Presupuesto bonaerense: cómo fue la negociación del fondo de $12.000 millones que destrabó la sanción que necesitaba Áxel Kicillof

Javier Fuego Simondet
·4  min de lectura
Axel Kicillof, gobernador de Buenos Aires
Hernán Zenteno

El rumbo de la negociación que terminó en la sanción del presupuesto 2021 de la provincia de Buenos Aires se definió en una mesa legislativa acordada entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. El gobierno de Axel Kicillof necesitaba los votos de la coalición opositora para poder dar curso a su cálculo de ingresos y egresos, y obtuvo ese respaldo en un debate protagonizado por una comitiva de legisladores de las dos fuerzas en pugna que tuvo como punto central un fondo para obras en los 135 distritos de la provincia establecido en $12.000 millones.

La mesa legislativa de diálogo estuvo integrada exclusivamente por referentes legislativos de las dos fuerzas. Por el oficialismo, la presidenta del Senado bonaerense, Verónica Magario; el titular de la Cámara de Diputados provincial, Federico Otermin; el jefe del bloque en el Senado, Gervasio Bozzano, y el presidente del bloque en Diputados, Facundo Tignanelli. Por Juntos por el Cambio, se sentaron a negociar Maximiliano Abad (jefe del bloque en la Cámara de Diputados) y Roberto Costa (titular de la bancada en el Senado).

Coronavirus en la Argentina: la Anmat aprobó el uso en el país de la vacuna rusa Sputnik V

"Al principio, cuando se presentó el presupuesto, se acordó con Vidal que se discutía en la mesa legislativa. A Juntos por el Cambio le pedimos que no hubiera discusiones en paralelo y que sus intendentes trasladaran sus inquietudes mediante Abad y Costa", afirmó a LA NACION una fuente de confianza del gobernador. "Kicillof y Vidal intercambiaron mensajes, pero ratificaron que el ámbito de debate fuera el legislativo", sostuvo un importante dirigente opositor.

La prenda central de la negociación que destrabó el trámite y permitió que la oposición acompañara con sus votos en Diputados y en el Senado fue el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), una partida originalmente ausente en el presupuesto, que se distribuirá entre los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires y constará de $12.000 millones para obras.

"El presupuesto no tenía FIM para que fuera después la moneda de cambio de la negociación. Decidimos no ponerlo y empezar a negociar. Inicialmente, ofrecimos $7.000 millones; ellos pidieron $15.000 millones; pero $12.000 millones siempre fue nuestro límite. Son obras pequeñas pero que se ven, como bacheo, asfaltos, luminarias", reconstruyeron a LA NACION en el entorno de Kicillof.

El gobernador Axel Kicillof, con los intendentes de Juntos por el Cambio de La Plata, Vicente López, Trenque Lauquen y San Nicolás
GPBA


El gobernador Axel Kicillof, con los intendentes de Juntos por el Cambio de La Plata, Vicente López, Trenque Lauquen y San Nicolás (GPBA/)

En la oposición señalan que la cifra inicial ofrecida por el gobierno bonaerense en la negociación fue menor y aseveran que en la iniciativa original se discriminaba a distritos opositores. "Hubo dos temas: uno, el presupuesto y la ley fiscal; el otro, la necesidad de los intendentes -dijo a LA NACION una fuente opositora al tanto del debate-. Juntos por el Cambio puso todo su esfuerzo en conseguir recursos para los intendentes, veíamos discriminación hacia distritos opositores en la obra pública del presupuesto. Se peleó el FIM y, como Juntos por el Cambio le desconfía al gobierno de Kicillof, se establecieron condiciones para que la plata llegue, ponerle plazos a los desembolsos. Ese fondo arrancó con un ofrecimiento de Kicillof de $5200 millones; Juntos por el Cambio pedía $15.000 millones, y se acordó en $12.000 millones".

La pelea por cargos

La negociación, que una fuente del Frente de Todos calificó de "intensa", no abordó la disputa con Juntos por el Cambio por una serie de cargos en organismos provinciales, que quedó para el año que viene. Esa puja la saldarán Kicillof y Vidal personalmente, según afirmó una fuente gubernamental.

El oficialismo pretende, en el marco de esa negociación, lograr apartar del cargo al procurador general bonaerense, Julio Conte Grand. Carece de los votos en el Senado para lograrlo mediante un juicio político y espera una salida "de buena fe" del funcionario, al que señala como "no neutral" por haber integrado el gabinete de Vidal.

Las nuevas medidas del Gobierno para contener el avance del coronavirus: PCR, aislamiento obligatorio y restricciones para el ingreso de extranjeros

Otro punto de la negociación fue el reembolso de fondos que el gobierno bonaerense giró a los municipios por la pandemia. "El gobernador recibió plata de Nación y se la pasó a los intendentes, en créditos que debían pagarse en enero. Se pasó ese pago a diciembre del año que viene. Y se acordó el pago de deudas de la provincia con municipios y de AMBA Salud", resumió a este diario la fuente opositora.

La Legislatura bonaerense aprobó el presupuesto 2021 enviado por Axel Kicillof, que logró un acuerdo con la oposición
La Legislatura bonaerense aprobó el presupuesto 2021 enviado por Axel Kicillof, que logró un acuerdo con la oposición


Fuentes oficiales informaron que Áxel Kicillof aspira a acordar con su antecesora, María Eugenia Vidal, la cobertura de algunos que requieren acuerdo opositor

El presupuesto prevé un gasto total de unos $1,9 billones y el pedido de autorización para tomar deuda por un monto de alrededor de $65.000 millones. “El eje del presupuesto es infraestructura, educación y seguridad”, definió a LA NACION una voz de trato diario con el gobernador. Sobre las deudas de la provincia con distritos opositores, indicó: “Nos estamos poniendo al día, pero este tema no cambió la ecuación de la negociación por el presupuesto. Hay deudas cruzadas, de la provincia con municipios, y de los distritos con la provincia”.