Prevén la mayor crisis humanitaria en las fronteras bajo Título 42

REYNOSA, Tamps., enero 6 (EL UNIVERSAL).- Estados Unidos sólo está cuidando su estabilidad en el tema migratorio y deportar 30 mil extranjeros al mes a México provocará la mayor crisis humanitaria vivida en las fronteras de territorio nacional, expresó la activista Norma Pimentel, de los Misioneros de Jesús, luego de conocer las nuevas disposiciones del gobierno de ese país.

La religiosa, quien viaja diariamente del Valle de Texas a Reynosa, Tamaulipas, a fin de ayudar a los más de 3 mil migrantes asentados en esta frontera, tiene claro que México ya no puede recibir y atender extranjeros.

Destaca que no entiende por qué el gobierno de Andrés Manuel López Obrador aceptó que EU deporte a 30 mil migrantes a su territorio, a quienes se les ofrecerán permisos humanitarios.

"Estados Unidos va a hacer lo que es mejor para su país, no está tomando en cuenta la realidad del porqué los migrantes están en la frontera mexicana y por qué quieren cruzar la frontera, no están organizando un proceso que ayude a controlar la migración en ambas fronteras", expuso.

Consideró que tanto México como Estados Unidos deben entender que el problema migratorio va más allá de mover personas de una frontera a otra.

"No sabemos las condiciones y por qué México lo aceptó [el acuerdo con Estados Unidos], no hay claridad en ese aspecto. Los líderes que toman decisiones [olvidan] que el impacto es directamente en un ser humano, que no olviden que son personas las que están sufriendo", señaló.

Actualmente, unos 3 mil migrantes se encuentran varados en Reynosa.

Las autoridades estatales y municipales han insistido en que ya no pueden destinar recursos para su atención, por lo que el retorno de extranjeros y la imposibilidad de que crucen por tierra a EU generará una situación de crisis en las ciudades fronterizas.