Prestamista de Miami prometió a inversionistas enormes ganancias. La SEC dice que perdieron millones

·8  min de lectura

Después que a su madre la operaron de cáncer el año pasado, Andrés Zorrilla necesitaba desesperadamente dinero para su tratamiento posoperatorio, por lo que intentó retirar $30,000 que había invertido en una empresa de préstamos sobre nómina de Miami.

Pero Zorrilla dice que Efraín Betancourt Jr., el presidente ejecutivo de Sky Group USA, LLC, lo ignoró, haciendo caso omiso de sus llamadas y de un correo electrónico sobre la “crisis familiar”, junto con una foto adjunta de su madre en la que se veían los puntos de la operación en su cabeza.

“Fue entonces cuando empecé a sospechar y a preocuparme”, dijo Zorrilla, de 38 años, que también remitió su esposa a Betancourt, al hermano de ésta y a otros arios socios comerciales como inversionistas en su negocio de préstamos en Miami.

“Descubrí que todo era mentira. ... El tipo solo estaba robando dinero”.

En total, cientos de inversionistas —la mayoría de la comunidad venezolanoamericana del sur de la Florida— quedaron deslumbrados por el pulido discurso de ventas de Betancourt, que les ofrecía un alto interés por sus inversiones en su operación de préstamos a corto plazo. Su fe en Betancourt, que afirmaba falsamente tener títulos de Derecho e Ingeniería en computación en Estados Unidos, les costó muy caro, según los tribunales y otros registros legales.

En septiembre, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) presentó una demanda civil contra Betancourt y su empresa, acusándolos de cometer infringir leyes de valores en un esquema que las autoridades describieron como “fraude por afinidad”. En la acción civil, la SEC afirma que Betancourt y Sky Group vendieron a más de 500 inversionistas pagarés fraudulentos por un total de $66 millones. En efecto, Betancourt recaudó millones para financiar préstamos de alto interés concedidos a prestatarios de todo el país.

Según la denuncia de la SEC, Betancourt se gastó la mayor parte del dinero en un lujoso estilo de vida —como un condominio nuevo frente al mar en Miami y una boda con su cuarta esposa en Mónaco— mientras usaba al menos $19 millones al estilo Ponzi para hacer pagos de intereses a algunos inversionistas y así mantenerlos a raya.

Betancourt, de 33 años, y su empresa, Sky Group, figuran como acusados en la demanda civil de la SEC; no han sido acusados penalmente.

Defensa de los préstamos

El abogado defensor de Betancourt en el caso de la SEC, Mark David Hunter, no devolvió varios correos electrónicos y mensajes telefónicos en busca de declaraciones. En una petición para desestimar la demanda de la SEC, Hunter argumentó que los pagarés no son valores como las acciones y los bonos, sino que son préstamos; por lo tanto, su cliente y Sky Group no infringieron la ley cuando no pagaron a los prestamistas.

Zorrilla, que trabaja en la financiación inmobiliaria en Miami, dijo que se sentía mal no solo por él, sino por su esposa, el hermano de esta y varias personas más a las que había presentado a Betancourt.

“Ganó mucho dinero y se volvió un poco loco con él”, dijo Zorrilla, cuya familia inmediata invirtió un total de $150,000 y recibió algunos pagos de intereses pero perdió todo su capital. “Así es como pudo salirse con la suya durante tanto tiempo con esta estafa Ponzi”.

La presunta estafa de Betancourt, descrita en la demanda de la SEC, duró desde enero de 2016 hasta justo antes que la pandemia golpeara el país en marzo de 2020. Como innumerables prestatarios incumplieron sus préstamos, su empresa, Sky Group, incurrió en un grave problema de flujo de caja y no pudo pagar los intereses a los inversionistas.

El abogado de Miami Rick Díaz, que representa a Zorrilla, a su esposa, Melissa Montoya, y a su hermano, Juan Pablo Montoya, en sus esfuerzos por recuperar las pérdidas de sus inversiones, describió a Betancourt como un “miniMadoff”. Su referencia es al difunto asesor financiero neoyorquino Bernard Madoff, que dirigió la mayor estafa Ponzi en la historia del país.

“He manejado, interrogado y defendido a estafadores estilo Ponzi a lo largo de los años”, dijo Díaz al Miami Herald. “Efraín Betancourt es el más convincente, cruel y arrogante, egoísta y narcisista de todos”.

A principios de este mes, Betancourt presentó declaración en la que se acogió repetidamente a su derecho a no autoinculparse según la Quinta Enmienda mientras era interrogado por Díaz. En una declaración anterior, Betancourt, quien nació en Venezuela y se crió en Miami, admitió que no tenía títulos de Derecho e Ingeniería en computación en Estados Unidos. Pero insistió en que su negocio de préstamos era legítimo, a pesar de que cobraba tasas de interés mucho más altas que el tope anual en la Florida, que es de 18%. También dijo que las personas que invertían en su empresa eran “prestamistas” que se dedicaban a financiar préstamos a corto plazo y con altos intereses. Los llamó “transacciones comerciales”.

