Prevén más protestas en San Luis por muerte de hombre negro

Por JIM SALTER y SUMMER BALLENTINE
Cientos de manifestantes se congregan frente a la cárcel municipal de San Luis, Missouri, 18 de septiembre de 2017, para pedir la libertad de los detenidos durante las protestas del domingo anterior contra la absolución de un exagente de policía blanco por la muerte de un sospechoso negro. (David Carson/St. Louis Post-Dispatch via AP)

SAN LUIS, Missouri, EE.UU. (AP) — Manifestantes al grito de “liberen a nuestra gente” se concentraron frente a la cárcel municipal de San Luis durante más de dos horas en solidaridad con los detenidos durante las marchas del fin de semana, pero no había señales de violencia.

Los manifestantes del lunes por la noche criticaron a las autoridades por mantener gente detenida durante casi 24 horas. La policía dijo que arrestó a más de 120 personas durante las protestas del domingo anterior contra la absolución de un ex policía blanco por la muerte de un sospechoso negro.

Algunos de los arrestados fueron liberados el lunes por la noche antes de que se anunciara el fin de la concentración. Los organizadores dijeron que habrá nuevas protestas en las próximas horas, pero no entraron en detalles.

Tres días de marchas pacíficas y tres noches de vandalismo siguieron al anuncio del viernes de que un juez declaró a Jason Stockley inocente por la muerte de Anthony Lamar Smith en 2011.

Anne, la madre de Smith, participó de la concentración del lunes frente a la cárcel.

Cientos de agentes antimotines ocuparon el centro de la ciudad el domingo por la noche y arrestaron a 80 personas en una intersección por desacatar, según la policía, la orden de dispersarse. Horas antes, la policía acudió ante denuncias de daños a la propiedad y vandalismo.

Sean Porter, de 25 años, uno de los detenidos en la intersección, dijo que fue imposible acatar la orden de dispersarse porque la policía había bloqueado todas las salidas.

“Nos arrojaron al suelo, nos mojaron, nos golpearon, de todo. Es trágico”, dijo Porter, liberado el lunes por la noche. Se le acusó de no acatar la orden de dispersarse.

El periódico St. Louis Post-Dispatch dijo que su periodista Mike Faulk, que estaba en el lugar cubriendo las protestas, tuvo una experiencia similar.

La policía bloqueó las cuatro esquinas de la intersección. Faulk dijo que escuchó la orden de retroceder, pero no tenía dónde ir, informó el diario.