De prestamista a rescatar países: China compite cada vez con el FMI para salvar a países en apuros como la Argentina

·7  min de lectura
Pudong, China.
Pudong, China.

PEKÍN.– Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Estados Unidos han sido los prestamistas de última instancia del mundo y cada uno ha ejercido una gran influencia sobre la economía mundial. Ahora ha surgido un nuevo peso pesado de los préstamos de emergencia para países agobiados por la deuda: China.

Nuevos datos muestran que China está otorgando cada vez más préstamos de emergencia a países como Turquía, Argentina y Sri Lanka. China ha ayudado a países que tienen importancia geopolítica, como una ubicación estratégica, o muchos recursos naturales. Muchos de ellos desde hace años le han pedido fuertes préstamos a Pekín para pagar infraestructura u otros proyectos.

En esta foto publicada por la agencia de noticias Xinhua, el presidente chino, Xi Jinping, a la derecha, y el presidente argentino Alberto Fernández posan para una fotografía antes de su reunión bilateral en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, el domingo 6 de febrero de 2022.
En esta foto publicada por la agencia de noticias Xinhua, el presidente chino, Xi Jinping, a la derecha, y el presidente argentino Alberto Fernández posan para una fotografía antes de su reunión bilateral en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, el domingo 6 de febrero de 2022.

Aunque China todavía no está a la altura del FMI, lo está alcanzando con rapidez, tras otorgar 240.000 millones de dólares de financiamiento de emergencia en años recientes. China brindó 40.500 millones de dólares en préstamos de este tipo a países en apuros en 2021, según un nuevo estudio que realizaron expertos estadounidenses y europeos con base en estadísticas de AidData, un instituto de investigación de William and Mary, una universidad de Williamsburg, Virginia. China otorgó 10.000 millones de dólares en 2014 y nada en 2010.

En comparación, el FMI prestó 68.600 millones de dólares a países en apuros financieros en 2021, un ritmo que se ha mantenido bastante estable en los últimos años salvo por un salto en 2020, al comienzo de la pandemia.

En muchos sentidos, China ha remplazado a Estados Unidos en el rescate de países de ingresos bajos y medios que están endeudados. El último préstamo importante de rescate del Tesoro de Estados Unidos a un país de ingresos medios fue un crédito de 1500 millones de dólares a Uruguay en 2002. La Reserva Federal sigue otorgando financiamiento a corto plazo a otros países industrializados cuando necesitan dólares adicionales durante unos días o semanas.

La posición emergente de China como prestamista de última instancia refleja su estatus evolutivo como superpotencia económica en un momento de debilidad mundial. Decenas de países tienen dificultades para pagar sus deudas, pues la desaceleración de la economía y el aumento de las tasas de interés ponen a muchas naciones al borde del abismo.

En muchos sentidos, China ha remplazado a Estados Unidos en el rescate de países de ingresos bajos y medios que están endeudados.
En muchos sentidos, China ha remplazado a Estados Unidos en el rescate de países de ingresos bajos y medios que están endeudados. - Créditos: @GREG BAKER

El FMI también ha intensificado sus propios rescates en las últimas semanas, en respuesta a la guerra de Rusia en Ucrania y a las secuelas de la pandemia. El martes pasado, el FMI llegó a un acuerdo preliminar para prestarle 15.600 millones de dólares a Ucrania, un día después de que su consejo aprobó un préstamo de 3000 millones de dólares a Sri Lanka.

El nuevo papel de Pekín también es una consecuencia de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda, que tiene más de una década y es el proyecto insignia de Xi Jinping, el máximo líder chino, para desarrollar lazos geopolíticos y diplomáticos mediante esfuerzos financieros y comerciales. China les ha prestado 900.000 millones de dólares a 151 países de ingresos bajos de todo el mundo, principalmente para la construcción de carreteras, puentes, presas hidroeléctricas y otras infraestructuras.

Las autoridades estadounidenses han acusado a China de incurrir en una “diplomacia de trampa de la deuda” que les endilga a los países una deuda excesiva para proyectos de construcción que realizan empresas chinas a menudo con ingenieros chinos, trabajadores chinos y equipo chino. Las autoridades de Pekín sostienen que han construido infraestructura muy necesaria de la que Occidente habló durante décadas pero que nunca llevó a cabo.