“Dejé muy claro que estaban invirtiendo en una cartera de préstamos a corto plazo”, dijo Betancourt a Díaz en una declaración de mayo de 2021. “Pero esa cartera tiene riesgos”.

Promesa de altos rendimientos

Según la denuncia de la SEC, Sky Group y Betancourt dijeron falsamente a los inversionistas que la empresa usaría el dinero de los inversores únicamente para hacer préstamos y cubrir los costos de esos préstamos, prometiéndoles tasas anuales de retorno tan altas como 120%.

En realidad, según la demanda, Betancourt se apropió de al menos $2.9 millones para su uso personal. Entre sus gastos: una extravagante boda en un castillo de la Riviera francesa, vacaciones en centros turísticos de Disney y el Caribe, y gastos relacionados con la compra de un lujoso condominio en Miami, en Epic Residences, en Biscayne Boulevard. También usó parte del dinero para el servicio de su avión Piper personal, dijeron los funcionarios de la SEC.

Epic Residences también demandó a Betancourt, alegando que debe más de $65,000 en cargos de condominio y hoteles, según los registros judiciales.

Betancourt también está acusado de transferir al menos otros $3.6 millones a amigos y familiares, incluida su ex esposa, Angélica Betancourt, y a EEB Capital Group LLC “sin ningún propósito comercial legítimo aparente”, según la denuncia de la SEC. Las cuentas bancarias de esa empresa estaban controladas por Betancourt y su actual esposa, Leidy Badillo, según la denuncia.

En los documentos judiciales, el abogado de EEB Capital, James Sallah, reconoció que Betancourt y su actual esposa, Badillo, eran firmantes de las cuentas bancarias de la empresa, pero negó la acusación de la SEC de que EEB recibió $1.5 millones en fondos de los inversionistas de Sky Group “sin ningún propósito legítimo aparente”.

Por su parte, Angélica Betancourt negó haber recibido $1.2 millones de Sky Group, como se alega en la denuncia de la SEC. Dijo que solo ganaba un salario anual de $60,000 de la empresa de préstamos, según su abogado, Díaz, quien también representa a Zorrilla y a otras personas que demandaron a su ex marido.

Además de la denuncia ante la SEC, hay al menos media docena de demandas y casos de arbitraje presentados en contra de Betancourt y Sky Group.

Entre los demandantes: Víctor Segura y su hija, Johanna Segura, que perdieron $200,000 tras invertir en su supuesta trama de préstamos. Se consideraron “inversionistas”, no “prestamistas”, como Betancourt ha intentado presentarlos, a ellos y a otros, en su defensa. Pero los abogados de los Segura, Gerardo Vázquez y Steven Herzberg, sostienen que Betancourt se limitó a interpretar sus inversiones como pagarés para que parecieran préstamos, no valores.

Según la demanda federal de los Segura, “Sky Group y Betancourt usaron importantes fondos de los inversionistas para fines distintos a los anticipos en efectivo [a los prestatarios de los préstamos, incluyendo el pago de gastos de operación y la compensación a los ejecutivos de Sky Group ... junto con el pago de comisiones a sus asesores, corredores y agentes de ventas no registrados”.

La SEC alega fraude

Los funcionarios de la SEC acusaron a Betancourt de mentir a sus inversionistas de préstamos.

Su denuncia alega que Betancourt y Sky Group engañaron a los inversionistas al prometerles rendimientos extraordinarios sobre sus pagarés y al afirmar que el negocio de los préstamos era rentable, aunque Sky Group no generaba suficientes ingresos para cubrir los pagos de capital e intereses que se les debían a los inversionistas. Betancourt pudo eludir los límites de la Florida a las tasas de usura haciendo los préstamos de nómina a través de Utah, que permite condiciones de préstamo mucho más altas, hasta que su modelo de negocio se derrumbó.

“La estafa se desentrañó en julio de 2019, cuando Betancourt dijo a los inversionistas que Sky Group estaba suspendiendo los reembolsos de los inversores en las notas”, según la queja de la SEC presentada en el tribunal federal de Miami. “Incluso entonces, Betancourt y Sky Group continuaron mintiendo, culpando falsamente de la suspensión de los reembolsos a un proveedor responsable de procesar los reembolsos de los inversionistas de la compañía”.

“Seguimos advirtiendo a los inversionistas que desconfíen de cualquier inversión que prometa rendimientos demasiado buenos para ser verdad”, dijo Eric I. Bustillo, director de la Oficina Regional de Miami de la SEC.

La SEC está solicitando medidas cautelares permanentes contra los acusados y sanciones económicas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.