Las primeras declaraciones de Donald Trump desde que dejó de ser presidente

LA NACION
·2  min de lectura

Desde Palm Beach, donde comenzó su vida pospresidencial incluso antes de la asunción de su sucesor, Joe Biden, el exmandatario de Estados Unidos Donald Trump dijo sus primeras palabras públicas luego de dejar el poder.

"Haremos algo, pero todavía no", le dijo a un periodista del sitio conservador Washington Examiner, mientras se sentaba a comer en un restaurante del Trump International Golf Club, adonde había ido a jugar con amigos, y antes de que uno de sus asesores le cortara la interacción con el periodista. Vestía una remera de golf blanca y su clásica gorra roja.

La receta mágica de Cristina Kirchner para ganar elecciones

Esas pocas palabras, en las que no llegó a ahondar en detalles sobre su futuro, fueron en línea con las últimas que pronunció como presidente. "Volveremos de alguna manera", dijo el miércoles antes de abordar por última vez el Air Force One, rumbo a

El magnate ha dejado entrever que plantea postularse como candidato a las elecciones presidenciales de 2024, e incluso ha llegado a proponer la creación de un nuevo partido, el Partido Patriótico, después de las desavenencias que ha tenido con el Partido Republicano en su etapa final como presidente.

Denuncian que dos enfermeras volvieron a contraer Covid tras darse la vacuna

Minutos antes de estas primeras palabras, el Senado estadounidense había confirmado que el impeachment contra Trump comenzará la semana del 8 de febrero, a pesar de los intentos republicanos de aplazarlo hasta fin de mes.

Aunque ya está fuera del poder, el juicio político contra Trump por la violenta jornada del 6 de enero, cuando un grupo de seguidores del republicano tomaron el Capitolio -en un asalto que dejó cinco muertos- sigue adelante por la intención de los demócratas de inhabilitarlo de la función pública.

Existe cierto consenso tanto entre republicanos como entre demócratas de que las palabras del que todavía era presidente en un discurso alentaron a una turba de sus seguidores a asaltar el emblemático edificio. Sin embargo, es incierto que suficientes senadores republicanos -se necesitan 17- apoyen el proceso de destitución.

Agencia DPA