¿El PRI rompió la alianza opositora por un pacto de impunidad a favor de su dirigente?

·3  min de lectura

La vida política de México dio un giro luego de que el PRI (Partido Revolucionario Institucional) decidiera apoyar a Andrés Manuel López Obrador en su intención de mantener a las Fuerzas Armadas desempeñando actividades de seguridad pública hasta después de que termine su sexenio.

Gracias a una propuesta, presentada por el propio partido tricolor, la oposición se quedó a 2 votos de garantizar que los militares volvieran a sus cuarteles en el 2024.

‘’Es una evidente complicidad con Morena; claudicándose y contradiciéndose a lo que reiteradamente la dirigencia nacional de este partido y sus legisladores habían pronunciado al respecto de la peligrosa militarización y la fallida estrategia de los abrazos’’, se lee en un documento conjunto de otros dos partidos.

En consecuencia, el PAN (Partido Acción Nacional) y el PRD (Partido de la Revolución Democrática) pusieron en “pausa” la alianza que habían formado para presentarse en coalición en las elecciones pasadas, con la que apenas lograron mantener 4 de las 15 gubernaturas que se disputaron en 2021.

“Hemos dicho ahorita con claridad que no habrá ya relación (con Alejandro Moreno Cárdenas) porque ya se perdió la confianza con la dirigencia nacional del PRI, porque se deshonró la palabra y se incumplieron los acuerdos”, declaró Marko Cortés, dirigente del PAN tras la aprobación de la iniciativa en la Cámara de Diputados.

¿Por qué el PRI de pronto apoya a López Obrador?

Durante semanas, el dirigente del partido, Alejandro Moreno, fue blanco de una campaña de filtraciones encabezada por la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, quien por décadas se enfrentó con él en la lucha por la gubernatura. El año pasado, la hoy morenista, por fin consiguió ganar la elección y arrebatarle el estado al PRI, que nunca había sido gobernado por otro partido.

Los audios revelaron los acuerdos del político priista con medios de información, empresarios y otras fuerzas partidistas, así como amenazas y la compra de varios autos de lujo.

Tras perder, junto con su estado natal, otras 10 gubernaturas, Moreno comenzó a incomodar a sus mismos correligionarios, como Miguel Ángel Osorio Chong, quien afirmaba que era momento de que dejara la dirigencia del partido.

Alito Moreno, como se le conoce, se ha negado a dejar la dirigencia del partido y asegura que se quedará los dos años que le restan.

Sin embargo, hace una semana, justo cuando la discusión sobre extender el plazo para que las fuerzas armadas siguieran en las calles estaba en auge, Layda Sansores anunció que suspendería la publicación de los audios. Al día siguiente, Alejandro Moreno dijo que apoyaría la intención de AMLO aunque dijo que era para combatir la “ineptitud” de Morena.

“Tenemos la audiencia el día 19 de este mes para resolver el amparo que él interpuso para impedir que expusiéramos la información que tenemos. Vamos a abstenernos de hacer declaraciones que pudieran influir en el criterio del juez”, escribió Sansores, a pesar de que había encontrado la manera de dar a conocer los audios, gracias a las ambigüedades del amparo.

Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, rechazó que haya un pacto con el presidente del PRI y negó que hayan acordado detener el proceso penal en contra de Alito por enriquecimiento ilícito a cambio de la iniciativa que presentó una diputada de su partido para prorrogar la presencia de las Fuerzas Armadas hasta 2028 en tareas de seguridad pública.