Los primeros refugiados climáticos de Estados Unidos encuentran nuevo hogar

Jean Charles es una pequeña isla situada en el golfo de México que pertenece a Luisiana, en Estados Unidos, que se ha convertido en un símbolo de los daños provocados por el cambio climático. Los continuos huracanes y la erosión costera han provocado que haya perdido el 90% de su superficie desde la década de los 30 del siglo pasado y la única carretera que la une al continente es muchas veces intransitable por las mareas.

Por este motivo en 2016 el gobierno de Estados Unidos declaró a sus apenas varias docenas de vecinos, descendientes de nativos americanos que buscaron refugio allí cuando eran perseguidos en el siglo XIX, los primeros refugiados climáticos del país.

Seis años después varios de estos vecinos han sido reubicados en la localidad de Schriever, a unos 60 kilómetros al noroeste. Próximamente, se seguirán construyendo viviendas nuevas en este pueblo para acoger a unos 100 residentes antiguos o actuales de la isla de Jean Charles a los que el cambio climático ha dejado sin hogar.

Más historias que te pueden interesar: