Presupuesto 2023, con convicción social

·5  min de lectura

En México, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), pueden existir alrededor de 58.10 millones de personas en la pobreza. Esto indica, tomando el monto del presupuesto 2023 de 1.7 billones de pesos para protección social, que a cada persona en estas condiciones estarían asignándole un monto de 2,511 pesos por mes (84 pesos diarios). Este monto no saca de la pobreza a la gente debido a que no cubre todas sus necesidades.

Para que una persona sea productiva en la sociedad debe haber un aseguramiento en el sector salud y educación. Pero estos rubros solo aumentarán 500,000 millones de pesos en el presupuesto.

la Secretaría de Hacienda y Crédito Público generó un presupuesto en función de las nuevas condicionantes globales. Pero no desde un punto de vista del desarrollo económico necesario para fortalecer los mercados internos. Basó su incremento de gasto en la suposición de una mayor recaudación de dineros tributarios, de más de 675,000 millones de pesos para el 2023.

En la propuesta presentada indica, respecto a 2022, que habría un incremento de alrededor de 950,000 millones de pesos de ingresos, y un gasto de más de 1.2 billones de pesos. Estos incrementos traen como resultado un déficit presupuestal (dinero que debería ser cubierto con deuda, créditos revolventes o actuales, u ingresos extraordinarios, no existe certidumbre de tenerlos en forma tangible) de 1.1 billones de pesos.

PRESUPUESTO Y DÉFICIT

Al revisar los presupuestos presentados en las últimas décadas, en el observado para 2023 encontramos que aumentará en tres el monto del déficit al considerar como base la acción a partir de 2018. Pero antes de este año el promedio del déficit no era mayor en promedio a los 500,000 millones de pesos.

Es importante aclarar que el espíritu de un balance presupuestario no está en función de los ingresos, sino la forma en que se determinará el cómo gastarlo y el para qué.

El gasto neto publicó aumentará un 17 por ciento, el cual está dividido en el programado (necesario para mover al país) y el no programado (costos no controlados como financieros). De estos últimos se aprecia un descontrol derivado del incremento del costo del dinero en los mercados financieros, y este aumento es de un 27 por ciento respecto a 2022.

Resumiendo, entre los ingresos y egresos, y con el déficit de 2022 a 2023: gastamos más e ingresamos menos, y pensamos en cubrir el déficit de más de 1 billón de pesos con ingresos extraordinarios. México es un gastador de dinero, pero para que este país se mueva, no para que crezca.

En todas nuestras actividades personales, en la empresa donde laboramos y nuestros negocios, debemos considerar las variables macroeconómicas que influirán en nuestras actividades y cómo la administración actual pretende obtener ingresos y en qué los gastará.

VARIABLES A CONSIDERAR

Las variables a considerar para el cierre de 2022 y esperadas par 2023 son: inflación máxima 2022 de 7.8 por ciento, que deberá bajar a 0.9 por ciento en cuatro meses. Y confirmaremos que no dejaremos de exportar crudo ante un precio de barril alto esperado en 2023, a 68.70 dólares (16 dólares por debajo de lo esperado en 2022). El dinero seguirá siendo caro por una tasa alta interbancaria.

Establecidos los montos de ingresos y gastos, comprendamos entonces cómo son obtenidos e distribuidos los dineros en México.

Los ingresos son agrupados en dos grandes rubros: petrolero y no petrolero. El primero, antes de la reforma energética, representaban el 30.35 por ciento de total de ingresos. Hoy día es de 15-20 por ciento.

En el balance del propuesto de 2022 a 2023 se espera que estos aumenten derivado del incremento al precio del barril de 55 a 68 dólares. ¿Es mentira que dejaremos de exportar? Y esta última pregunta origina que continuar exportando traerá un problema de materias primas para las siete refinerías debido a que el volumen de producción de crudo es insuficiente para operar el sistema nacional de refinación actual al 80 por ciento. En tanto, la entrada de la refinería Olmeca coloca en incertidumbre el ser autosuficientes en combustibles.

Parte de los ingresos dependen de la empresa productividad del Estado y privados. Y hay otra inconsistencia sobre cómo generar mayores ingresos, motivando a mover la economía por medio del presupuesto público por medio de contrataciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), además que indican que ambas empresas serán las garantes del poder al tener cubierta la demanda energética del país.

RECURSOS Y CONTRACCIÓN

Pero revisando los gastos programados para ambas empresas, existe una contracción del dinero asignado para ambas de un 5.32 por ciento. Pemex incrementó en un 1.58 por ciento, y CFE, una contracción del 6.9 por ciento. Ello crea una alta incertidumbre en el mediano plazo al no haber crecimiento de los sectores económicos y depender de que ambas empresas puedan cubrir el todo.

Concentrados en Pemex, a esta continuarán estresándola en el sentido de ser la garante en el sector de hidrocarburos. En 2023 las inversiones en programas y proyectos indican que Pemex Transformación Industrial se incrementará en 1.5 veces respecto a 2022, principalmente en proyectos que incrementen la utilización de las refinerías.

Pemex Exploración y Producción aumentará un 11 por ciento, y esto acorde con el incremento de costos de insumos. Y Pemex Logística, sin variación significativa. Es decir, se concentrará en el negocio principal que deja dinero en las ventas y que son los combustibles.

Respecto a la extracción de crudo, dejar en claro que en 2023 se reducirá el invertir en campos de aguas profundas y se incrementará en aguas someras.

En resumen, el presupuesto de 2023 indica que habrá más ingresos tributarios, pero existe un nulo crecimiento de nuevas inversiones o empresas, quedando con la misma cadena de personas morales que paguen impuestos, y una menor recaudación derivada de tener salarios bajos reales, según datos del cuarto informe del Inegi. N

—∞—

Ramsés Pech es analista y asesor de la industria energética y en economía. Es autor del canal Energía sin política. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

La politización de la milicia y la militarización de la política

La madre de la independencia y de la patria

El orden mundial pospandemia solo vislumbra escenarios sombríos