¿Era previsible el intento de insurrección en Brasil?

REUTERS - ADRIANO MACHADO

Miles de partidarios del expresidente Jair Bolsonaro invadieron el domingo el Congreso, el palacio presidencial y el Tribunal Supremo en Brasilia, una semana después de la investidura del presidente izquierdista Inácio Lula da Silva. Las fuerzas de seguridad parecían desbordadas. Sin embargo, había muchas señales que anticiparon lo que terminó por ocurrir.

Lo que sorprendió fue la facilidad con la que los manifestantes se acercaron a los edificios oficiales, a pesar de que se sabía que había tensiones, que muchos de los partidarios de Jair Bolsonaro impugnaban la victoria de Lula y buscaban confrontación,", explica Martin Bernard, corresponsal de RFI en Brasil. Los manifestantes rompieron un bloqueo policial, aparentemente sin mucha resistencia, y saquearon todo a su paso en la presidencia, el congreso y el Tribunal Supremo. Aunque las autoridades parecían desbordadas, los activistas bolsonaristas llevaban meses hablando de acciones violentas. En cuanto ganó Lula, cientos de activistas pro-Bolsonaro empezaron a acampar frente al cuartel general del ejército para pedir un golpe de Estado. A finales de diciembre, la policía frustró un intento de atentado.

"Los distintos grupos se han organizado en los últimos meses"

Brasilia, São Paulo, Río, Belo Horizonte... En todas las grandes ciudades, los bolsonaristas siguieron acampando hasta el viernes, cuando la policía los evacuó. Antes de que regresaran al día siguiente. Autobuses repletos de partidarios de Bolsonaro seguían llegando el domingo, mientras en las redes los llamamientos a la violencia y a la insurrección se hacían cada vez más violentos. Los medios de comunicación y los políticos pro-Lula se vieron obligados a dar la voz de alarma.


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
Ataque contra las sedes del poder podría ser un ‘tiro en el pie’ para bolsonaristas, dice analista
Bolsonaristas invaden el Congreso, el Palacio Presidencial y la Corte Suprema de Brasil