Primeras imágenes del telescopio James Webb: el universo a todo color

·3  min de lectura
© AFP/NASA

Este martes 12 julio la NASA publicó las primeras imágenes de la misión del telescopio James Webb, que muestran desde el nacimiento hasta la muerte de las estrellas en las primeras imágenes de color y alta resolución del espacio. Una misión conjunta con la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA) que ha resultado en un avance fundamental para la astrofísica y el conocimiento del espacio.

Es el universo como nunca lo hemos visto. Este 12 de julio, la agencia espacial estadounidense o NASA -con la participación de la Agencia Espacial Europea y la canadiense- compartió las primeras imágenes del telescopio James Webb. El resultado: un universo a todo color y en alta definición, como jamás se había registrado.

Antes de la publicación oficial de este 12 de julio, la agencia espacial y el presidente Joe Biden compartieron en primicia el cúmulo de galaxias SMACS 0732 como era hace 4.600 millones de años, la imagen más profunda que la humanidad ha conseguido hasta el momento.

Pero los protagonistas de este martes fueron otros cuatro fenómenos espaciales. En primer lugar, los astrofísicos compartieron imágenes de la nebulosa planetaria del Anillo Sur, con la muerte de una estrella en su centro que lleva expulsando su propia atmósfera al espacio -como burbujas ondeantes en expansión- desde hace miles de años.

Un destino que se replica para todas las estrellas, incluido nuestro Sol, que acabará desvaneciéndose en el espacio después de miles de años en una nebulosa similar.

Esta imagen del Anillo Sur -a 2.500 años luz de distancia- permitirá estudiar muchos aspectos sobre las nebulosas planetarias, como las moléculas de carbono que están presentes y que ayudarán a entender mejor estos objetos espaciales e incluso nuestra existencia.

"Posiblemente, la formación de HAPs -moléculas de carbono- en estas estrellas es una parte muy importante de cómo empezó la vida", aseguró Bruce Balick, profesor emérito de astronomía en la Universidad de Washington, durante la presentación.

Otra de las imágenes que deja sin aliento a los espectadores fue la del Quinteto de Stephen, un conjunto de cinco galaxias -ubicado a 290 millones de años luz- que parecen tocarse entre sí.

En este caso, el factor clave de la fotografía es la interacción entre las galaxias y cómo esta ha podido afectar en la evolución y formación de agujeros negros y galaxias. Además esta instantánea tiene otra particularidad: es la imagen más grande que ha tomado Webb hasta el momento.

La última presentada y la más impactante por sus colores fue la de la nebulosa Carina, un gran amasijo de polvo y nebulosas a 7.600 años de la Tierra. Un lugar lejano que vio nacer y morir a algunas de las estrellas más grandes de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Esta imagen revela estrellas que nunca antes se habían registrado, una escena plagada de precipicios cósmicos que deja una visión montañesca en mitad del espacio. Todo bañado por la luz de miles de estrellas que inician y cierran el ciclo de su vida.

Noticia en desarrollo...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.