pasado miércoles, la presidenta Perla Tabares Hantman, que está liderando la Junta en el esfuerzo; el vicepresidente Steve Gallon III; Mari Tere Rojas, y Lubby Navarro parecían estar todos firmemente en la misma página: “No veo la necesidad de una búsqueda nacional”, dijo Gallon. Los miembros Dorothy Bendross-Mindingall y Lucía Báez-Geller también mostraron su apoyo a una resolución rápida con su voto.

Pero con su impulso para conseguir un nuevo superintendente más bien parecieron dar a entender: “Nunca vamos a encontrar a nadie del calibre de Carvalho, así que ¿para qué intentarlo?”. Carvalho, que en la reunión dijo que su trabajo había sido “el honor de su vida”, observó estoicamente los procedimientos.

Los miembros de la Junta que expresaron su preocupación por la velocidad para seleccionar al nuevo superintendente, como la veterana Marta Pérez, que más tarde describió el proceso a los periodistas como “una farsa”, y las recién llegadas Luisa Santos y Christi Fraga, estuvieron en franca minoría.

No es ningún secreto que los conocedores del distrito piensan que la mayoría de los miembros de la junta quieren un candidato que haga su voluntad, una marioneta, no un líder verdaderamente fuerte.

Este enfoque de abordar la situación superficialmente debilitará el peso de la decisión final ante los ojos del distrito y de la comunidad en general.

Esa persona necesita la “protección” adecuada, capaz de demostrar que realmente se ha ganado este puesto luchando para llegar a la cima del montón entre otros candidatos bien calificados de todo el país.

Las buenas personas de esta comunidad se han unido una y otra vez en situaciones de emergencia, cuando estaban amenazadas. Los huracanes, por supuesto, y más recientemente, el derrumbe de un edificio. Es hora de unirse e insistir en que la Junta Escolar se tome el tiempo necesario para llevar a cabo una búsqueda nacional transparente y hacerla bien.

Esta perversa búsqueda de un nuevo jefe de escuelas es una emergencia, y definitivamente estamos bajo amenaza.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.