A diferencia de muchos prestamistas de países en desarrollo, las instituciones financieras controladas por el Estado chino en esencia otorgaron préstamos a tasas de interés ajustables. Los pagos de gran cantidad de estos préstamos se han duplicado en el último año, lo cual ha puesto a muchas naciones en una difícil situación financiera. Por su parte, China culpa al banco central estadounidense, la Reserva Federal, de presionar a los países con el aumento de las tasas de interés.

Esta foto tomada el 27 de marzo de 2023 muestra una vista general del Centro Internacional de Conferencias del Foro de Boao para Asia (BFA) en Boao, en la provincia de Hainan, en el sur de China.
Esta foto tomada el 27 de marzo de 2023 muestra una vista general del Centro Internacional de Conferencias del Foro de Boao para Asia (BFA) en Boao, en la provincia de Hainan, en el sur de China. - Créditos: @STR

El banco central de China les está ofreciendo los otros préstamos de emergencia a tasas de interés bastante altas a Laos, Pakistán, Nigeria, Surinam y otros países con problemas económicos. Los bancos que posee el Estado chino enfrentarán pérdidas si Pekín no rescata a sus prestatarios, pero pueden beneficiarse si otros países consiguen mantenerse al día en el pago de su deuda.

China cobra tasas de interés un tanto elevadas, por lo general del 5%, por los créditos de emergencia que otorga a los países de ingreso medio en dificultades. Según el nuevo estudio, esta cifra contrasta con el 2% de los préstamos del FMI.

El Tesoro de Estados Unidos cobró casi el mismo tipo de interés que China —el 4,8%— cuando les dio préstamos de rescate a países de ingreso medio entre la década de 1990 y el año 2002. Más recientemente, la Reserva Federal les ha cobrado alrededor del 1% a otros países industrializados por sus préstamos a corto plazo.

Los préstamos de emergencia de China se han destinado casi por completo a países de ingreso medio que les deben mucho dinero a los bancos controlados por el Estado chino. Más del 90% de los préstamos de emergencia que otorgó China en 2021 fueron en su propia moneda, el renminbi.

No es inusual que un país utilice su propia moneda en los rescates internacionales. El dólar desplazó a las monedas europeas para prestarles a muchos países en desarrollo después de que Estados Unidos tuvo un papel central en la resolución de la crisis de la deuda latinoamericana en la década de 1980.

Al prestar renminbi, Pekín prosigue sus esfuerzos por limitar la dependencia en el dólar estadounidense como moneda mundial de referencia. Al pedir prestado renminbi al banco central chino mediante los llamados acuerdos de canje, los países endeudados conservan el renminbi en sus reservas centrales mientras gastan sus dólares para pagar la deuda externa.

Algunos países, como Mongolia, tienen ahora gran parte de sus reservas de divisas en renminbi, después de haberlas tenido principalmente en dólares, dijo Brad Parks, director ejecutivo de AidData y autor del estudio.

Estos movimientos financieros acercan a los países más estrechamente a China, ya que el renminbi es difícil de gastar, excepto para comprar bienes y servicios chinos. En su reunión de la semana pasada, Xi y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, acordaron que una mayor parte del comercio de sus países y otros lazos comerciales estarán relacionados con el renminbi.

Honduras tuvo reuniones con el gobierno de China para que el país asiático contribuya al financiamiento de la construcción de una represa.
Honduras tuvo reuniones con el gobierno de China para que el país asiático contribuya al financiamiento de la construcción de una represa.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang, ha defendido con firmeza el historial de deuda de su país, haciendo notar que China permitió que decenas de los países más pobres del mundo retrasaran el pago de su deuda en 2020 y 2021.

“China ha suspendido más pagos del servicio de la deuda que cualquier otro miembro del G20″, mencionó Gang en un discurso del 2 de marzo en una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de los países grandes del G20.

A medida que China asume cada vez más el papel de prestamista de emergencia y su propia economía se ralentiza, también está reevalúa su programa de préstamos más amplio. Más recientemente, empezó a retirarse de los préstamos para infraestructuras. Según datos del Ministerio de Comercio de China, el valor anual de los contratos completados en los países de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda cayó a 85.000 millones de dólares el año pasado, desde un máximo de 98.000 millones de dólares en 2019.

“Estamos viendo el surgimiento de otro gran jugador de rescate financiero en el sistema financiero internacional”, a medida que se hace evidente el costo de los préstamos de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda, dijo Christoph Trebesch, director de investigación de finanzas internacionales y macroeconomía en el Instituto Kiel para la Economía Mundial en Alemania y autor del estudio.

Por Keith Bradsher