Prevén "desbordamiento" de migrantes en frontera norte

·3  min de lectura

ACUÑA, Coah., septiembre 18 (EL UNIVERSAL).- Autoridades del municipio de Acuña, Coahuila, externaron preocupación por la crisis migratoria entre la frontera coahuilense y la de Del Río, Texas, en Estados Unidos, que en las últimas horas ha visto cómo 12 mil haitianos han cruzado el río Bravo en espera por una respuesta para la solicitud de asilo.

Carlos Flores, director de Protección Civil de Acuña, aseguró que ninguno de los dos municipios, el coahuilense y el texano, tienen la capacidad para atender y ayudar humanitariamente a la cantidad de migrantes que llegaron a la frontera.

Los haitianos que han arribado al municipio de Acuña, de 170 mil habitantes, directamente acuden al cruce del río en el área que se conoce como la Cuchilla, una cortina del río donde en estos momentos pueden cruzar.

"Se bajan de los autobuses y se van directo. No llegan a sentarse en la plaza o buscar un albergue. No buscan inclusive ayuda, van directo al cruce", informó Carlos Flores.

La gran mayoría de los haitianos se encuentran debajo del Puente Internacional del lado estadounidense, pero durante el día o la noche regresan al lado mexicano a comprar víveres. En la cortina del río se mira el ir y venir constante de cientos de migrantes.

"Se ve que traen dinero. Son familias, se ven muchos padres con sus hijos pequeños en los brazos. Regresan a Acuña y compran agua, papel de baño, comida, regresan a abastecerse. Lo que nos preguntamos es si el tiempo será suficiente o qué pasará si se les acaba el dinero. Nos quedamos pensando. Ahora no hay mayor problema, pero si se pone la cosa más difícil, cómo le van a hacer. Acuña y Del Río no están preparados para hacer frente a esta cantidad de personas", comentó el director de Protección Civil.

La situación, según explicó el funcionario, es que las autoridades de Estados Unidos están pasando a mil haitianos diarios para tener la entrevista y solicitar el asilo, pero se espera la llegada de dos mil a tres mil haitianos diarios en los próximos días.

"El esfuerzo aunque importante no va a ser suficiente y hay un acumulamiento de personas. Si no hay un plan más adecuado de las personas que están llegando, se tiene que buscar otra estrategia. Son situaciones de riesgo. Ojalá se llegue a un acuerdo para que los procesen con mayor rapidez", consideró Carlos Flores.

Javier Alvarado, jefe de Bomberos de Acuña, dijo que cada día llegan entre seis y siete camiones de pasajeros con migrantes haitianos. "No tenemos un control en los autobuses, solo sabemos que llegan", dijo.

Mencionó que aunado al tema de los haitianos, los centros comunitarios y albergues disponibles en Acuña, están al tope con migrantes centroamericanos, cubanos y venezolanos.

Otra de las preocupaciones es que se pueda presentar una crecida del río. El director de Protección Civil explicó que no hay un flujo constante y dependiendo de los ciclos y la demanda de agua, es el caudal del río.

El jefe de Bomberos ahondó que hasta el momento no hay tanta agua en la presa y no están descargando grandes cantidades.

Ambos funcionarios recordaron que hace unos días hubo el reporte de un migrante haitiano al que se le soltó una niña. Después de tres días de búsqueda encontraron al hombre ahogado, pero a la niña no.

"Es demasiada gente la que está ingresando, afortunadamente no hay tanta agua. Hacemos recorridos y les hacemos mención que no dejen a los niños, que no crucen por la orilla, que está resbaloso. No los podemos detener", mencionó Alvarado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.