Las primeras fotos de la reina Isabel II tras la polémica de los duques de Sussex

En las últimas horas, todas las miradas están puestas en la Familia Real británica. Los duques de Sussex han anunciado que, a partir de ahora, dan un paso atrás como miembros senior de la realeza con todos los cambios que eso conlleva como un nuevo papel dentro de la institución y una vida dividida entre Londres y Norteamérica, entre otras cosas. Una decisión que no está exenta de polémica y que ha dividido por completo a la opinión pública, formándose así dos bandos perfectamente diferenciados, el de defensores y el de detractores.

Tras conocerse la intención del príncipe Harry y Meghan Markle, la única persona que se ha pronunciado ha sido la reina Isabel, quien emitía un comunicado, pero la monarca no había sido vista hasta ahora, cuando ha sido fotografiada saliendo de su casa de Sandringham.

reina-isabel-grosby2

La reina de Inglaterra se encuentra actualmente en su casa de campo de Norfolk, donde se instala antes de las Navidades y suele permanecer normalmente hasta después del seis de febrero, día que recuerda en privado a su padre, el rey Jorge VI, fallecido en esa fecha. 

Conduciendo su propio todoterreno Land Rover, la bisabuela del príncipe George abandonaba este domicilio a mediodía para disfrutar de una de sus grandes aficiones y acudir, según la prensa británica, a una cacería de la que también ha formado parte su nieto mayor, Peter Phillips, hijo de la princesa Ana y de Mark Phillips.

En esta primera salida tras la polémica de los duques de Sussex se ha podido ver a la reina preparada de las bajas temperaturas del Reino Unido con un pañuelo con estampado de perros, un abrigo marrón y guantes. A pesar de que su rutina se ha mantenido intacta y ha seguido adelante con sus planes, su semblante serio denota el difícil momento que está atravesando como representante de la monarquía británica a causa de la decisión de su nieto, el príncipe Harry, y de la mujer de este, Meghan Markle.

reina-isabel-grosby1

Los que también han seguido su vida con aparente normalidad son los propios Sussex. Solo dos días después de su comunicado, que se produjo el miércoles, Meghan Markle ha puesto rumbo a Canadá para reencontrarse con su hijo Archie Harrison, de ocho meses, que permaneció en el país norteamericano con su niñera y con una íntima de su madre, la estilista Jessica Mulroney, quien ha apoyado públicamente la decisión de su amiga de apartarse de los deberes reales. Por su parte, el príncipe se ha quedado en Londres lidiando con la crisis.